Pastoral de Acompañamiento: una fiesta Patronal en la Sierra Tarahumara

La antevíspera de la fiesta en un patio cercano a la Iglesia unos indígenas o mestizos descargan una “camionetada” de trozos gruesos de laña. Nadie se ve alrededor. Al día siguiente, en cuanto pega el sol sobre las tierras, aparecen unos 3 hombres arrastrando con soga una res. Al rato otros bajan de una camioneta otra res bastante gordita. Las amarran a un árbol cercano. Para esto algunas mujeres van llegando con ollas, sal, jitomate… y entran en el comerachi (construcción con cocina para coser la carne, frijoles, café, tortillas; es al mismo tiempo comedor y sitio donde las mujeres dejan a los pequeños mientras se tiene la celebración). Allí barren, sacuden lavan ollas…

Se van apareciendo a cuentagotas algunos como espectadores y otros barren el sitio donde se va a bailar, donde se va a colocar al santo festejado o en su deficiencia una estatua de la Virgen de Guadalupe… Alguna parte de la comunidad se reúne en este sitio y aparecen los gobernadores portando sus bastones de mando, sacados de la sacristía o de algún rincón importante del Templo. De repente se oyen notas de violín y guitarra, los músicos ya están sentados afinando sus instrumentos… En medio del polvo se oyen bufar y bramar a las reses que van siendo amarradas y recostadas en el suelo para ser sacrificadas. El o la Sirígame (gobernador de una comunidad indígena, que puede ser hombre o mujer, normalmente son tres) si no está presente el párroco o la hermana religiosa, manda a traerlos para dar inicio a la fiesta. Alguien colocó una cruz hacia el poniente. Comienza a oler a copal (incienso autóctono no procesado) y le traen al gobernador(a) una cazuelita de barro con brazas y al segundo (a) Sirígame otra con el copal. Frente a la cruz de rodillas hacia el oriente se encuentran l@s Sirígames junto con el sacerdote y oyen las tres minuetas (parte musical introductoria que no se baila). Si alguien no se ha quitado la gorra o el sombrero, se le invita a que lo haga.

Se eleva el humo que es traspasado por los rayos solares, se oscurece la visión, el sonido de las minuetas invade al ambiente y ahoga los murmullos de conversación y se inicia el saludo a Onorúgame (nombre de Dios). La cruz es la omnipresencia divina hacia los cuatro puntos cardinales y hacia el cielo. Se le saluda con una incensación hacia los cuatro puntos cardinales después de que se signan 3 veces los celebrantes que se arrodillan cada vez que se dirigen a un punto cardinal. En seguida todo el pueblo hace lo mismo y se va quedando de pie alrededor de la cruz y todos los comensales se van saludando de mano y murmurando algún deseo o bendición, después de hacer reverencia al que es Padre-Madre.

1

Ahora el ambiente lo llenan la música del baile del pascol (música que se baila el dia de la Resurrección) y el sonido de los cascabeles amarrados a los pies del pascolero. Éste es llevado por el Sirígame alrededor de la cruz y después de una vuelta inicia la danza. Son tres piezas de unos 10 minutos c/u en la que la gente puede seguir el zigzaguear del Pascolero.

Al terminar la danza ya están de pie al lado de la cruz los Sirígames con sus bastones de mando, junto con el sacerdote y dan su Nawésari (discurso, palabra solemne en tanto dirigentes dela comunidad). Éste Recuerda el sentido de la fiesta: pisar el suelo con la danza para que el que vive abajo se vaya más abajo; es para hacer un poco de sacrificio velando y danzando toda la noche; es para agradecerle al Padre-Madre la vida, la lluvia, las cosechas, la salud, y todo lo que nos ha dado; es para que nos ayude, nos dé la fuerza para vivir como hermanos; es para recordar que Él es el Dueño de todo y que nos dejó este mundo, las tierras, los animales y las plantas para que lo cuidemos…

En seguida los mugidos del estertor de las reses invade el patio hasta que la sangre es recogida en baldes para ser cocinada. Nunca falta la presencia de los perros que son corridos y regresan a hurgonear. Y comienza el movimiento de los que destazan los animales, los que llevan el agua, los que lavan las entrañas de los animales, las que muelen el nixtamal (maíz cocido en cal) para hacer tortillas, las que limpian el frijol, que calientan el agua…

Al oscurecer se oyen las campanas de la Iglesia llamando a la fiesta que se inicia con rezo del rosario por una mujer laica o religiosa frente a una imagen del santo patrono sobre el altar. Al terminar las letanías han ido sacando el violín, la guitarra, las coronas, las sonajas de los que van a bailar la danza del Matachín.

2

En seguida de rodillas, frente a frente, el Sirígame entrega y recibe tres veces el instrumento recordándole su misión de alegrar al mundo, de saludar a Onorúgame, de cumplir con las tradiciones de los ancestros… Entonces se oyen los tonos repetidos de las afinación de las cuerdas de la guitarra y en seguida los chirridos de la afinación del violín. Después del murmullo de todos los que están sentados en las bancas y del ruido de los que se están poniendo las coronas se inician las tres minuetas acostumbradas. Después se inician las tres piezas de matachín presididas por el monarca que da las órdenes para los giros y los pasos de la danza que terminan cuando él lo juzga conveniente. Aparecen después los ágiles y rítmicos pasos del pascolero, seguido de todos los que deseen participar. Para esto ya se aprontan unos hombres a cargar la imagen del santo, del templo al patio donde se iniciará la fiesta. Salen todos en procesión con los músicos por delante alrededor de la plaza y por la calle principal en donde la gente se va adjuntando a la procesión.

Se llega al patio y se repiten las minuetas, el matachín y el pascol cada vez con diferente música y se coloca la imagen en una cuevita elaborada con ramas de Táscate (tipo de pino que se usa con fines sagrados) . Se le ponen veladoras, unas ollitas con tesgüino, otras con carne y diferentes platillos que se ofrecerán en la misa. Se interrumpe la fiesta con un café o con algo de comida que no es la carne de la res sacrificada, porque no se le ha dado de comer primero a Dios ofreciéndola en la Eucaristía. Se sigue bailando hasta que a la media noche se repican las campanas con la tercera llamada. Para esto los feligreses, el sacerdote y las autoridades ya se han ido a bailar en el interior del templo.

12.00 am Se inicia la eucaristía con la procesión que encabeza el Sirígame que va incensando a los participantes mientras un hombre va rociando con agua bendita a la feligresía. La comitiva saluda a Onorúgame incensando y arrojando agua bendita hacia los cuatro puntos cardinales como rito penitencial. Se sigue la misa con el canto del “gloria”, las lecturas, el salmo, la incensada del leccionario, el evangelio, la homilía por el sacerdote y algún comentario del Sirígame. El ofertorio se desarrolla hacia los cuatro puntos cardinales. Los músicos tocan una minueta mientras en una primera fila la Sirígame que inciensa y su acompañante que va poniendo e copal. Atrás en una fila, todos orientados hacia el frente del altar, ofrecen cada quien lo que les corresponde: a las cocineras la comida que hicieron, el fiestero principal el tesgüino el sacerdote el pan y el vino. Se sigue la misa en rarómari (idioma nativo) y si hay mestizos se alterna con el español. Se reparte la comunión y mientras el pascolero baila pascol. Terminada la eucaristía se completan las danzas del Pascol y se va al comerachi para cenar algo y seguir bailando hasta que sale el sol unos dentro de la Iglesia y otros afuera bailan mientras los espectadores se calientan alrededor de las fogatas encendidas en el patio. Entonces afuera del comerachi se vuelven a oír las piezas del matachín.

3

El párroco ofrece el tesgüino a los cuatro puntos cardinales para (darle primero de comer a Dios). Franquea a los presentes una hueja (vasija hecha con el bule, un fruto seco de una enredadera y que sirve para contener líquidos) de la bebida mientras se bailan matachines y Pascoles. Los fiesteros entregan una pierna a los siguientes fiesteros. Se danza el patio y se marcha a la Iglesia donde los fiesteros salientes entregan a los nuevos, los utensilios de la fiesta ante los Sirígames quienes dan gracias a Dios, a los que intervinieron en la velación y lo mismo hace el párroco. Enseguida los nuevos fiesteros invitan a la velación para el año entrante. De ahí sigue la comida para todos los asistentes en donde as a reparte el tesgüino a todos y hasta que se termine la bebida mientras se tocan piezas de matachín y pascol. Terminada la fiesta se pasas a seguir bebiendo de casa en casa.

Diez de los 70 pueblos celebran su fiesta patronal con este modo indígena. Y cuando no hay sacerdote o religiosa ellos lo hacen solos aunque indígenas y mestizos prefieren que los acompañemos. Esta es una parte de lo que llamamos “Pastoral de Acompañamiento” y una de las labores Pastorales más frecuentes. Es el modo de agrupar a la comunidad y de reforzarle su identidad. Es el modo de asumir su teología, su cosmovisión a cerca del mundo, de la creación, de las relaciones con Dios, con la creación y con la comunidad. Es el modo de vivir en esa comunión intercultural aportando cada quien lo suyo, es un intento de diálogo intercultural. Esta la desarrollamos en la Parroquia d San Francisco Javier con Cabecera en la población de Cerocahui, municipio de Urique Chihuahua al suroeste del estado.

Comentarios