“Desinversión” una inusual alianza entre el clima y las finanzas

La necesidad de la reconciliación y reflexión sobre el medio ambiente por parte de la provincia australiana, condujo a la creación una guía sobre inversión responsable para orientar las decisiones con criterios de justicia climática.

Hace menos de un mes que se publicaba en la página web de Justice in Mining una noticia sobre la desinversión: los jesuitas australianos habían tomado la decisión de desinvertir en combustibles fósiles.

Lo anunciaba el superior de la provincia de Australia, el jesuita Brian F. McCoy? SJ, quien comenzaba el relato destacando que a través de la amistad y de la participación en ceremonias con aborígenes había logrado apreciar con mayor profundidad y respeto el valor de la tierra.

La necesidad de la reconciliación con uno mismo, con los demás y con la creación conllevó que la provincia australiana reflexionara sobre los impactos de sus opciones sobre el medioambiente y las comunidades vulnerables de todo el mundo. Esto se tradujo en la conformación de un grupo de trabajo con la misión de valorar las opciones de inversión y desinversión, y de redactar una guía sobre inversión responsable para orientar las decisiones.

Dicha guía adopta dos metodologías de selección o filtración: selección negativa, que implica evitar las inversiones en organizaciones o industrias que tienen impactos negativos en la sociedad y el medioambiente, y la selección positiva, que es la búsqueda de inversiones que contribuyan positivamente a las mismas. La provincia de Australia, por ejemplo, tiene varias inversiones en energía solar o en bonos sociales. Para implementar sus acciones de desinversión se guiaron en un informe del Autralian Institute de marzo de 2014 que orienta las metodologías de desinversión con criterios de justicia climática.

1

Fotografía: Lake Hume at 4%. Flickr Tim J Keegan. Licencia Creative Commons

Por otra parte, Brian F. McCoy?, S.J. también nos informaba sobre una interesante política de viajes. El transporte aéreo es uno de los principales contribuyentes al cambio climático. Por ello, en 2011 la conferencia de Asia-Pacífico puso en marcha una iniciativa para compensar el impacto medioambiental causado por los vuelos realizados por sus miembros: por cada vuelo donarían 5 dólares a una iniciativa que apoya la regeneración forestal y medioambiental en la región. El nombre de la iniciativa es “Vuelos por Bosques” y se intenta involucrar todas las obras y ministerios de la provincia. Por el momento, la iniciativa apoya proyectos en Filipinas, Camboya y Timor Leste, aunque confían en ir ampliado su alcance y perfeccionando sus mecanismos de operación.

Así mismo, el provincial australiano se muestra consciente de su huella ecológica y de la necesidad de reducir en la medida de lo posible los viajes que no sean esenciales. En cualquier caso, apelan a la necesidad de construir alianzas, compartir ideas e iniciativas para “construir ese futuro cuyo nombre es esperanza”, de la que habló el papa Francisco recientemente.

Parece que la esperanza ha encontrado una inusual aliada en las finanzas.

Fuente:

Comentarios