La Iglesia nicaragüense sostiene que democratizar el país será la meta del diálogo nacional

Monseñor Álvarez indica que democratizar el país es necesario para poder lograr la paz. Reportaje de Israel González Espinosa para Religión Digital.

La Iglesia católica nicaragüense indicó ayer mediante la lectura de un comunicado que el tema toral del Diálogo Nacional será la democratización de Nicaragua. Las expectativas de dicho encuentro son altas, tomando en cuenta los once años que el régimen de Daniel Ortega ha gobernado el país centroamericano de modo autoritario. Los obispos también han reiterado que se levantarán de la mesa si no hay resultados tangibles y creíbles en un mes.

"Si los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) evaluamos que no se están dando esos pasos, informaríamos al pueblo de Dios, a quien acompañamos, y le diríamos que así no podemos seguir y que no se pudo", enfatizó el cardenal-arzobispo de Managua, Leopoldo Brenes.

1

El gobierno de Daniel Ortega y su mujer, Rosario Murillo, vive su mayor crisis de gobernabilidad desde que asumieron la presidencia de la nación en 2007, esto tras una jornada de protestas pacíficas que comenzó en diversas universidades de Managua que fue aplastada con extrema brutalidad por la Policía y el Ejército. Según organismos de derechos humanos y medios de comunicación, el saldo fatal de los asesinados por la represión gubernamental del régimen oscila entre los 40 y 63 jóvenes fallecidos.

"El objetivo de este Diálogo Nacional debe de ser 'revisar el sistema político de Nicaragua desde su raíz, para lograr una auténtica democracia'", aseguró el arzobispo Brenes, quién encabeza la comisión de mediación del Episcopado compuesta por Él y los obispos Silvio José Báez (auxiliar de Managua), Rolando Álvarez Lagos (Matagalpa), Jorge Solórzano (Granada) y Bosco Vivas (León).

Los obispos de Nicaragua reiteraron que la paz, debe ser fruto de la justicia, y por ello han insistido que se investiguen los asesinatos de los jóvenes universitarios que murieron tras la sangrienta represión ejercida por el gobierno de Ortega. "Las dolorosas muertes sufridas durante las manifestaciones universitarias deben ser esclarecidas a fondo", dijo el cardenal Brenes.

2

Por su parte Monseñor Rolando Álvarez, obispo de Matagalpa, insistió que uno de los temas del Diálogo Nacional también es la creación de un Consejo Electoral independiente y transparente para que los nicaragüenses puedan escoger libremente durante las elecciones. Cabe señalar que actualmente el Consejo Supremo Electoral (CSE) -órgano encargado de supervisar los procesos electorales-, está acusado de cometer reiterados fraudes para favorecer al partido de gobierno.

"La democratización del país, la institucionalidad, es decir, donde los poderes del Estado realmente sean independientes, conformados con personas honorables y notables que le garanticen al pueblo vivir y trabajar en paz y libertad dignamente", explicó Monseñor Álvarez.

El sábado 26 de abril, durante la peregrinación por la paz, verdad, justicia y libertad en la ciudad de Matagalpa, el obispo Rolando Álvarez se refirió en términos muy duros a la represión gubernamental ejercida contra manifestantes pacíficos, asegurando que el régimen de Daniel Ortega habla de muerte, porque "su lenguaje es la muerte".

Monseñor Álvarez espera que el Diálogo Nacional pueda llevar a cabo la tarea de democratizar Nicaragua. Así mismo, aseguró que un órgano electoral independiente lograría "poder en el momento correspondiente elegir libremente a las autoridades que vayan a regir los destinos futuros de este país, hacerlo con garantías absolutas de tener elecciones justas y transparentes donde se respete el voto y la voluntad de cada uno de los nicaragüenses".

La vocera del régimen, vice-presidenta y esposa de Ortega, Rosario Murillo, en medios oficialistas agradeció a los obispos de Nicaragua su disponibilidad para ser mediadores y testigos del Diálogo Nacional, pero guardó silencio sobre los planteamientos de la jerarquía católica para democratizar el país.

"Nosotros reconocemos ese noble esfuerzo de los Obispos de Nicaragua, de Su Eminencia el Cardenal Leopoldo Brenes y reiteramos nuestra absoluta disposición a participar, como los Obispos nos están convocando en el Diálogo Nacional, en el momento y en las modalidades que los señores Obispos, que Su Eminencia el Cardenal decidan", dijo Murillo en su alocución del mediodía.

3

En horas de la tarde, el empresariado aglutinado en el Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP) y la Cámara de Comercio Americana Nicaragüense (ANCHAM) junto a la Asociación de Bancos Privados (Asobanp) y la oenegé pro-empresarial FUNIDES fijaron postura sobre el Diálogo Nacional, indicando que ellos confían plenamente en la Conferencia Episcopal y dando a conocer su agenda de cara al encuentro, cuyas temáticas giran en torno a una investigación independiente de los asesinados por la represión, reforma electoral, reformas institucionales que garanticen independencia de poderes y la transparencia en las finanzas del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS).

"Nosotros, el sector privado nicaragüense, conscientes de los momentos que vivimos, comprometidos con el desarrollo del país, expresamos nuestra confianza y total respaldo a la Conferencia Episcopal en su papel de mediador y testigo en el diálogo nacional, el cual se debe instalar de inmediato en el Seminario Interdiocesano Nuestra Señora de Fátima", indica el comunicado del empresariado.

4

El Gobierno pide "paz", pero sigue sin reconocer la represión estatal

Mientras la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) sigue el proceso para poder construir un verdadero Diálogo Nacional que enrumbe el país hacia la democracia, el régimen de Daniel Ortega se encierra en sí mismo. El gobierno negó la entrada al país de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), quiénes querían in situ conocer la situación de los jóvenes y población en general tras la violenta represión del Estado.

"La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha querido venir a Nicaragua, pero el gobierno le ha dicho que ya ha conformado una comisión para este fin. La CIDH está preocupada dada la poca credibilidad de las instituciones nacionales", informó vía Twitter Monseñor Silvio José Báez.

Una de las exigencias del movimiento estudiantil universitario que plantó la cara al gobierno de Ortega fue, precisamente, que permitiera la entrada al país de organismos internacionales de derechos humanos que pudieran investigar los sucesos sangrientos ocurridos las últimas dos semanas en el país centroamericano. Los jóvenes pusieron un ultimátum al régimen de siete días para lograr este fin. También la Iglesia recibió el ofrecimiento de la CIDH y la Organización de los Estados Americanos (OEA) para apoyar el proceso de diálogo.

"Los obispos de Nicaragua recibimos ofrecimiento de la OEA para apoyarnos en la actual situación del país. Les pedimos que la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) insista en solicitar el aval del gobierno para realizar la investigación de la masacre de jóvenes", exhortó Monseñor Báez en Twitter.

5

Sigue la manipulación de los medios de comunicación del régimen contra obispos

Pese a declarar a través de sus medios de comunicación "la paz", el gobierno de Ortega y Murillo han seguido con una virulenta campaña de difamación en Twitter y Facebook contra la figura de Monseñor Silvio José Báez, obispo auxiliar de Managua; encabezada por periodistas afines al régimen de Managua.

Mientras, también los medios del gobierno han empezado a utilizar la imagen del cardenal arzobispo de Managua, Leopoldo Brenes, para fines meramente propagandísticos e ideológicos. La imagen de Brenes con fondo azul, con grafía gubernamental que dice: "Nicaragua quiere la paz" ha sido regada en las redes sociales, incluyendo mensajes que contraponen al arzobispo con su obispo auxiliar.

Consultado ayer por Religión Digital sobre la manipulación de la imagen del cardenal Brenes por parte del régimen de Managua, el coordinador de prensa de la Arquidiócesis de Managua y fotógrafo personal del arzobispo, Lázaro Gutiérrez Bolaños, lamentó que se intente usar la imagen de cualquier obispo para fines políticos.

"Estimado (sic) creo que hay que orar mucho para evitar la manipulación de la imagen de cualquier obispo. Sea del medio que sea y organización que sea. Los obispos están realizando una labor extraordinaria. Por eso es importante orar mucho por su labor. Y para evitar este tipo de situac(iones)", expresó el comunicador en su cuenta de Twitter, @lazaroguti.

Otro que manifestó su profundo malestar por la campaña virulenta del gobierno contra Monseñor Báez y la utilización de la imagen del arzobispo Brenes para fines de propaganda gubernamental fue el sacerdote Winder Morales, vocero de la Diócesis de Granada y miembro del Departamento de Comunicación Social de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN).

"Expreso mi rechazo a la campaña de difamación en contra de Mons. @silviojbaez o de cualquier otro obispo de la @CENNicaragua de parte de algunos medios. ¡Oraciones por nuestros pastores!", dijo el sacerdote y periodista.

Otro que se sumó a la ola de rechazo a la manipulación del gobierno fue el sacerdote José Espinoza, director de Radio María Nicaragua. "Únicamente atacan a Mons. @silviojbaez y a aquellos sacerdotes, como el P. Juan de Dios García, que han alzado su voz profética sin miedo alguno. Oremos por ellos y por los perseguidores de la Iglesia. Dichosos los perseguidos por la causa de Jesús (Mt 5,11-12)", dijo el director del medio religioso.

Fuente

Comentarios

Video