Los obispos de Estados Unidos, en pie de guerra contra Trump por la expulsión de 50.000 haitianos

Mientras el Gobierno les da 18 meses de plazo, los prelados recuerdan la “responsabilidad de protección” “No es un buen ejemplo un gobierno que decide aceptar solo a refugiados cristianos”, dice el cardenal Tagle El arte une a China y el Vaticano: ambos estados presentan una exposición conjunta

“Profundamente preocupados”. Así acogen los obispos de Estados Unidos la decisión de Donald Trump de cancelar el Estatus de Protección Temporal (TPS, por su siglas en inglés) para Haití. Y es que el Departamento de Seguridad Nacional anunció el pasado 20 de noviembre que los migrantes haitianos tienen 18 meses para regresar a su país, según informa ACI Prensa.

Trump echa de Estados Unidos a 50.000 personas, obligados a volver al país más pobre de América, que en 2010 se vio devastado por el terremoto. El prelado de Austin (Texas), Joe Vásquez, recuerda que “Haití no está aún en posición de aceptar el retorno de estas personas”. El presidente del Comité de Migración de los obispos cree que “esta decisión devastará muchas familias, puesto que hay niños que ya son ciudadanos estadounidenses”.

Vásquez recuerda que la decisión del Gobierno “separará a personas de sus seres amados, hogares, carreras y comunidades”. Además, “también tendrá consecuencias negativas directas para muchos delos familiares en Haití, pues dependen de las remesas para apoyo vital”. Al mismo tiempo recuerda al Gobierno que “tiene la responsabilidad de proveer protección temporal continua hasta que el retorno y reintegración de los titulares del TPS pueda ser conseguido de forma segura”.

Tagle pide aceptar refugiados sin mirar su religión

“Los migrantes y refugiados son a menudo tratados como la fuente de todos los problemas en nuestras sociedades, pero también son portadores de cosas buenas”. El presidente de Caritas Internationalis, Luis Antonio Tagle, vuelve a salir en defensa de los migrantes. Así se expresó el pasado 20 de noviembre en una conferencia ‘Una minoría que evangeliza’ en la Pontificia Universidad Gregoriana, como recoge CRUX.

“Ahora hay una tendencia mundial de ver al otro como una amenaza. Y en nuestros días, el otro es especialmente el migrante. Los migrantes son vistos como una amenaza para nuestra identidad y para nuestra paz”, sostuvo el cardenal durante su intervención. Y continuó: “Los inmigrantes ahora son chivos expiatorios de todos los males. Existe un miedo fantasmagórico hacia ellos, pero, como descubrimos a través de Caritas, la mayoría de las personas que temen a los inmigrantes no les conocen bien. Es un miedo que no está basado en la realidad”.

Tagle también comentó las políticas estatales que seleccionan a los inmigrantes según su religión. Sin mencionar ningún país específico, dijo: “Cuando un gobierno decide aceptar solo a inmigrantes y refugiados cristianos, cerrando las puertas a otros, no es una buena señal para el mundo. No es un buen ejemplo del amor universal de nuestro Dios”.

China y el Vaticano, unidos por el arte

Los Museos Vaticanos y la Ciudad Prohibida inaugurarán una exposición conjunta en 2018. Por primera vez en la Historia, un total de 40 obras de las colecciones chinas vaticanas serán expuestas en el país asiático –primero en Beijing y luego en Xian y Shanghái–, mientras otras cuarenta de coleccionistas estatales chinas irán a los museos del Papa, según recoge Vatican Insider.

Aunque el intercambio artístico se llevará a cabo en la primavera de 2018, fue presentado ayer, 21 de noviembre, en la Sala de Prensa de la Santa Sede. Y será presentado en Beijing el 27 de este mismo mes. En la conferencia participó el secretario general del China Culture Investment Fund, Zhu Juancheng, y el maestro Yan Zhang, autor de dos cuadros que recibió el Papa como regalo.

1

Haití frontera con Canadá

Este evento, más que una simple exposición, demuestra la importancia de lo que la directora de los museos, Barbara Jatta, llama “diplomacia del arte”, que refuerza, mediante el intercambio cultural, las relaciones cordiales entre la Santa Sede y el Gobierno chino. De hecho, Juancheng reconoció que la muestra sirve además de para reforzar “la amistad entre China y el Vaticano”, para favorecer “la normalización de las relaciones diplomáticas”.

Para conocer más de Vida Nueva - Colombia siguiendo este enlace

Fuente:

Comentarios