•   Peter Bisson S.J. y Erik Oland, S.J.

  •   Internacional

  •   Agosto 22 de 2017

Carta del Presidente de la conferencia de obispos del Canadá al Primer ministro Trudeau

Sobre las practicas de empresas mineras canadienses en ultramar.

11 de agosto del 2017

Muy Honorable Justin Trudeau (Justin.trudeau@parl.gc.ca)
Cámara de los Comunes
Ottawa, Ontario K1A? 0A6

Estimado Primer Ministro Justin Trudeau,

Le estamos escribiendo para expresar nuestra grave preocupación por la seguridad del Padre Ismael “Melo” Moreno, un compañero jesuita y destacado defensor de los derechos humanos en Honduras. El Padre Melo es el director del centro de acción social jesuita de Honduras, ‘ERIC’ (Equipo de Reflexión, Investigación y Comunicación) y de ‘Radio Progreso’, del cual ya han sido asesinados dos de sus funcionarios en los últimos años. También fue un amigo cercano y colega de la reconocida activista ambiental Berta Cáceres, quien fue asesinada el año pasado. El año pasado visitó Canadá y muchos canadienses tuvieron la oportunidad de conocer al Padre Melo y quedaron profundamente inspirados por su visión y compromiso con los pobres. En esa ocasión, el ‘Toronto Star’ escribió un extenso artículo sobre el P. Melo y la seria amenaza hacia su vida. El año pasado le escribimos nosotros a Ud., en una carta fechada el 25 de agosto del 2016, expresando nuestra seria preocupación por la seguridad del P. Melo.

Hoy en día la situación se está intensificando y de nuevo el P. Melo se ha convertido en blanco. El 19 de julio se unió a cientos de estudiantes en un concierto en protesta por el trato de sus compañeros de clase por parte de las autoridades universitarias de la universidad nacional en Honduras. Posteriormente, la universidad canceló su contrato con ERIC y el rector de la universidad acusó al P. Melo de promover la anarquía y generar violencia. Hay una gran ironía en semejante acusación. El P. Melo es ampliamente conocido como una persona de paz que, al mismo tiempo que defiende la libertad de expresión y justicia, promueve la democracia y el estado de derecho cada vez que tiene la oportunidad. Como bien lo ha expresado la Conferencia de Provinciales Jesuitas para América Latina y el Caribe, el P. Melo encarna “un espíritu de dialogo abierto y flexible, de tolerancia razonable”.

Las amenazas y las acusaciones que ahora se dirigen contra el P. Melo son parte de un patrón de ataques contra los defensores de derechos humanos en Honduras. Este patrón de ataques representa o retrata toda voz disidente como “el enemigo”; pretende primero desacreditar, luego criminalizar y, finalmente, asesinar cualquier tipo de oposición. En medio de una situación tan altamente cargada, una acusación pública por parte de una autoridad formal como el rector de la universidad aumenta e intensifica considerablemente el nivel de riesgo para el Padre Melo.

Por lo tanto, los instamos a usted y al gobierno de Canadá a que presionen de inmediato al gobierno de Honduras para asegurar que se respeten, se ratifiquen y se defiendan la ley y el estado de derecho; y para asegurar que sean protegidas ambas la seguridad y la libertad de expresión del P. Melo, y que toda la gente de Honduras disfrute de la entera y amplia gama de derechos humanos.

Mil gracias por su amable atención a este urgente asunto.

Cordialmente,

FIRMADO POR

Peter Bisson SJ.; Provincial Superior, Jesuitas en el Canadá Inglés
Erik Oland, SJ.; Provincial Superior, Jesuitas del Canadá Francés y de Haïti

Comentarios