Los jesuitas de Estados Unidos califican la decisión del oleoducto de Dakota como “moralmente inaceptable”

Reproducimos la declaración de los jesuitas de EE.UU. y Canadá, sobre su preocupación de la reciente decisión del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos sobre el acceso al oleoducto de Dakota del Norte (DAPL).

Las provincias de Estados Unidos y Canadá de la Sociedad de Jesús desean compartir con Ecojesuit su reciente comentario sobre la decisión del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos de conceder el último derecho de acceso al oleoducto de Dakota del Norte (DAPL) para construir bajo el río Missouri en Dakota del Norte, EE.UU., y acabar con el proceso de revisión ambiental que se inició en la administración anterior.

Esta es su declaración titulada los jesuitas de EE. UU., Red Cloud Indian School y la llamada “Moralmente Inaceptable” del acceso al oleoducto de Dakota de las misiones franciscanas:

“Los jesuitas de Estados Unidos, junto con la Red Cloud Indian School en la reserva de Pine Ridge y la Misión de San Francisco en la reserva Rosebud, están profundamente preocupados por la reciente decisión del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos sobre el acceso al oleoducto de Dakota (DAPL). La decisión de emitir una servidumbre que permita que el oleoducto cruce bajo el río Missouri al norte de la Reserva India Sioux de Standing Rock es una respuesta directa al memorando del Presidente Trump el 24 de enero instando al Cuerpo del Ejército a agilizar el proceso de revisión y aprobación.

“Suspender el proceso de Declaración de Impacto Ambiental (EIS) previamente ordenado por la Administración de Obama, que habría determinado los impactos de seguridad, ambientales y climáticos del oleoducto y los cruces de rutas alternativas, es moralmente inaceptable. Es particularmente preocupante dada la determinación previa del Cuerpo de Ejército de que el cruce del oleoducto afecta los derechos tribales de los tratados y que se requiere más estudio y consulta con las tribus.

“La tribu Sioux de Standing Rock y las naciones tribales de Missouri han planteado preocupaciones significativas sobre las amenazas potenciales a su suministro de agua y sus derechos legítimos como gobiernos soberanos para ser consultados y escuchados en el proceso de permisos. El lago Oahe y el río Missouri proporcionan agua potable para la tribu y las regiones circundantes y millones de personas que viven río abajo del proyecto.

1

“Aquí se encuentra un importante punto de discordia entre la reserva y las empresas de gasoductos. Los Pueblos Indígenas tienen una gran reverencia por la tierra y el agua. Ellos saben que una calidad de vida razonable es imposible sin agua limpia y tierra apropiadamente manejada. Los mismos Pueblos Indígenas han sido testigos de la destrucción que la industria del petróleo y el gas ha hecho desde que se perforaron los primeros pozos.” (De “Un Informe Especial sobre el Oleoducto Dakota Access en Standing Rock”, The Millennium Report, 29 de octubre de 2016). Foto de: themillenniumreport.com

“Fr. Timothy Kesicki, SJ, presidente de la Conferencia de los Jesuitas, la organización que representa a los jesuitas en Canadá y los EE.UU., apuntó: ‘Los jesuitas han estado trabajando a su lado y sirviendo a los pueblos indígenas durante siglos. Nos solidarizamos con los pueblos nativos de Standing Rock y de todo el mundo que abogan por los derechos ambientales y humanos frente a los proyectos de la industria extractiva. Al igual que el Papa Francisco, reconocemos que el agua es un derecho humano fundamental.’

“De acuerdo con Robert Brave Heart Sr., vicepresidente ejecutivo de Red Cloud Indian School en la reserva de Pine Ridge en Dakota del Sur, ‘la DAPL plantea una seria amenaza para la salud y el bienestar no sólo de Húnkpapha Lákhota de Standing Rock y otros pueblos nativos, sino también de millones de personas que dependen del agua del río Mníšoše (río Missouri) y del gran Hahawakpa (río Mississippi). Este es otro ejemplo de los innumerables actos de genocidio, racismo e injusticias que han sufrido los pueblos indígenas de este continente durante los últimos 500 años. A pesar de eso, todavía estamos aquí y seguiremos luchando por nuestros derechos, libertad y dignidad.’

“Rodney Burdeos, jefe de operaciones de los franciscanos en la reserva de Rosebud, dijo: ‘Al igual que con nuestros antepasados, debemos ser firmes, vigilantes y proactivos en nuestros esfuerzos por proteger nuestros derechos. Standing Rock nos ha dado una exposición mundial, y debemos continuar el impulso de una manera positiva, a través de la oración y la orientación que proporciona.’

“Fr. Kesicki añadió: ‘La injusticia a la que se enfrentan los nativos en la reserva de Sioux Rock es emblemática de las preocupaciones perennes a las que se enfrentan las comunidades indígenas a nivel nacional y mundial debido a una economía de exclusión. Como la Compañía de Jesús hizo hincapié en nuestra reciente 36ª Congregación General: ‘El sistema económico actual con su orientación depredadora descarta tanto a los recursos naturales como a la gente… La dirección del desarrollo debe ser alterada si es sostenible.’ Debemos dar prioridad a las necesidades de la gente sobre la ganancia, promoviendo la dignidad humana y cuidando la creación y persiguiendo el desarrollo humano integral.’

“Invitamos a personas de buena voluntad, así como a miembros del Congreso a pedir a la Administración que revierta esta decisión y aplaudimos a los miembros de los Comités de Recursos Naturales de la Cámara y del Senado que así lo han hecho.”

Fuente

Comentarios