El drama humanitario del este del Congo

El proyecto Tecnología Libre de Conflicto profundiza en la relación entre los llamados ‘minerales de sangre’, la industria de la telefonía celular y las condiciones de pobreza extrema, esclavitud y trabajo infantil que padece el Congo. Cpal Social reproduce el contenido del artículo para su mayor difusión. Conozca más del proyecto en www.tecnologialibredeconflicto.org

La República Democrática del Congo es una de las zonas mineras más importantes del mundo, especialmente el este del país. Allí se encuentra el 80% de las reservas mundiales de coltán, mineral sin el cual la revolución de las nuevas tecnologías, en especial de la tecnología móvil, no habría sido posible. Se trata de minerales que se hallan escondidos en el corazón de nuestros móviles, tabletas y ordenadores.

Además del coltán del que se extrae el tantalio, destacan, sobre todo, otros tres minerales que realizan funciones fundamentales: el oro, el wolframio y el estaño. El wolframio permite que el móvil vibre, el tantalio que pueda almacenar electricidad, mientras que el estaño se usa para soldar los circuitos. Finalmente, el oro cubre los cableados. Son minerales escasos y caros, los llamados ‘minerales en conflicto’ o, más crudamente, ‘minerales de sangre’.

1

Las mujeres trabajan en unas condiciones cercanas a la esclavitud.

Los grupos armados de esta región del este del Congo utilizan el dinero que obtienen de la explotación y el tráfico ilegal de estos minerales para comprar más armas con las que perpetuar el conflicto más sangriento desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. A pesar de su inmensa riqueza natural, R.D. Congo ocupa el último lugar en el Índice de Desarrollo Humano de Naciones
Unidas. Las dinámicas de explotación minera explican en buena parte esta paradoja y dan cuenta del sufrimiento que padecen millones de personas.

Las personas que se dedican a la extracción de los minera- les lo hacen de manera artesanal y trabajan en condiciones extremadamente difíciles.
Sin medidas de seguridad, sin horarios de trabajo definidos, con salarios miserables y con la utilización de mano de obra infantil de por medio. Las condiciones laborales son cercanas a la esclavitud con consecuencias graves tanto para a la salud de las personas como para el medio ambiente.

5 millones de muertos

La extracción, procesado y venta de estos minerales está controlada por grupos armados que han convertido el Congo en el peor de los infiernos, con más de cinco millones de muertos desde 1998, un millón de personas desplazadas sólo en 2013 y la utilización de la violación como arma de guerra. En los peores años, según Enough Project, se ha llegado a las cien mil mujeres violadas al año.

2

Las mujeres trabajan en unas condiciones cercanas a la esclavitud.

Testimonios de mujeres en el este de R.D. Congo

«Cuando no tienes tierra, tienes que trabajar en lo que sea. Yo me puse a cargar sacos de minerales. Después de dos días de trabajo acabas con la espalda rota, hinchada, enferma y es horrible. Las mujeres sufrimos transportando cargas de coltán de hasta 50 kilos. Uno de mis hijos viene conmigo y me ayuda a cargar las piedras. A veces no nos pagan, pero tenemos que seguir cargando. No hay otra cosa. Algunas personas mueren enfermas de los esfuerzos, otras se rompen un brazo, una pierna y se quedan así de por vida. Con lo que te pagan por recoger dos kilómetros de piedras que te ponen en fila, no te llega ni para el desayuno. La comida que compras se acaba el mismo día y al día siguiente hay que volver a empezar. Si hay suerte, ese día consigo trabajo. Si no trabajamos, ese día dormimos con hambre».

LABWIRA

«En el Congo se dieron cuenta de que si utilizan a la mujer como arma de guerra iban a ganar esta guerra. Entendieron que la mujer está en el centro de la vida comunitaria porque detrás de cada mujer hay a su cargo muchas personas. Si torturas a la mujer, ella no puede ir al campo, no puede trabajar, la reducimos. En vez de utilizar 20 balas, con matar a una mujer o agredirla sexualmente se arrastra a las 20 personas que dependen de ella. Cuando una mujer es objeto de violencia sexual y está humillada, el hombre se desequilibra y es fácilmente manipulable. Esta es la lógica de la guerra».

CADDY ADZUBA
Premio Príncipe de Asturias Concordia 2014. Activista congoleña por los derechos de la mujer.

3

Tecnología Libre de Conflicto

Ante este trágico escenario, la ONG ALBOAN tiene en marcha la campaña Tecnología Libre de Conflicto, con la que pretende contribuir a romper los vínculos existentes entre la violencia en el este del Congo y nuestros aparatos electrónicos, poniendo su foco en el móvil.

Para conseguirlo ha desarrollado una plataforma web, con el mismo nombre, www.tecnologialibredeconflicto.org en la que encontrarás el vídeo explicativo de la campaña y las maneras de colaborar para detener esta masacre.

Comentarios