Centro Social: Nitlapan-UCA Nicaragua

Es un instituto que se especializa en investigar, crear y difundir nuevos modelos y metodologías de desarrollo local, rural y urbano. En sus 25 años de trabajo, ha impulsado iniciativas concretas de desarrollo local combinando servicios financieros y no financieros para los micros, los pequeños y los medianos empresarios del campo y la ciudad, en especial a las mujeres y a los jóvenes.

Nitlapan es un vocablo Náhuatl que significa ”tiempo de sembrar

¿Qué hace Nitlapan-UCA?

Nitlapan es el instituto de investigación y desarrollo de la Universidad Centroamericana (UCA) de Nicaragua que funciona desde el año 1988.

Es un instituto que se especializa en investigar, crear y difundir nuevos modelos y metodologías de desarrollo local, rural y urbano. En sus 25 años de trabajo, ha impulsado iniciativas concretas de desarrollo local combinando servicios financieros y no financieros para los micros, los pequeños y los medianos empresarios del campo y la ciudad, en especial a las mujeres y a los jóvenes.

Entre los casos más exitosos se encuentran:

  • La creación del FDL (Fondo de Desarrollo Local) que inició cómo un programa de crédito de Nitlapan y ahora es la institución microfinanciera más grande de Centroamérica y el socio más importante del instituto.
  • Iniciativas de acceso a tierra a través de diferentes modalidades (compra, alquiler) dirigido principalmente a mujeres, y se institucionalizó como una línea de acción del programa.
  • Se ha trabajado en la formación de capacidades a través diversas modalidades y con diversos sectores: cooperativas, organizaciones locales, líderes comunales, un ejemplo de ello es la realización de diplomados para la formación de actores locales, avalados por la UCA y que son realizados en los propios municipios.
  • Se han publicado libros de referencia nacional como el caso del Campesino Finquero.
  • Se han innovados en acciones que buscan la inserción de los sectores excluidos vía emprendimientos, vía micro-leasing.
  • Se tiene experiencia en trabajar a nivel de municipalidades, en acompañar procesos de negociación.
  • Se tiene experiencia en trabajar con instituciones del gobierno central.

Con el Plan Estratégico (2012-2016), Nitlapan vuelve la mirada al territorio y el enfoque territorial se convierte en la estrategia institucional. El desarrollo territorial promovido por Nitlapan es definido como procesos que los actores gestan para generar círculos virtuosos de crecimiento económico, inclusión social y sostenibilidad ambiental, el fin perseguido es lograr un desarrollo inclusivo, en donde participen los pobres, las mujeres y los jóvenes.

Lecciones de incidencia
Iniciativa para la mediación de conflictos en el municipio de Río Blanco

Contexto

El municipio de Río Blanco pertenece al departamento de Matagalpa, se encuentra ubicado al centro Norte de Nicaragua a 195 kilómetros de la capital del país, Managua. Tiene una extensión de 700 km2 y está conformado por 16 comarcas.

Según el Censo Poblacional de Nicaragua realizado en el 2005, Río Blanco es considerado como un municipio con alto índice de pobreza extrema, 57.7% de la población, es decir, que más de la mitad de la población tiene dos o más necesidades básicas descubiertas.

Las condiciones socioeconómicas de las zonas rurales del municipio, impiden que la población recurra a instancias competentes para la solución de sus conflictos, por razones de costo, por retardación de justicia, por problemas de acceso a las comunidades y por la insatisfacción ante resoluciones emitidas por órganos competentes, que en lugar de solucionar, generan otros.

A esto se añade, que las poblaciones más vulnerables de estas zonas se caracterizan por un fuerte desconocimiento de sus derechos y de los mecanismos para hacerlos respetar, lo que los pone en desventaja frente a cualquier conflicto con actores e instituciones públicas con mayor influencia y/o con mayores capacidades y conocimientos legales.

Para poder resolver este problema, el Poder Judicial ha hecho un esfuerzo notable en hacer llegar la justicia a las comunidades a través de una red de Facilitadores Judiciales Rurales, que son el brazo de los jueces en las comunidades.

Actualmente, en el municipio existen 14 Facilitadores Judiciales; sin embargo, éstos no dan abasto para todos los conflictos que se presentan en el territorio y existe un vacío grande en cuanto a atención de los casos civiles.

Existen también en el municipio, abogados locales que brindan el servicio de mediación, pero cubren esencialmente la zona urbana y cobran por dicho servicio sumas altamente altas que son inaccesibles para los pobladores con menos recursos.

Por otra parte, no existe aún en el municipio una reflexión conjunta de todos los actores involucrados sobre la conflictividad existente y sobre la forma de dar respuesta a dicha conflictividad.

Para responder a esta problemática Nitlapan se propuso de forma general, ”Contribuir a la disminución de la conflictividad en el municipio de Río Blanco” y de manera más específica, ”Desarrollar capacidades locales de Resolución Alterna de Conflictos y Defensoría Comunitaria en 10 comunidades del municipio de Río Blanco”.

En la actualidad Río Blanco es un municipio relacionado con la dinámica ganadera que genera conflictos por recurso naturales (tierra, agua, bosques). Por estas razones, se caracteriza por ser un municipio con un constante crecimiento de la conflictividad tanto a nivel familiar como comunitario.

Desarrollo de capacidades locales para la resolución de conflictos y la defensoría social comunitaria en el municipio de Rio Blanco
Experiencia de incidencia

Nitlapan lleva más de veinte años trabajando en las zonas rurales del país; de los cuales, diez han sido en el municipio de Río Blanco. A través de su trabajo, el Instituto ha identificado que un problema general común en los territorios rurales, es la existencia de una fuerte conflictividad, tanto a nivel individual como a nivel colectivo y muchos de estos conflictos son aún latentes, lo que representa una posible fuente de violencia y de confrontación entre pobladores de la zona. Para responder a esta problemática, la intervención que se llevó a cabo en 10 comunidades del municipio de Río Blanco, tenía tres componentes principales:

(1) La mediación

Contempló a la mediación como una posible solución para resolver conflictos a nivel local. La mayoría de los conflictos se dan entre personas con un mismo nivel de poder (vecinos, parientes o miembros de una misma comunidad), por lo que estos se pueden resolver fácilmente a través del diálogo y de la mediación, pero actualmente no existen en las comunidades las capacidades para lograrlo, por lo que dichos conflictos tienden a eternizarse y tornarse algunas veces violentos.

Era entonces necesario que, se trabajara para que dichos pobladores pudieran resolver sus conflictos de forma no violenta, rápida y ágil. Es por eso, que se propuso la formación de una red de mediadores de conflictos comunitarios y la implementación de una reflexión a nivel local sobre la conflictividad existente en los territorios, con el objetivo de participar de una estrategia local de gestión de la conflictividad.

(2) La defensoría comunitaria

La mediación era una posible solución para poder resolver conflictos a nivel local, pero no era suficiente. En muchos casos, las poblaciones más vulnerables están en conflicto con actores más poderosos que cuestionan sus derechos. Para estas poblaciones es indispensable por una parte, mejorar el conocimiento que tienen de las leyes y de sus derechos, y por otra parte, desarrollar sus capacidades para hacer respetar dichos derechos. El empoderamiento de los pobladores comunitarios en estos aspectos, es un pilar clave para lograr un desarrollo armónico, sostenible y más equitativo en las comunidades del municipio.

Por lo cual se propuso la formación de una red de defensores de derechos.

(3) La incidencia

El proyecto pretendía lograr la construcción de un tejido institucional local para generar respuestas más integrales a los posibles conflictos que existan o puedan existir. En este tejido institucional, buscaba la participación, además de las redes de mediadores y defensores, de las autoridades locales, tales como el poder municipal, los juzgados, la policía, la Iglesia, las ONG, con el objetivo de crear espacios locales de reflexión para compartir los principales hallazgos que existan en las comunidades atendidas, con la finalidad de buscar diferentes alternativas de solución a la problemática del municipio.

Mediante estos tres componentes, la intervención ayudaría a disminuir la conflictividad en el territorio, así como a participar en la defensa de los derechos de las poblaciones más vulnerables.

Actividades

El Centro, es una infraestructura adecuada, un espacio neutral para llevar a cabo las mediaciones.

Su misión, proponer a las partes espacios neutrales y pacíficos para la solución de las controversias y procurando convertirse en una buena alternativa para la reconstrucción de la paz, tolerancia y convivencia social de las comunidades. El centro tendría una legitimidad comunitaria nacional e institucional.

La legitimidad en las comunidades, se basaría en el hecho que los mediadores de conflictos serían seleccionados por los habitantes de las comunidades. La legitimidad nacional e institucional, se debería a que el Centro contaría con la acreditación de la Dirección de Resolución Alterna de Conflicto (DIRAC) , dependencia de la Corte Suprema de Justicia a cargo de todos los procesos de resolución alterna de conflictos en el país.

Esto haría posible que los acuerdos tomados en los procesos de mediación, fueran de cumplimiento obligatorio para las partes y pudieran hacerse efectivos en todas las instancias públicas correspondientes, en particular las instancias del Poder Judicial.

La selección de los candidatos para ser mediadores de conflicto, era un aspecto clave para lograr el éxito de este tipo de intervención. Las características para ser mediador eran: reconocimiento de parte de los pobladores de la comunidad, compromiso fuerte con lo que sería su futura función (trabajo voluntario, reconocimiento en la comunidad, interés por el tema, equidad de género para facilitar la interpretación de los problemas planteados).

Resultados

Se cuenta con un Centro de Mediación autorizado. Al finalizar el proyecto se contó con 42 mediadores, de los 30 propuestos en el proyecto. El 43% de estos son mujeres (18), y el restante 57% (24) son varones. En total se realizaron 258 mediaciones efectivas, de las 150 propuestas en el proyecto. El 58% de las mediaciones fueron realizadas en el casco urbano, y el 42% en las comunidades rurales.

Al finalizar el proyecto, se contó con una red de 27 defensores comunitarios, de los cuales el 33% son mujeres (9), y el 67% (18) son hombres. Se lograron 152 defensorías en los tres años de ejecución del proyecto, de los cuales el 61% fueron acompañamientos para mujeres y el 39% para hombres. Entre los temas atendidos por los defensores se encuentra, tramitación de demanda de pensiones alimenticias, faltas penales, incumplimiento de obligaciones económicas, denuncias, certificados de nacimientos, compra venta de ganado, violencia intrafamiliar.

Se llevaron cabo tres estudios para conocer la situación de conflictividad en el municipio. Todos fueron diagnósticos participativos contaron con la participación de las instituciones y organizaciones civiles locales, contribuyeron por un lado a mejorar el análisis y reflexión y por otro lado, a identificar elementos para mejorar las estrategias de intervención del proyecto y los servicios de mediación con perspectiva de equidad de género.

Se identificaron factores que históricamente han generado conflictos, entre los que se destacan el proceso de colonización, la reforma agraria, la guerra, y la dinámica económica, aunado a la débil institucionalidad.

Conozca más sobre el proyecto Clic Aquí
Fuente:
  • Lecciones de Incidencia II Centros Sociales de la Compañía de Jesús en América Latina comparten sus experiencias y lecciones de incidencia pp. 8-11 Clic Aquí o visite BIBLIOTECA/DOCUMENTOS

Comentarios