Más de 3.000 personas han muerto en el Congo en ocho meses de violencia

La Iglesia alerta de desplazamientos masivos y el exterminio de aldeas las cuales se han visto obligadas a cerrar 60 parroquias y 141 escuelas católicas.

Más de 3.000 personas han muerto desde octubre de 2016 en Kasai, en el centro de la República Democrática del Congo (RDC), a causa de la ola de violencia que golpea a este país, según ha dado a conocer la nunciatura apostólica del país.

En total 3.383 personas murieron desde octubre en la provincia central, según el informe de la nunciatura, haciendo eco de las estimaciones de la ONU que habla de un balance de “más de 4.000 muertos”.

1

El documento presenta un “resumen de los daños sufridos por las instituciones eclesiásticas” en base a informes seguros “a partir del 13 de octubre de 2016, fecha del primer ataque contra una parroquia”, indicó la nunciatura.

Según ese documento, varias estructuras eclesiásticas fueron dañadas o cerradas, en particular 50 parroquias, 34 centros religiosos, 31 centros de salud católicos, 141 escuela católicas, 5 seminarios y un obispado.

El documento indica además que 20 aldeas fueron “completamente destruidas”, entre ellas “10 por las FARDC (Fuerzas Armadas), 4 por milicianos y 6 por autores desconocidos”.
Da cuenta también del hallazgo de 30 fosas comunes, mientras que la ONU menciona 42.

2

Desde septiembre de 2016, la región de Kasai está conmocionada por la rebelión de Kamwina Nsapu, jefe tradicional muerto en agosto pasado durante una operación militar tras haberse rebelado contra el poder central.

La violencia que implica a milicianos, el ejército y la policía causó el desplazamiento de 1,3 millones de personas.

La ONU acusa a los rebeldes Kamwina Nsapu reclutar niños soldados y haber cometido atrocidades, y denuncia el uso desproporcionado de la fuerza por parte del ejército.

Fuente

Comentarios