La REPAM-Colombia define nuevas estrategias para el cuidado de la Amazonia

Una nueva etapa después de la firma de los acuerdos de paz entre el Gobierno y las FARC

Profundizar en la realidad de la Amazonia colombiana y definir estrategias de trabajo conjunto para el cuidado del Bioma Amazónico han sido las motivaciones del III Encuentro de la Red Eclesial Panamazónica (REPAM-Colombia) que, bajo el título “Reconciliados con la Creación”, se ha celebrado a lo largo de esta semana en Leticia, ciudad situada a orillas del Río Amazonas, en la triple frontera entre Colombia, Perú y Brasil.

El Encuentro ha contado con la participación de unas 100 personas, con algunos invitados de Brasil y Perú, entre los que se encuentran muchos de los obispos de la Amazonia colombiana, quienes partiendo de las aportaciones de la Laudato Si, han pretendido encontrar caminos que hagan posible la reconciliación con la Creación y una mayor protección de la Casa Común.

La sociedad colombiana, especialmente en la región amazónica, está viviendo una nueva etapa después de la firma de los acuerdos de paz entre el gobierno colombiano y las FARC, quienes durante décadas controlaron buena parte del territorio amazónico del país. Junto con esto, la región se ve cada vez más codiciada por intereses externos, que buscan explotar los recursos naturales. Como señalaba el Padre Alfredo Ferro, de la REPAM Global, “Antes la amazonia era el patio trasero y ahora es el patio central, existe una disputa por el territorio, esto nos invita como Iglesia a cumplir una misión”.

Quienes más sufren las consecuencias de esta situación son los habitantes de la Amazonia, especialmente los pueblos indígenas, que en la Amazonia colombiana llegan a 62, de los cuales 26 se encuentran en riesgo de extinción, pues en la mayoría de los casos se ven privados de derechos fundamentales, como salud y educación.

No podemos olvidar que son los pueblos indígenas quienes mejor entienden la relación con la Madre Tierra. En este sentido, sus representantes han insistido en que el desarrollo sostenible debe ser ecológico, basado en decisiones colectivas e individuales, siendo éste el único camino para no acabar con la Amazonia. A partir de ahí, los propios indígenas no dudan en afirmar que los pasos que deben ser dados en el futuro, tienen que llevar a los pueblos amazónicos a reorganizarse nuevamente en sus tierras para fortalecerse y hacer frente al uso irracional del medio ambiente.

Uno de los aspectos que también ha sido abordado es el papel de la Iglesia Católica en la región, donde cuenta con 12 jurisdicciones, y que tradicionalmente se ha preocupado en el fomento del desarrollo y promoción de los derechos de los pueblos indígenas y de las comunidades amazónicas, denunciando los escándalos de corrupción, promoviendo la educación ambiental y la conciencia ecológica.

Monseñor Joselito Carreño, Obispo de Puerto Inírida, recordó que la “reconciliación es la conversión ecológica en la relación con el mundo que nos rodea, no es opcional ni secundario, se necesita un cambio en el ser humano”. No podemos olvidar que en la medida en que se produce un deterioro del medio ambiente, quienes más sufren las consecuencias son los más pobres”, pues como ha resaltado el obispo colombiano, siguiendo la idea que aparece en la Laudato Si, “el clamor de la tierra es el mismo clamor de los pobres”.

Cabe destacar el papel de los jóvenes en el futuro de la sociedad colombiana. Representantes de las pastorales juveniles, presentes en el Encuentro, han resaltado que bajo el liderazgo juvenil es posible defender y proteger los recursos naturales, lo que se conseguirá en la medida en que se vayan ampliando los conocimientos que permitan avanzar en esa dirección.

1

Los mismos jóvenes destacan el papel de la REPAM como instrumento que va a favorecer una nueva articulación en función del bien común dentro del territorio amazónico.

El Encuentro ha sido un buen momento para insistir en un trabajo en comunión como Iglesia, que logre acciones más efectivas como red a partir de planes de acción conjuntos y que hagan frente a algunos de los principales desafíos de la realidad Amazónica Colombiana.

Fuente

Comentarios