Diálogo entre jóvenes indígenas - Encuentro de la Red de Solidaridad Indígena / CPAL.

Ente los días 9 y 12 de agosto en Charagua, en el chaco boliviano, se realizó el XII encuentro de la Red de Solidaridad Indígena (RSI) de la Conferencia de Provinciales Jesuitas de América latina.

En este encuentro que se realiza cada dos años participaron alrededor de 80 personas, un buen número de ellos (20 jesuitas y por lo menos 40 indígenas) llegados de México, Perú, Guatemala, Nicaragua, Chile, Brasil y Guyana. En su mayor parte personas jóvenes, hubo allí representantes Rarámuris, Tzeltales, Quechuas, Aimaras, Mayas, Wapixana, Mapuches y Misquitos de todo el continente, conociendo y aprendiendo sobre los procesos de Autonomía Territorial Indígena adelantados por los Guaraníes en el territorio de Charagua, y reflexionando sobre las Migración, la Identidad y el Liderazgo de los jóvenes en sus comunidades de origen.

1

Fotografía: Roberto Jaramillo, S.J.

“Yo soy como una jovencita y es muy importante para mi saber cómo los Jesuitas están trabajando en redes con diferentes grupos indígenas. Recién estamos sabiendo… pero es muy importante conocernos, encontrarnos, valorizar las diferencias entre nosotros. En este encuentro hemos aprendido mucho de los hermanos guaraníes que han hecho un Estatuto Autonómico para su territorio. Es una gran alegría ver que hay comunidades indígenas que ya consiguieron lo que nosotros soñamos para nosotros algún día” dice Domitila Yujra Cahra, Aimara de la comunidad de San Andrés de Machaca, en las estepas bolivianas que bordean el Titicaca ya cerca de los límites con el Perú.

“También ha sido muy importante ver por qué los jóvenes migran a otros lugares y entender que no siempre son bien recibidos: hay muchos maltratos, hay explotación, discriminación y violencia. Los que tienen suerte se ganan una platica y regresan (muchos de ellos de la Argentina), pero no a sus lugares de origen sino que se quedan en La Paz o en otras ciudades; y eso nos preocupa. Hemos planteado la necesidad de tener una constante comunicación con ellos para que no pierdan sus usos y costumbres, y así su identidad indígena”, agrega Daniel Analoca Copaja, de la misma comunidad de Domitila.

2

Fotografía: Roberto Jaramillo, S.J.

La RSI es la continuación de un esfuerzo realizado desde hace más de 30 años por los jesuitas que trabajan con pueblos indígenas para encontrarse y compartir sus experiencias y aprendizajes. En la última década vienen integrándose en estos encuentros miembros indígenas de las comunidades en las que la Compañía de Jesús está presente y también otros compañeros de camino comprometidos con los pueblos originarios, de manera que los encuentros bianuales han ido tornándose, cada vez más: diálogos indígenas en los cuales todos aprendemos y escuchamos.

“Podemos conocer nuestras culturas y las de otros pueblos, y darles el valor que merecen, para que no se pierdan. Conocer y convivir con indígenas de otras partes es una experiencia extraordinaria. Para nosotros los jóvenes es muy importante saber que no estamos solos y que hay otros pueblos que también luchas por las cosas que nosotros luchamos: tierra, autonomía, costumbres, respeto”, nos dice Marco Antonio Zavala (22), Guaraní de la comunidad Nueva Betania, departamento del Beni, Bolivia.

3

Fotografía: Roberto Jaramillo, S.J.

“Nosotros hemos venido participando en estos encuentros desde hace cuatro años y nos ha enriquecido mucho al conocer otros pueblos, otras culturas; se amplía la mirada y el horizonte de nuestra acción como pueblos indígenas. Así vemos que América Latina es un continente indígenas con muchas expresiones, lenguas, ritos, y que los problemas son comunes en cuanto a derechos, educación, discriminación, etc. Las tradiciones van conservándose en pequeños grupos familiares o de pueblos, como los Mapuches. Pero uno no puede quedarse encerrado porque eso le quita fuerza. Yo también soy Mapuche, misionero, sacerdote diocesano, y eso me ha ayudado a descubrir la realidad, las raíces. No porque yo quiera ser o vaya ser el líder de esas comunidades, pero sí puedo acompañar mejor sus requerimientos; y estas reuniones y la red ayuda a ampliar el horizonte. La riqueza del compartir es impagable”, nos dice Hernán Llancaleo (coordinador de pastoral Indígena de Cañete, Araucanía chilena).

4

Fotografía: Roberto Jaramillo, S.J.

Nuestro encuentro estuvo abierto a la participación de otras obras jesuitas en las cuales se trabaja también con poblaciones indígenas. Participaron, entonces, NITLAPAN – centro social de Nicaragua con la presencia de una indígena Misquita que trabaja en el sector de proyectos productivos, CIPCA – centro social que estuvo representado por la coordinadora del trabajo de formación juvenil en el departamento del Beni, en la amazonia boliviana, y también ACLO – que estuvo representado por cuatro jóvenes indígenas de Chuquisaca y la coordinadora de comunicaciones de este Centro Social. También participó del encuentro el P. Valerio Sartor, S.J. miembro del equipo de jesuitas del proyecto Panamazónico / CPAL, quien está directamente implicado en varias propuestas inter institucionales de formación indígena en la Amazonia occidental. Le dimos la bienvenida, también, a un buen grupo de jóvenes Mapuche venidos no sólo de la región de Cañete / Tirúa en donde están presentes un grupo de jesuitas, sino de la región del Bio-Bio, acompañados por dos sacerdotes de la diócesis de Los Ángeles (sur de Chile), los padres Jaime Riquelme y Oscar Gutiérrez.

Diversas propuestas de trabajo en común resultaron en este encuentro en lo que tiene que ver con contactos y articulación entre grupos de jóvenes por regiones; para eso se designaron enlaces locales / regionales encargados de la comunicación con la coordinación de la red y de la alimentación y dinamización de las dinámicas locales.

Comentarios