La izquierda europea y las políticas migratorias

Los votantes europeos se oponen cada vez más a la inmigración y no confían en que la izquierda le ponga límites. En lugar de desarrollar una política progresista, algunos partidos socialdemócratas europeos han optado por asumir políticas migratorias restrictivas. Pese a ello, la socialdemocracia todavía puede desarrollar una estrategia racional en torno a la inmigración sin traicionar sus valores. Texto de Michael Bröning para Nueva Sociedad.

La izquierda tradicional europea enfrenta una amenaza de extinción. En menos de dos años, los partidos socialdemócratas del continente sufrieron derrotas históricas en Francia, Países Bajos, Alemania e Italia. En un continente donde la competencia entre partidos de centroderecha y centroizquierda era lo habitual, el colapso de la izquierda puede traer profundas consecuencias que exceden los intereses particulares de los partidos.

La declinación de la izquierda tiene detrás de sí muchos factores, entre ellos la disolución de la clase trabajadora tradicional. Pero una de las razones más importantes es dura y simple: los votantes europeos se oponen cada vez más a la inmigración, y no confían en que la izquierda le ponga límites.

Frente a un ingreso sostenido de refugiados y migrantes (sobre todo desde Medio Oriente y África), los votantes europeos han transformado una serie de elecciones recientes en referendos populares sobre la inmigración. Los movimientos populistas de derecha supieron explotar los miedos de los votantes de clase obrera, convenciéndolos de que los partidos laboristas tradicionales permitirán un ingreso prácticamente irrestricto de inmigrantes.

En abril, el primer ministro húngaro Viktor Orbán obtuvo una victoria electoral aplastante, tras una campaña que centró en la «amenaza» a los «valores cristianos» que presuntamente plantean los inmigrantes musulmanes. El nuevo gobierno de coalición antisistema de Italia ascendió al poder a lomos de la popularidad de la firmemente xenófoba Liga, conducida por Matteo Salvini, nuevo ministro del interior y vice primer ministro.

En Eslovenia, el opositor partido derechista del ex primer ministro Janez Janša obtuvo poco menos del 25% de los votos en la elección parlamentaria de este mes, con lo que Janša formará el próximo gobierno del país. En un remedo del presidente estadounidense Donald Trump, Janša hizo campaña con una plataforma antiinmigrantes llamada «Eslovenia primero».

Cuando los populistas de derecha comenzaron a ganar influencia política, los partidos europeos de centroizquierda confiaron en que sus fortalezas tradicionales les permitirían hacer frente al desafío. Para no reforzar inadvertidamente el discurso de derecha, las campañas de la centroizquierda trataron de llevar el debate público hacia su zona de confort ideológico: el desempleo, la desigualdad y la justicia social. El Partido Socialdemócrata Alemán (SPD) basó toda la campaña electoral de 2017 en el eslogan «Es hora de más justicia».

Pero sucesivas y penosas derrotas llevaron a los partidos de centroizquierda a descubrir una dura realidad: por muy justificadas que sean las proclamas en favor de la igualdad, no convencerán a votantes cuya preocupación principal es la inmigración. Es así que en la centroizquierda de toda Europa comenzó a darse un cambio de rumbo, y los socialdemócratas en varios países clave están modificando viejas posturas en materia migratoria.

En Alemania, el gobierno de coalición (que incluye al SPD, a la Unión Demócrata Cristiana y a su rama bávara, la Unión Social Cristiana) está trenzado en una dura disputa en torno de la inmigración, que amenaza la supervivencia de la coalición.

Mientras el SPD apunta a una solución europea y rechaza cerrar las fronteras alemanas, la jefa del partido, Andrea Nahles, pidió la implementación de procedimientos acelerados que permitan a las autoridades tramitar en no más de una semana las solicitudes de asilo procedentes de terceros países seguros. El mes pasado, Nahles abrió el debate dentro del SPD cuando, en un aparente remedo de la retórica de derecha, declaró que Alemania «no puede recibir a todos».

Algunos dirigentes del SPD y su rama juvenil se alzaron en armas. Pero Nahles redobló la apuesta, y avaló públicamente un [ análisis crítico] (compilado por un comité de observadores independientes) de la derrota electoral del año pasado. El informe identifica «la falta de una posición socialdemócrata coherente» en temas migratorios como una de las debilidades estructurales del partido.

El Partido Socialdemócrata de Austria llevó el cambio en materia migratoria más allá. Su dirigencia presentó una nueva plataforma (pendiente de aprobación oficial) que redefine formalmente la posición del partido como «prointegración» en vez de proinmigración. Si bien el documento menciona las «responsabilidades humanitarias» del país, también demanda «protección efectiva» de las fronteras externas de la UE.

Los socialdemócratas daneses están un paso por delante de sus homólogos austríacos: en preparación para la elección del año entrante, adoptaron un nuevo documento de posición sobre política migratoria, titulado «Justa y realista». Según este documento, la creación de «centros de recepción» fuera de Europa para la tramitación de los pedidos de asilo permitirá reducir el flujo de migrantes a Dinamarca. El documento también pide más cooperación con Naciones Unidas y un «Plan Marshall» para África, que debería ser capaz de disuadir a más futuros migrantes.

Muy similar es la postura de los socialdemócratas suecos, que deben hacer frente a un fuerte apoyo público al partido ultraderechista y xenófobo Demócratas de Suecia. El primer ministro Stefan Löfven, en campaña para conseguir la reelección en septiembre, dijo hace poco que la política migratoria tradicionalmente abierta de su país es «insostenible». Su propuesta para reemplazarla, titulada «Una política migratoria segura para un tiempo nuevo», reduciría a la mitad el ingreso de refugiados a Suecia y negaría ayudas sociales a los solicitantes de asilo rechazados (posición que los grupos proinmigración critican duramente).

Las críticas resaltan un problema clave. Hasta cierto punto, el cambio de los socialdemócratas en cuestiones migratorias es una respuesta necesaria a demandas de los votantes. Tratar de limitar o manejar las migraciones no es necesariamente racista o xenófobo, siempre que las respuestas políticas sean moralmente aceptables.

Pero un cambio demasiado drástico puede ser perjudicial para los partidos de centroizquierda en dificultades. Evidentemente, no pueden copiar las crudas recetas nativistas de la derecha radical, que no sólo serían económicamente contraproducentes, sino que también atentarían contra los valores progresistas y generarían el rechazo de simpatizantes cosmopolitas.

En vez de eso, los partidos de centroizquierda europeos deben hallar un equilibrio entre la solidaridad nacional y la internacional, con una triple estrategia que incluya límites efectivos a la inmigración, énfasis en la integración y esfuerzos humanitarios para aliviar el sufrimiento humano a gran escala. Se debe evitar una retórica incendiaria y ofrecer en cambio soluciones reales, previsoras y moralmente sostenibles, que sin ser populistas, pueden sin duda ser populares.

El primer ministro canadiense Justin Trudeau adoptó esta estrategia, lo mismo que el presidente francés Emmanuel Macron. Los partidos de centroizquierda europeos deben seguir el ejemplo y reconocer que este reposicionamiento puede ser la clave de la supervivencia política.

1

Fuente

Comentarios