Redadas deportaciones: una crisis crónica que vuelve a salir a la luz.

El 23 de Diciembre del año pasado, un periódico estadounidense reveló que en 2016 la Administración de Obama llevaría a cabo deportaciones masivas de migrantes que hubieran ingresado después de mayo de 2014 y cuyas solicitudes de residencia hubieran sido denegadas, entre otros. Confirmando la noticia, durante el primer fin de semana del año 2016, autoridades migratorias estadounidenses detuvieron a 121 adultos, niños y niñas para ser deportados, y los indicios señalan que los objetivos de las redadas son adultos con menores o familias centroamericanas, sin importar que estén en proceso de solicitar asilo.

Muchas organizaciones sociales y políticas han mostrado su repudio ante tales medidas violatorias de los derechos humanos, las cuales refuerzan la política migratoria de Estados Unidos para la región. El mensaje es claro: “Las personas centroamericanas, aun las que huyen de la violencia, no tienen cabida en este país. No las vamos a proteger. No importa lo que nos digan los Convenios Internacionales, no importa lo que es ético ni justo”.

¿Por qué ahora las redadas? El temor a otra crisis de menores en la frontera como la que sucedió en 2014 pudo haber motivado esta cacería para persuadir a los centroamericanos de alcanzar el famoso sueño. Aunque durante el año fiscal de 2015 ( de octubre 2014 a septiembre 2015) el número de menores migrantes no acompañados detenidos en la frontera estadounidense había disminuido en un 42%, en el primer cuatrimestre del año fiscal 2016 se produjo un crecimiento importante, al haber sido detenidos 20,455 menores, frente a 10,100 detenidos el año anterior en ese mismo periodo. Estas cifras corresponden a un periodo en el que aún está por comenzar la temporada de mayor flujo migratorio hacia el Norte, que es a partir de febrero.

1

Fotografía: Flickr: Rasande Tyskar - Licencia Creative Commons.

Por otro lado, no deja de sentirse cierto tufo electoralista, ya que el número de deportaciones desde Estados Unidos ha venido disminuyendo, debido a la propia política de trasladar la frontera real al Sur, es decir, a la que separa Guatemala con México, y convertir así a este país en su gendarme. Aunque esta política parece estar siendo eficaz en cuanto a la disminución de personas que llegan a Estados Unidos, puede que Obama esté teniendo presiones para dar un mensaje duro contra la migración indocumentada dentro de Estados Unidos.

Incluso, analistas de Estados Unidos valoran la posibilidad de que sea una estrategia de la administración de Obama para fortalecer su propuesta de deportaciones selectivas, y hacer frente a quienes abogan por la necesidad de deportaciones masivas, sin importar, por ejemplo, los años que una familia lleva viviendo en el país. Es decir, estas redadas podrían ser consideradas por la propia administración de Obama como una política “del mal menor”.

¿Tendrán las redadas el efecto disuasorio esperado en los países de origen? Está más que probado que medidas como esta solo abonan drama al que ya sufren las familias centroamericanas, y provocan más angustia y congoja en quienes lograron llegar a Estados Unidos, que ven su separación a la vuelta de la esquina. Está más que probado que las redadas refuerzan la criminalización de las personas. Está más que probado que la manera más eficaz de evitar la migración forzada y masiva es con políticas de Estado que impulsen modelos de desarrollo que aseguren que sus ciudadanos no se vean forzados a irse.

2

Fotografía:

Una mirada al bosque tal vez nos ayuda a saber situar los árboles. De 2010- 2014, más de 840,000 migrantes han sido deportados al Triángulo Norte. Es decir, en 5 años, un 2,8% de la población centroamericana ha visto que la devuelven a un país que la expulsa. En el caso de Honduras, entre 2014 y 2015 alrededor de 150,000 personas fueron deportadas, lo que supone que el 1.8% de la población hondureña ha sido deportada en 2 años. Y hablamos de un país en el que las solicitudes de asilo entre 2012 y 2014 aumentaron 1,153% , pasando de 810 solicitudes en 2012 a 1,146 en 2014.

¿Existía el 22 de Diciembre de 2015 una crisis migratoria y social en Honduras, por ejemplo, un país al que casi 200 personas al día tienen que volver, después de haberlo perdido todo, y sigue sin ofrecerles la posibilidad de llevar una vida digna y tranquila? Por supuesto, pero no lograban tantos titulares, porque en Honduras, así como en El Salvador o en Guatemala, esta es una crisis más.

Claro que las políticas migratorias de Estados Unidos son indignantes. Pero no perdamos el foco en las verdaderas causas y responsables de este drama. Son las políticas sociales, económicas y de (in)seguridad de los países centroamericanos, que cuentan con el apoyo de Estados Unidos en muchos casos, las que están en la raíz de cada una de las crisis “de titulares de periódicos”.

Comentarios