Visita de acompañamiento a Honduras

En esta carta el Padre Melo agradece la visita recibieron el pasado mes de enero de varios amigos jesuitas de todos los rincones de América Latina en apoyo a los jesuitas hondureños, sus compañeros de misión apostólica y todo el pueblo hondureño, en los momentos difíciles que ha generado la crisis política del país.

Entre los días 19 y 30 de enero pasado los jesuitas y obras apostólicas de Honduras, y particularmente, el equipo de Radio Progreso y el ERIC tuvimos la visita de una misión de la Compañía de Jesús delegada por la Conferencia de Provinciales de América Latina y el Caribe, presidida por el P. Rafael Moreno Villa, del equipo ejecutivo de la CPAL, y por los Pp. Francisco Muguiño y Alfredo Zepeda. Por su parte, la Conferencia de Provinciales de los Estados Unidos y Canadá, delegó al P. Jean Denis Saint Félix y a la señora Kristen Lionetti, miembros del Sector Social de dicha Conferencia. Y como Delegado del Provincial de Centroamérica, nos acompañó el P. José María Tojeria.

Esta misión de la Compañía de Jesús del Continente fue animada por el P. Roberto Jaramillo, Presidente de la CPAL, para expresar la cercanía de los jesuitas del continente con el pueblo hondureño, víctima de las violaciones a sus derechos humanos y fuertemente reprimido por los cuerpos armados del Estado por manifestarse en las calles en rechazo y repudio al fraude electoral y a la imposición de un régimen ilegítimo e ilegal. A su vez para expresar su solidaridad y respaldo al trabajo apostólico que de manera específica realiza la Compañía de Jesús en Honduras a través de Radio Progreso y el ERIC, un trabajo que por la denuncia, reportajes, análisis y acompañamiento a las víctimas de la represión en un país convulsionado y severamente violentado por una reducida élite política, económica y militar, ha provocado el sabotaje a la antena y torre de la radio en la capital así como acusaciones diversas que ponen en riesgo la vida de algunos de los miembros del equipo. Ante el peligro inminente de la labor apostólica de la Compañía en tiempos de violencia represiva institucionalizada, el Presidente de la CPAL animó a que una Misión de la Compañía de Jesús del continente hiciera efectiva su cercanía y solidaridad en Honduras.

Esta misión de la Compañía de Jesús coincidió con la visita de una amplia misión de delegados de diversa iglesias y organizaciones mayoritariamente de los Estados Unidos, pero también de Canadá y de otros países latinoamericanos. Esta Misión participó en una eucaristía el 25 de enero convocada para rezar por el respeto a los derechos humanos, los asesinados en las manifestaciones, la liberación de los presos políticos, rechazar el fraude electoral y clamar por la paz con justicia duradera en Honduras. Esta misa la organizó la parroquia San Ignacio de Loyola de El Progreso, y la presidió su párroco, el P. Jesús Sariego quien a su vez es Superior de la comunidad jesuita de la zona de El Progreso, Yoro, en donde tiene su sede principal Radio progreso y el ERIC.

Además de participar en las diversas actividades que estaban programadas para esos días, la Misión de Delegados de la Compañía de Jesús, tanto de la CPAL como de Estados Unidos y Canadá, tuvo reuniones diversas con los jesuitas de El Progreso y con los equipos y áreas de Radio Progreso y el ERIC, se reunió con Monseñor Ángel Garachana, Presidente de la Conferencia de Obispos de Honduras para expresar el compromiso de la Compañía de Jesús con el trabajo que realiza la Radio y ERIC y su compromiso de acompañar la búsqueda de caminos para restablecer el Estado de Derecho y la Democracia en este golpeado país. De igual manera, estuvo en una reunión con los más altos funcionarios de la Embajada de los Estados Unidos en Honduras, en donde se dejó muy en claro la preocupación que la Compañía de Jesús tiene por el compromiso del gobierno de los Estados Unidos con un gobierno violador de derechos humanos, lo cual contribuye a la precariedad de la vida de los defensores y defensoras de dddhh y periodistas entre quienes se sitúa la vida de los miembros del equipo de Radio Progreso y el ERIC.

La visita de la misión de la Compañía de Jesús dejó una alegría profunda en los ambientes en donde los jesuitas trabajamos en Honduras, y de manera muy especial entre los laicos y laicas que han asumido la misión de la Compañía de Jesús como parte de su vida y de su vocación de servicio y entrega a los demás. Esta visita fue un regalo y una caricia del cuerpo apostólico de la Compañía en un tiempo de amenazas, persecuciones, pruebas y también de solidaridades y construcciones humanas y espirituales comunitarias y sociales. La Misión de Delegados nos hicieron sentir que en medio de tantas angustias y dudas, no estamos solos, que somos parte de un cuerpo apostólico que asume como suyas las alegrías, pero también las preocupaciones y acusaciones que se sufren por tratar de estar en cercanía con la vida y lucha de la gente más sufrida y perseguida.

En Honduras, y especialmente en el equipo del ERIC y Radio Progreso, recibimos una inyección de amor y cercanía. Al final, cuando los miembros de la Delegación se regresó tras cumplir con su misión, nos quedamos con esa sensación de que lo que hacemos en este paisito específico, con aciertos, fallos, dudas pero con mucha ilusión, es parte de una misión de fe y justicia que por medio de unas cuantas personas, a veces soñadoras, a veces dolidas, a veces alegres y a veces con sus frustraciones a cuestas, lo realiza la universal Compañía de Jesús, y lo realiza en este trozo harapiento de planeta llamado Honduras, con sus ansias de libertad y justicia, en medio de tantos desamores y desangres.

Entonces, entre tantas fragilidades, seguimos haciendo las mismas cosas de siempre, pero con mucha más fuerza y alegría, porque mucha más gente lleva nuestras cargas para que las vayamos sintiendo más livianas.

1

Padre Melo. Fotografía: Flickr - Brooke Anderson. Licencia Creative Commons.

Comentarios