Abrazo que hace historia: se reconcilian exparamilitar, exguerrillero y general (r)

El acto de reconciliación fue propiciado por el presidente de la Comisión de la Verdad, el jesuita Francisco de Roux. Reportaje de Julys Carmona Henríquez para RCN Radio.

Un momento emotivo y sin precedentes fue el se registró en el Atrio de la Iglesia San Pedro Claver, en el Centro Histórico de Cartagena. En ese lugar se dieron un sentido abrazo un exparamilitar, un exguerrillero y un general en retiro, quienes estuvieron activos en el conflicto armado.

Los protagonistas fueron Alcides Mattos, mejor conocido con el alias de 'El Samario', uno de los líderes de más temidos de las AUC en la Región Caribe; Pastor Álape, miembro del secretariado de las antiguas Farc, y el general retiro del Ejército Nacional, Rafael Colón.

Estos tres actores que antes estuvieron en puntos extremos del conflicto protagonizaron ese acto de perdón y reconciliación, ante la presencia de decenas de personas que concurrieron a escucharlos como parte de un conversatorio organizado por el presidente de la Comisión de la Verdad, el padre Francisco de Roux.

1

Mattos, quien cumplió condena tras someterse a la Ley de Justicia y Paz, afirmó que la palabra debe ser el arma con la que en Colombia se pueda resolver los conflictos.

"Las balas lo único que traen es dolor y sangre. Eso es lo que trae la guerra. Eso lo hemos entendido y es por eso que ahora estamos trabajando por la reconciliación", dijo.

Señaló además que en ese camino de paz reconoce que debe pedir perdón, no cómo una obligación sino como una forma de lograr él también perdonarse por los vejámenes que cometió.

"Hasta la última persona que yo afecté y que con esa persona yo consiga que me perdone, por todo los actos que cometí, hasta ese día yo no voy a estar tranquilo y en paz", afirmó. 

Por su parte, Álape reafirmó su compromiso y aseguró que para él no existe "la más mínima posibilidad" de volver a la guerra. "Hace tres días estuve en mi pueblo y allí reafirme mi compromiso con la construcción de paz porque, allá en el 1979, tomé una embarcación para irme a la guerrilla y estando allá, donde me reencontré con unos familiares, les dije que después de 40 años puedo decirle al país que no vuelvo a mirar atrás", aseveró.

Y coincidiendo con Mattos, sostuvo que no descansará en sus esfuerzos hasta lograr que las víctimas del conflicto le otorguen el perdón. "Ojalá, algún día, todas las personas a quienes causamos daño, a quienes causamos dolor, puedan perdonarnos", expresó.

Entre tanto, el general (r) Rafael Colon manifestó que el camino hacia la paz sigue en construcción y más porque aún las víctimas claman justicia.

"Las huellas de la guerra están marcadas en los rostros de la gente, el estar en medio del conflicto, del fuego de la fuerza pública y el de la guerrilla. Ese rostro, esa huella está marcado de por vida", apuntó. 

No obstante, indicó que en esa justicia se hace necesario que haya verdad y que para llegar a esta no sólo deben hablar aquellos que sostuvieron los fusiles por más de 50 años.

2

"Se hace necesario saber por qué los alcaldes, en San Onofre, ayudaron a las Autodefensas. Esa es una verdad que necesitamos construir ¿Por qué nos demoramos en llegar al Salado o a Chengue? ¿Por qué no hicimos más en proteger a la gente? Esa la verdad que debemos decirle a Colombia", recalcó.

Estas palabras se dieron como parte de un ejercicio de reconciliación que desde la Comisión de La Verdad se desarrolló en el marco de la Semana por la Paz.

Fuente

Comentarios