Relatora de la ONU pedirá una investigación sobre las violaciones de los derechos indígenas en Brasil

Los esqueletos de acero se balancean como palmeras en un vasto terreno de Mata Atlántica devastada. Pilas de ladrillos, montañas de arena, volquetas, banderines de colores para atraer clientes. Los avisos comunican al veloz tráfico de la BR-101: “Alfa Parque: lotes a partir de 450m², frente a la playa de Cururupe”. Ilhéus, Sur del estado brasilero de Bahía.

La seducción del anuncio no revela que en Cururupe tuvo lugar la Batalla de los Nadadores, en 1559, una masacre de indígenas comandada por Mem de Sá. En memoria de los mártires, todos los años se hace la “Caminata de los Indígenas Tupinambá de Olivença en Memoria de los Mártires de la Masacre del Río Cururupe”.

El Alfa Parque es uno de los varios emprendimientos en ejecución en la parte norte de los límites de la Tierra Indígena Tupinambá de Olivença. Poco después de Alfa está la minera Guanabara, ya incidente en el territorio indígena, así como el gran cráter abierto para la extracción de arena y demás minerales. La entrada a la aldea Tucum queda al frente de este enorme hueco que forma un valle sin vida.

La relatora especial de la Organización de Naciones Unidas (ONU) para los derechos de los pueblos indígenas, Victoria Tauli-Corpuz (En la foto usando gafas), llegó a la aldea en visita oficial y antes de escuchar a los indígenas Tupinambá ya pudo constatar una de las violaciones a las que este pueblo está sometido. “A juzgar por mis observaciones iniciales, ninguna de las recomendaciones fue escuchada”, dijo la relatora a los Tupinambá de la aldea Tucum. Victoria se refiere a las recomendaciones hechas en 2009 por su antecesor, James Anaya, entonces relator durante su visita a Brasil. El objetivo de la visita de la relatora es el constatar si tales recomendaciones fueron escuchadas por el gobierno brasilero, hacer nuevas recomendaciones y producir un informe destinado a los trabajos de la ONU.

Tarea que la delegada deberá cumplir sobre determinados hechos. Además de la degradación ambiental, Victoria conoció los Tupinambá torturados por agentes de la Policía Federal en 2008, cuyos responsables no fueron castigados. También conoció a la familia de Pinduca, indígena asesinado en 2014, y después de haber salido de Mato Grosso do Sul, estado que visitó antes de Bahia, el tekoha –lugar donde se es- Kurusu Ambá (el cual la relatora visitó) fue atacado por pistoleros. Ya en territorio bahiano, la relatora fue informada de que el indígena Israel Reginaldo Guarani y Kaiowá fue alcanzado por ocho tiros durante un ataque de hacendados a los tekoha Ita Poty.

“Debo recomendar la creación de una investigación nacional de violaciones contra los pueblos indígenas. Después de haber escuchado los mismos y constantes reclamos, realmente pienso que el caso merece una investigación”, dijo Victoria. La relatora afirmó que pedirá la investigación de los casos de asesinatos, muertes y prisiones abusivas.

1

Situación Decepcionante

El sábado 12 en la aldea Tucum y el domingo 13 en la aldea Serra do Padeiro, los Tupinambá fueron escuchados por Victoria Tauli-Corpuz. Los indígenas entregaron documentos, dossiers y relataron el historial de violaciones y violencias. “El gobierno federal se niega a demarcar nuestro territorio. Para nosotros, esa es una de las principales razones de todo lo que estamos sufriendo. La demarcación solo depende de la firma del ministro de justicia”, explicó el cacique Ramón Tupinambá.

Cerca del 80% del territorio está ocupado por los indígenas, un total de 47.305 hectáreas. Según el pormenorizado informe de la Fundación Nacional del Indio (Funai), los otros 20% siguen en manos de intereses privados, como es el caso de la minera Guanabara. La explotación de los recursos naturales en el territorio impacta directamente la vida de los Tupinambá. La extracción de arena, por ejemplo, destruye el filtro natural de tierra y seca las fuentes de agua.

La decisión de los indígenas para impedir la degradación es la de retomar estas áreas. En algunas situaciones los Tupinambá lograron mantener la retoma; en otras, la Justicia mandó a retirarlos. Fueron incontables las reintegraciones de posesión violentas. El Ministerio Público Federal (MPF) logró cerrar tres veces la minera Guanabara, sin embargo, la Justicia Federal la reabrió también en tres ocasiones.

“En las poblaciones que están alrededor de nuestro territorio nadie puede decir que es indígena. Si lo dice, lo golpean en la cara. La Funai está al servicio de las ratas, escorpiones y cucarachas. El gobierno dice que no puede construir aquí una escuela y un puesto de Salud porque la tierra no está demarcada. Sin demarcar, quedamos expuestos a todo lo malo”, dice Jovanilde Tupinambá. El discurso nervioso y emocionado desencadenó en la indígena un derrame cerebral. Los primeros auxilios fueron dados con la ayuda de Victoria Tauli-Corpuz, quien es enfermera de formación.
    
“La situación de discriminación y racismo en Brasil es muy decepcionante. Brasil es percibido internacionalmente de muy buena manera, un país que habla sobre varias leyes avanzadas, pero la realidad que veo aquí me dice que hay otra historia”, declaró Victoria a los indígenas.

Estado anti-indígena

El Cacique Babeu Tupinambá habló durante casi seis horas. Sin embargo, no hubo quien lograra bostezar. Con un brío típico y apuntes graciosos, Babeu hizo reír y emocionar a la delegada de la ONU. Babeu hizo un panorama histórico desde el comienzo de la lucha por la tierra indígena, y recordó uno de los momentos más tensos a los que fue sometido: cuando policías federales invadieron su casa y apuntaron armas en la cabeza de su hijo.

“Tupinambá es 80% ser mágico y 20% gente de carne y hueso. Todo lo que pasó nos fortaleció, porque la guerra fortalece al Tupinambá. Nosotros somos la esencia de la guerra. No negociamos nuestro territorio. Los seres mágicos nos dieron la misión de cuidar la creación, los animales. Tupinambá hace guerra para cuidar. A los pequeños productores no los echamos de aquí, solo a los hacendados. Vamos a cuidarlos hasta que el gobierno los reasiente” dice el cacique Babau.

Victoria escuchó el torrente de violencias y violaciones, intercaladas por el Ser Tupinambá y por el poder de la risa, que es habitual de este pueblo. “Las cuestiones por usted mencionadas exponen al Estado al ridículo, pues viola los derechos indígenas. Lamento el dolor que tuvo que pasar. Caciques como usted persisten y saben que están haciendo lo correcto. Su cualidad de guerrero dice que usted quiere a su pueblo en la tierra ancestral”, Dijo a Babau la relatora de la ONU.

Para ella los Estados Nación “fueron construidos para promover los intereses de los poderosos, de las élites. Desarrollaron programas antiéticos y con proyectos que chocan con los pueblos indígenas o con la forma en que la que ellos pretenden usar las tierras que son suyas por derecho”. Victoria se mostró en contra de la forma como las reintegraciones de posesión ocurren en Brasil. Durante su visita, dos casos fueron resueltos por la Justicia Federal: uno derrumbado, contra el tekoha Taquara, en Mato Grosso do Sul, y otro contra la Tierra Indígena Cumuruxatiba, del pueblo Pataxó, en el extremo sur bahiano, que puede ser ejecutada en cualquier momento.

“Ustedes también tienen el derecho de protestar y actuar cuando ellos están intentado tomar sus tierras. Los felicito por el esfuerzo y la lucha en la retoma de sus territorios. Creo que para muchos pueblos indígenas las retomas de tierra son una forma de hacer valer sus derechos, cosa que el Estado no ha hecho”, declaró Victoria.

La delegada de la ONU afirmó que en su informe abarcará las cuestiones que tienen que ver con la precariedad de la salud, la educación y la asistencia social. “Yo escuché claramente el mensaje que compartieron conmigo. Para mi queda muy claro que los derechos civiles, económicos, políticos y territoriales están siendo violados. Ustedes tienen el derecho de tener una educación relevante, un sistema de salud relevante y apropiado, y es claro que ustedes también tienen el derecho de ser dueños y de controlar sus tierras y sus recursos naturales”, señaló.

2

Visita de la ONU

Antes de Bahía, la delegada estuvo en Mato Grosso do Sul en audiencias con las comisiones de Derechos Humanos de la Cámara y Senado federales. El domingo 13, victoria partió hacia Pará, donde visitará la región de Altamira para conversar con los pueblos indígenas afectados por la Represa Hidroeléctrica Belo Monte.

El jueves próximo, día 17, la delegada de la ONU concederá una rueda de prensa en donde pretende relatar a los periodistas lo que vio y escuchó durante las visitas, además de entregar al gobierno brasilero una versión resumida del informe, que deberá tener una versión más profunda en septiembre. “Es necesario que la prensa comience a hablar sobre la verdad de lo que viene pasando en Brasil con los pueblos indígenas. Esa es la razón de la rueda de prensa”, explicó Victoria Tauli-Corpuz.

Comentarios