Asociación Nuevo Futuro: una iniciativa de construcción de paz de mujeres en la frontera Colombia - Ecuador

Compartimos la segunda entrega del documento del SJR - Colombia: "Iniciativas de construcción de paz de mujeres en situación de refugio y desplazamiento forzado en Latinoamerica", que reconoce varios esfuerzos de grupos liderados por mujeres por construir la paz en Colombia. En esta ocasión el grupo Asociación Nuevo Futuro en Nariño, sur de Colombia.

Introducción a la experiencia

En Colombia frontera con Ecuador, se ha venido trabajando con la “Asociación de mujeres Nuevo Futuro” en el municipio fronterizo Cuaspud. Este grupo está conformado desde el año 2014 y cuenta con la participación de 33 mujeres indígenas que han sido víctimas del desplazamiento forzado de diversas veredas del mismo municipio, tales como San Francisco, Macas, Yapurquer, Cruz Grande y El Pirio.

Esta asociación surge en el marco de las negociaciones de paz entre la guerrilla de las FARC - EP y el gobierno nacional con el fin realizar acciones de incidencia local para la defensa de sus derechos como víctimas y mujeres.

Los principales objetivos que las socias de esta iniciativa de paz de mujeres en la frontera Colombia- Ecuador se han propuesto cumplir son:

  • Promover, difundir y defender los derechos de las mujeres víctimas del desplazamiento.
  • Emprender acciones de incidencia para obtener una vida digna como mujeres.
* Propender por la reconstrucción de su vida individual, familiar, comunitaria y social.
* Interactuar, intervenir e incidir ante el Estado colombiano, los organismos nacionales e internacionales y la sociedad civil en general, para el logro de una reparación y restablecimiento integral de sus derechos.
* Fortalecer las capacidades y virtudes de las mujeres para la construcción colectiva de la memoria en torno a sus vidas y territorio.

Este proceso liderado por las mujeres de la Asociación Nuevo Futuro ha sido acompañado por el equipo del Servicio Jesuita a Refugiados - Colombia en Nariño a través de las áreas de Integración Local y Prevención, las cuales han generado espacios para el fortalecimiento de capacidades comunitarias e incidencia local, así como procesos de reconciliación, memoria y cultura de paz.

Contexto socio-económico


1

La palabra Cuaspud es de origen quechua y significa: Cuash (agua o río) y Pud (volcán, cima).

El municipio de Cuaspud - Carlosama está ubicado al sur del departamento de Nariño, en los límites con la República de Ecuador, en el área Andina Nariñense, a 13 kilómetros de Ipiales y 118 kilómetros de San Juan de Pasto. Cuenta con una alta población indígena de la etnia de los Pastos y se ha constituido como el Resguardo Indigena de Carlosama.

2

Las principales actividades económicas que se han desarrollado en el municipio están relacionadas con la producción agrícola de papa, cebada, trigo, maíz, entre otros. Así mismo, ha prevalecido tanto la ganadería, porcicultura tradicional, avícola y cunícula (cuyes), como el sector de servicios a través del transporte y comercio interno. Se resalta que el alto índice de pobreza y bajo nivel educativo, entre otros, no han permitido un aprovechamiento sustentable del suelo, e incluso, han llevado al deterioro ambiental.

Un factor que cobra especial relevancia son las implicaciones de ser una zona fronteriza. Por un lado, Cuaspud ha construido una fuerte actividad económica basada en las relaciones comerciales con Ecuador, y favorecidas por factores históricos, étnicos y culturales. Por otro lado, sin embargo, el contrabando se ha consolidado como una de las principales actividades de la comunidad. Se han identificado aproximadamente 36 pasos fronterizos ilegales dentro del territorio en los cuales se evidencia tráfico de personas, armas y drogas. De ahí que, históricamente la zona ha sido de gran interés por parte de los grupos armados al margen de la ley. Así mismo, las FARC-EP y el ELN, son identificados por la población como los actores armados con mayor presencia y que mayor intimidación han ejercido sobre la población en estos territorios. Dichos actores armados fueron autores de amenazas, robos y asesinatos que dieron origen a desplazamientos forzados de múltiples familias y al abandono de casas y tierras en las veredas del municipio.

3

¿Cómo y porqué surge la iniciativa?

Esta iniciativa surge el 21 de julio de 2014, cuando 33 mujeres víctimas del desplazamiento interveredal dentro del municipio de Carlosama a causa de múltiples hechos victimizantes en el marco del conflicto armado, deciden construir una red de apoyo que les permita reconstruir su proyecto de vida a nivel individual, familiar, comunitario y social, a través de la búsqueda de proyectos productivos que contribuyan a mejorar sus condiciones de vida y subsistencia.

“Esta es una asociación de mujeres que pretendieron hacer algo por ellas mismas y quisieron, desde su sentir como víctimas, hacer algo para ayudarse y apoyarse; producto de eso decidieron asociarse y ver cómo se podían colaborar”.
-Carlos Estrella, Coordinador regional en Nariño del SJR Colombia.

4

Acompañamiento del SJR Colombia

El acompañamiento del Servicio Jesuita a Refugiados - Colombia a esta asociación inició tras un ejercicio de reconocimiento del territorio, cuyo análisis de contexto dejó como resultado la identificación de organizaciones de la sociedad civil y mapeo de actores sociales. Estas primeras visitas itinerantes del equipo regional en el cordón fronterizo se dieron en el marco de la entrega de ayudas para la asistencia humanitaria a algunas de las mujeres que, debido a su situación de vulnerabilidad, acudieron al lugar de encuentro entre el SJR y las comunidades afectadas por el conflicto armado. En este espacio, algunas de las mujeres que ya hacían parte de la Asociación Nuevo Futuro, se interesaron por la labor del SJR y solicitaron apoyo puntual en necesidades asociadas al fortalecimiento organizativo.

Es precisamente allí donde se inicia un largo camino de acompañamiento desde lo colectivo, familiar e individual en lógica de memoria y reconciliación. Durante los últimos meses del año 2016, practicantes de Antropología de la Javeriana Bogotá, Trabajo social de la Universidad Mariana de Pasto y Psicología del CESMAG de Pasto, iniciaron una serie de talleres con las mujeres, integrando el proceso piloto de implementación de las “Herramientas para la Reconciliación”1. Este proceso ha continuado a cargo de practicantes de psicología de la Universidad Javeriana de Bogotá.

Adicional a la reconciliación, durante las visitas iniciales realizadas por el equipo de trabajo al territorio, las socias de “Nuevo Futuro” identificaron otros temas que quieren fortalecer en aras de cumplir su objetivo como organización. Entre ellos están la hospitalidad, la promoción de una cultura de paz y mecanismos para la incidencia política local. En esta línea, el SJR ha venido realizando una serie de ejercicios de memoria, autoreconocimiento y comunicación no violenta.

“Creo que (el acompañamiento del SJR) ha sido excelente, porque hemos aprendido muchas cosas. Nosotros antes sólo mirábamos las cosas en “proyectos, proyectos, proyectos” para poder tener “fondos y fondos”. Pero ahora que estamos con el SJR, ellos nos han enseñado a valorarnos, a valorar
lo que es una asociación, a entender qué es trabajar en grupo. Y a valorar todo el medio que nos rodea. Porque hemos recibido varias charlas sobre el medio ambiente, sobre el valor de la vida. A aceptar lo que nos ha pasado y mirar el lado bueno. Porque siempre estábamos sumidas en quejarnos de lo que nos pasó, pero poco a poco la organización Jesuita nos ha ido enseñando a salir de lo malo a lo bueno.”
-Yecenith Hernandez, Asociación de mujeres Nuevo Futuro.

“El encuentro con el SJR ha sido excelente, nos ha abierto puertas, caminos. Nos ha puesto a soñar. Como representante de Nuevo Futuro, les agradezco por esta labor que están haciendo. Nos han aportado cosas que nunca nos esperábamos.”
-Dora Chingal, Presidenta Asociación de mujeres Nuevo Futuro.

Principales hitos desde que inició la iniciativa

Las socias de “Nuevo Futuro” reconocen que a lo largo de la consolidación de la asociación y del acompañamiento del SJR Colombia, han atravesado momentos que han marcado su proceso, bien sea porque constituyen obstáculos en el camino o porque han sido oportunidades para avanzar como colectivo de mujeres. Entre ellos, se destacan:

  • Los problemas financieros: el mal uso de los recursos por parte de la representante anterior derivó en la falta de recursos de la Asociación y de dos sanciones económicas por parte de la DIAN.
  • El nombramiento de una nueva presidenta de la Asociación: “Doña Dora” quien con su gran liderazgo, ha unido más al grupo al igual que ha sido quien contactó al SJR para acompañar la Asociación.
  • Los ejercicios de memoria: enfocados al Ser Mujeres en el conflicto armado y reconociendo los daños diferenciales basados en género, así como los recursos propios que han permitido sanar las heridas, en el marco del acompañamiento del SJR.
  • El proceso de tejer una colcha para la memoria: en el cual se apeló a las subjetividades de cada una de las mujeres, sus pensamientos, sentires, momentos, personas especiales, lugares importantes e incluso, se integró el territorio y sus recursos representativos.

“La colcha es un proyecto, una huella que las señoras dejaron, pero ese no acaba ahí. Vienen más años, más buenos. Solo le pido a las señoras tener paciencia, amor y respeto.”
-Dora Chingal, Presidenta Asociación de mujeres Nuevo Futuro

“Se construyeron retazos individuales que fueron a su vez colectivos pues unas enseñaban a las otras a tejer, otras aprendían de las otras y a su vez enseñaban otras formas de hacer, dando como resultado un ejercicio de intercambio de saberes plasmado en una inmensa colcha de retazos.”
-Daniela Rodríguez, Practicante de Antropología en el SJR Colombia.

“Tuvimos una experiencia de elaborar una colcha. Esa experiencia fue tan bonita, miramos cómo es trabajar en equipo, poner las fuerzas de todas, reunirlas y elaborar algo muy bonito. Entonces ahí comprendimos que si colocamos todas nuestro trabajo, y sabemos combinar lo que sabemos hacer cada una, entonces podemos lograr al final hacer algo bonito, algo productivo.”
-Yecenith Hernandez,Asociación de mujeres Nuevo Futuro

5
6

Principales logros alcanzados

Para las socias de “Nuevo Futuro”, el mayor logro de estos 3 años ha sido consolidar la Asociación legalmente, dejando atrás los inconvenientes con la DIAN y la insolvencia económica. Se sienten felices de tener todo en regla ante las diferentes entidades del Estado, para así avanzar en la consecución de recursos y/o proyectos para el bien de todas las mujeres y sus familias.

Uno de los principales logros de esta iniciativa es que poco a poco las mujeres se han dado cuenta que, aun cuando el entorno está colmado de prejuicios y estereotipos - especialmente relacionado con su género -, la Asociación les permite tener una voz que ha comenzado a transformar dicho entorno. Bajo esta misma línea, otro logro a destacar es que todas las mujeres de la Asociación de mujeres Nuevo Futuro se inscribieron a la Mesa Municipal de víctimas. Todas ellas se han empezado a pensar en estos espacios de participación, por lo que todas pasaron la documentación necesaria al Personero del municipio.

De igual forma, y como consecuencia de los talleres de acompañamiento del SJR, las mujeres de la Asociación no sólo se han dado cuenta de la necesidad de reconstruir el tejido social entre ellas, sino también de entender y escuchar las múltiples historias, percepciones y opiniones que convergen en este espacio. A raíz de ello, se generaron unos acuerdos mínimos de respetar:

  1. Lo que pasa aquí queda aquí.
  2. Empezar a contar nuestras historias.
  3. Confiar y empezar a brindarnos amor.
  4. Respetar la opinión de las demás.
  5. Hablo desde mi experiencia.
  6. Comprendo y valoro la vida de la otra.
  7. Aprendemos a cuidarnos entre nosotras.
  8. Escucha, valora y aprende la palabra.
  9. Puntualidad: valoramos nuestros tiempos.
  10. Todas unidas formamos una familia.

Estos acuerdos han permitido que ellas mismas reconozcan las virtudes y cualidades que aportan al espacio, que identifiquen y valoren aquellas que las demás aportan. Así mismo, han llevado a que con el tiempo se haya fortalecido la asociación como una red de apoyo donde es posible la construcción de los sueños comunitarios, resignificado su proyecto de vida colectivo. Ahora saben que las une el sueño de conformar una empresa de tejido y poder vender los mismos como su proyecto productivo. Para eso, las que saben tejer han enseñado a las que no saben, fortaleciendo el compartir de saberes y aportando a su proyecto de vida.

Dificultades

La mayor dificultad ha sido la construcción de confianza dentro del grupo, pues ellas aún no están completamente seguras de que aquello que se comparta dentro de la Asociación permanezca en ese espacio. Uno de los ejercicios realizados en clave de memoria evidenció que sus historias personales eran historias silenciadas, que no estaban listas para transitar a lo público y así empezar a sanar colectivamente.

“Se hizo muy claro que el tejido está roto, hay mucha desconfianza. De ahí que el proceso se re configuró y ahora lo que proponemos para este semestre es que se conozcan más entre ellas. Estamos pensando en hacerlo, por ejemplo, a partir de juegos para que se empiecen a conocerse de otras maneras y en unos espacios distintos. Y así, ya más adelante podrán hablar de sus historias, de sus dolores, sin miedo. Y empezar a tejer otras cosas. Más grandes. Más bonitas.”
-Natalia Peláez, Practicante de Psicología en el SJR Colombia.

Estos ejercicios de reconstrucción del tejido social a partir de la confianza han permitido a las mujeres empezar a contar sus historias y a visibilizar sus ganas por salir adelante, ya no desde el olvido sino desde la reconciliación.

Otra dificultad ha sido la diferencia en los roles de género, y lo que ello implica para el desarrollo de los talleres. Al ser las mujeres las que se encargan de llevar a los niños y niñas al médico, y de solucionar todo con relación a ellos, en varias ocasiones, faltan a algunos espacios.

7

Aprendizajes y transformaciones

“Hay cosas que uno se las lleva en el corazón y al ver con las compañeras y comparti ... que a mí me sucedió esto o aquello, entonces como que también a una se le abre el corazón de conversar, de desahogarse, de decir que una también va por lo mismo. Conversamos con las compañeras todo lo que nos ha pasado, a veces nos causa chiste, a veces dolor”
-Cruz Paguai, Asociación de mujeres Nuevo Futuro.

Gracias al acompañamiento del SJR Colombia, se ha hablado sobre la importancia de sanar sus heridas y el hecho de que esto no implica olvidar. Este tema ha generado varias reflexiones entre las mujeres sobre el perdón y la importancia de que ellas puedan ir sacando poco a poco sus problemas, angustias y tristezas, de modo tal que las reconozcan, acepten y resignifiquen.

Otro elemento que ha surgido como resultado de la iniciativa, es que estas mujeres han entendido que no son las únicas que han atravesado una historia de vida difícil. Al compartir con otras o leer sobre la vida de otras mujeres, han entendido que sus experiencias y sentimientos coinciden con las de otras mujeres. Han entendido que no están solas, aún en el miedo.

“Antes yo no salía, tenía miedo de salir aquí y ahora salgo, comento con las compañeras y uno se distrae, y ya se pasan un poco los nervios que se vive aquí uno sola en la casa, en los oficios.”
-Alba Muñoz, Asociación de mujeres Nuevo Futuro

He aprendido a valorar, he aprendido a ser más creativa, a hacer cosas que antes no podía hacer.”
-Janeth Fueltan, Asociación de mujeres Nuevo Futuro.

Gracias a la Asociación, las mujeres han aprendido a socializar sus problemas, conocerse y unirse para lograr proyectos de emprendimiento que las beneficien, así como han impulsado a otras a involucrarse en la Asociación, motivadas por el deseo de organizarse y trabajar de forma colectiva.

“Yo en la asociación me siento muy orgullosa porque puedo ayudarles a las demás, me siento orgullosa de ser útil porque antes solo me preocupaba por mi hogar, ahora no. Veo en ellas que cada cual necesitamos una ayuda, donde compartimos ideas y nos sentimos más contentas al hablar y conversar con las demás.”
-Asociación de mujeres Nuevo Futuro .

8

Del mismo modo, han aprendido a pensarse como interlocutoras frente al Estado y esto ha demostrado que las mujeres han descubierto en ellas la capacidad de exigir sus derechos y ser actoras políticas.

Proyecciones

La intención del Servicio Jesuita a Refugiados - Colombia es trabajar con el grupo de mujeres alrededor de un año más, con el gran objetivo de que ellas reconstruyan el tejido social, participen en espacios públicos y lleven esas reflexiones internas a otros lugares. Que puedan compartir sus memorias, que en últimas son las memorias del territorio. Igualmente, es importante que, como mujeres indígenas, se conecten nuevamente con sus saberes ancestrales, y así reconstruyan parte de la identidad, quebrantada por el conflicto.

En este sentido, en el marco del Acompañamiento, Servicio y Defensa a las comunidades se trabajará bajo la escala de la prevención, la noción de sororidad y la teoría de transformación del conflicto. Estos 3 elementos, sumados a la memoria y la reconciliación como ejes transversales a todo el proceso, no sólo permitirán consolidar mutuo aprecio, confianza y cooperación entre ellas, sino también apropiarse de pautas para la comunicación asertiva, mediación y negociación. De este modo, estas mujeres podrán ser agentes de paz en su cotidianidad, mediando en un conflicto en la casa, aportando en la Mesa de víctimas y con un tejido social sólido.

9

En últimas, el sueño de la Asociación es tener un proyecto estable, con sostenibilidad financiera que beneficie a las socias y sus familias. Por lo que el acompañamiento del SJR Colombia se enfoca en apoyar este sueño y caminar junto a ellas en el cumplimiento de sus metas.

Construcción de paz y Mujeres

El aporte a la construcción de paz de este grupo de mujeres se da desde los ejercicios de memoria y desde la reconstrucción y apropiación del territorio que les permite sanar desde una perspectiva de reconciliación. De igual manera, les permite crear nuevas lógicas en relación a la comunidad que las acoge ya que, por medio de ejercicios de hospitalidad, las personas de la comunidad han podido sensibilizarse sobre las situaciones por las que han tenido que pasar estas mujeres y esto ha contribuido a la construcción una comunidad mejor.

Las mujeres de la Asociación se identifican como ejemplo para que otras mujeres puedan asociarse o se acerquen al grupo, tanto para integrarse como para compartir, de manera que haya una mejor comprensión de las realidades de las mujeres desde una mirada colectiva, pensando en el bienestar para todas y generando una preocupación por los bienes comunes.

Del mismo modo, al participar de un espacio de construcción colectiva de los derechos del territorio, y del cuerpo como primer territorio de derechos, las mujeres se han reconocido como sujetas de cambio que desafían los roles de género impuestos, a la vez que se han empoderado como mujeres capaces de transformar su entorno de manera pacífica, luchar y emprender. Esto gracias también a los ejercicios de convivencia y reconciliación que les ha permitido fortalecer sus lazos de sororidad y destacar el poder del tejido femenino en la asociación.

10

“Acá se resalta que las mujeres sí somos capaces. No solamente los hombres tienen el derecho de decir “yo voy a pagar la luz, yo voy a abrir acá este proyecto, usted se va a la cocina”. No, no, no, no nosotras también tenemos talentos para sacarlos y capacidades para poder emprender”.
-Dora Chingal, Presidenta Asociación de mujeres Nuevo Futuro.

El rol de la mujer yo lo veo muy importante, pues porque somos mujeres que necesitamos destacar los valores que tenemos. Hay cosas que decimos que solo los hombres las pueden hacer, y mentira, yo sé que nosotras también podemos. Y pues a veces somos como un poquito más berraquitas nosotras las mujeres. El rol de la mujer es muy importante en la sociedad. Pienso que hombres y mujeres somos iguales, tenemos las mismas capacidades, que podemos salir adelante con un hombre o sin un hombre, podemos sacar a nuestros hijos adelante. Y podemos desempeñar todas las labores, si nos colocamos en punto y dejamos atrás los machismos, sí podemos salir adelante, y ahí está de ejemplo nuestra asociación, todas somos mujeres.
-Yecenith Hernández, Asociación de mujeres Nuevo Futuro.

“Valemos igual que los hombres, cómo no va a ser importante si hay tantas mujeres que han hecho tantas cosas... es bonito que seamos las mujeres que salgamos y luchemos.”
-Cruz Paguai, Asociación de mujeres Nuevo Futuro

Mensajes a mujeres que pretenden asociarse...

“Yo les deseo a todas las víctimas del conflicto que no pensemos solo en cosas tristes, cosas del conflicto que han venido, sino que ya miremos a futuro, en cosas buenas que Dios nos pone, maravillosas. Que seamos luchadoras y que si hay ayudas, recibirlas con mucho amor, mucho respeto. Ser bien positivas. A todas las mujeres, en especial a todas las señoras de la zona de Tumaco.”
-Dora Chingal, Presidenta Asociación de mujeres Nuevo Futuro.

“La recomendación que les daría a otras mujeres es que confiemos en nosotras mismas, nunca nos rebajemos ante nadie. Y sobre todo saber lo importante que es trabajar en grupo. Cuando a uno le enseñan a trabajar en grupo, uno comprende que trabajar solo es como escueto, uno se va apartando de la sociedad. En cambio, si se trabaja en grupo, si se sabe comprender las cosas de las unas a las otras, uno puede hacer cosas muy bonitas. Es mejor trabajar en grupo, hacer unas asociaciones muy bonitas, que trabajar uno solo y decir yo solo puedo. Porque ya no miramos solo nuestro entorno, sino miramos el entorno de todos los demás, y podemos comprender las opiniones y saber entender y acoger la opinión de las demás personas.”
-Yecenith Hernández, Asociación de mujeres Nuevo Futuro

“Que luchen como aquí en nuestra Asociación, logren construir más asociaciones ya que sirve para uno como persona, ya que lo ayudan
por diferentes partes. Al principio es duro porque uno golpea puertas y nadie le abre, pero uno sigue intentando y de pronto se encuentra con las personas indicadas y eso es lo mejor.”
-Araceli, Asociación de mujeres Nuevo Futuro

Recomendaciones para el trabajo con mujeres

11

Desde el Servicio Jesuita a Refugiados dejamos a consideración las siguientes recomendaciones para el trabajo con mujeres con el objetivo de resaltar las buenas prácticas que como organización hemos identificado para finalmente denotar la importancia del acompañamiento a procesos de construcción de paz desde el territorio.

  • En el trabajo con mujeres, como con cualquier otra comunidad, es importante escuchar con todos los sentidos y valorar los silencios, ya que dicen mucho de lo que está pasando con la gente.
  • Centrar los procesos en cómo está la comunidad y entender tanto sus ritmos como sus tiempos para que el trabajo fluya.
  • Se necesita reconocer las violencias que las mujeres sufren, pues muchas de ellas están naturalizadas en la cotidianidad. Es importante que las mujeres puedan nombrar esas violencias para que sean desnaturalizadas y reconozcan que no ha sido sólo un daño individual sino que también otras mujeres se encuentran en la misma situación. (...) Al hacer eso evidente, se pueden empezar a tejer historias distintas entre ellas, donde en últimas el resultado sería mujeres empoderadas, que busquen un cambio en sus contextos (ej. reconocer que cuando se casan las aíslan de sus familias, amigas...).
  • Tener un enfoque étnico territorial para abordar el acompañamiento del SJR a fin de que ellas no pierdan su identidad cultural.
  • Apostarle a procesos comunitarios liderados por mujeres, ya que son ellas las que lideran y sostienen muchas veces el hogar y este suele ser el núcleo de la reconstrucción de toda la comunidad.

Créditos

Elaborado por:

  • Diana Rueda- Responsable Gestión de la Información y Comunicación SJR LAC
  • Derly Moreno - Responsable área de Comunicaciones SJR Colombia
  • Andrea Padilla - Asistente Gestión del Conocimiento SJR Colombia

Fotos por:

  • Derly Moreno - Responsable área de Comunicaciones SJR Colombia
  • Diana Rueda- Responsable gestión de la información y comunicación SJR LAC
  • Archivo - Equipo SJR Colombia- Nariño

Con la colaboración de:

  • Grupo de Mujeres Asociación Nuevo Futuro
  • Carlos Estrella - Coordinador regional del equipo Nariño - SJR Colombia
  • Natalia Peláez - Pasante de Psicología - Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá
  • Daniela Rodríguez - Practicante de Antropología - Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá

Notas

  1. En la misión de acompañar, servir y defender a la población en situación de desplazamiento y refugio, el SJR apuesta por la reconciliación, es decir por la creación de relaciones justas y la reconstrucción de las relaciones y vínculos que el conflicto armado y la violencia han destruido. Para ello, ha implementado con las mujeres de la Asociación Nuevo Futuro, algunas de las nueve herramientas que desde el SJR se crearon entorno a la Reconciliación. Estas son una propuesta metodológica que permite a los equipos en terreno abordar el tema de la reconciliación con las comunidades acompañadas.

Comentarios