Ciudadanos con dos alas

El jesuita Luis Ugalde nos comparte su más reciente texto de análisis sobre la crisis política, social y económica de Venezuela. A la "sin salida" propone dos caminos para el renacer.

Nuestra República está moribunda y no puede levantar vuelo con medias verdades ni con súbditos sumisos y resignados. Tenemos que nacer de nuevo como ciudadanos para quienes “soberanía del pueblo” no sea palabra engañosa del dictador para legitimarse y dominar. Soberanía significa poder del pueblo sobre la vida nacional donde cada venezolano se sienta corresponsable de la construcción de la Venezuela que va a resurgir de las actuales ruinas.

Dos alas para volar. El renacer de Venezuela requiere dos alas: Producción y Solidaridad, que tienen que remar juntas para que el país levante vuelo. Pero son tan distintas que tienden a rechazarse mutuamente.

Producción. En cinco años el Producto Interno Bruto (PIB) se ha hundido a menos de la mitad; tragedia increíble para cualquier país, y hambre, miseria y éxodo para Venezuela. Ello no es causado por una catástrofe natural o una guerra arrasadora, sino por una demagogia reparticionista y populista del aclamado mesías militar: Venezuela - decía- es un país riquísimo, con las mayores reservas petroleras del mundo. ¿Cómo se explica que el pueblo sea pobre en país tan rico? La respuesta mesiánica gustaba a muchos: porque hay tres bandidos que asaltan nuestro ingreso petrolero: el imperio, los corruptos partidos políticos y la empresa privada de los ricos. Pero yo - continuaba diciendo el mesías - llego como vengador y acabaré con la corrupción, expropiaré a estos asaltadores y repartiré al pueblo lo que es suyo. Arrancaré de raíz la empresa privada, invento diabólico para apropiarse de la sangre y producción del trabajador. ¡Grandes aplausos y luz verde sin control!

En estos veinte años el “socialismo del siglo XXI” ha hecho el trabajo: La mayoría de las empresas están cerradas o al 25 % de su capacidad productiva, las instituciones republicanas en ruinas, en quiebra la “PDVSA del pueblo” y el país en el pódium mundial de la corrupción. Estos “socialistas” demostraron que el liberal Adam Smith tenía razón: la riqueza de las naciones no consiste en la cantidad de oro y plata (petróleo, coltan, esmeraldas…) que poseen, sino la cantidad de bienes y servicios que produce su población. Hoy la producción venezolana es ridículamente pobre, debido a que la prédica revolucionaria sembró la idea de que gobernar es distribuir (sin necesidad de producir) la abundante renta petrolera y estimuló todos los reflejos reparticionistas e improductivos hasta llegar a la ruina total.

Para reconstruir el país, todos esos reflejos condicionados deben ser sustituidos por reflejos, estímulos, capacidades e instituciones para producir la riqueza que no tenemos. Productividad y solidaridad son nuestras primeras necesidades.

Solidaridad. La República no es un conglomerado de individuos, de “yos” yuxtapuestos cada uno en su juego impulsado por su egoísmo. La República surge cuando esos habitantes descubren y deciden formar un “nos-otros”, una unión con voluntad común con raíces en el yo de cada uno. No puede haber solidaridad sin pacto social de derechos iguales y sin instituciones de bien común alimentadas y acatadas por todos. Y que todos sientan la Re-pública como una verdadera riqueza y oportunidad en su vida.

El igualitarismo en economía es romántico y gusta a las utopías laicas y religiosas, que son utopías justamente porque atraen pero no tienen lugar en este mundo. El hecho productivo no es igualador, sino diferenciador. Empeñarse en lo contrario es la causa fundamental del fracaso de todos los socialismos y colectivismos. Es diferenciador porque premia más al que produce más y mejor; todo empeño de pagar y retribuir igual a quienes producen distinto, lo mata. La retribución desigual a producción distinta no es un invento perverso del capitalismo, sino que ya practicaba hace miles de años el hombre primitivo que al salir a cazar, recolectar, pescar o sembrar sabía que a mejor trabajo mejor cosecha. En la retribución diferenciada está el imprescindible estímulo económico. La carencia de estímulos productivos mató a la economía soviética y sigue matando a la cubana. Los hechos demostraron que los intentos soñadores de suplir los “estímulos materiales” por “estímulos morales” son pecados “contra natura” económica. Fomentar la productividad, inversión, tecnología, creatividad, libre iniciativa y libre mercado, han hecho que la humanidad pase de una modesta subsistencia a la “revolución permanente de las fuerzas productivas”, como diría Marx.

La Venezuela productiva que necesitamos reverdecerá con estímulos económicos y garantías jurídicas a la inversión, a la productividad, y con un matrimonio bien avenido entre formación-educación y sistema productivo. La buena educación es para formar buenos ciudadanos y productores, no para repartir títulos para el ascenso social. Es desacertado seguir hablando y pensando en “fuerza” de trabajo, pues hoy en el siglo XXI la empresa más vale cuanto mejor sea el “talento” de todos sus integrantes, y mejor enlazados estén los talentos de todo su equipo. Con la primitiva mentalidad capitalista del siglo XIX el fracaso y el conflicto social serían insuperables.

Ahora es más fácil de entender que el divorcio entre empresa y educación, radicalizado por este insensato régimen político, trae la ruina para toda la población y todos los sectores sociales. Con las instituciones en ruinas y bajísima productividad pública, a los gobernantes reparticionistas no les duelen las suspensiones de clases, ni las largas colas de millones de personas perdiendo el tiempo en la aventura cotidiana de conseguir los servicios más básicos y elementales.

Liberalismo y Solidaridad Cuando el liberalismo económico no se toma como una básica condición humana sino se ideologiza con el nombre de “neoliberalismo”, se cae en la ilusión de levantar vuelo sin el ala de la solidaridad y se rechaza enfermizamente todo lo que sea estado social. Es indispensable la solidaridad comprendida y querida (voluntad general) con reconocimiento mutuo entre los diversos miembros y sectores. Voluntad colectiva que se hace realidad en vasos comunicantes, en instituciones verdaderamente solidarias. Por eso cualquier sociedad de economía capitalista inteligente, ha desarrollado instituciones de beneficio común y entre un 35 y un 55 % de los ingresos individuales van al presupuesto común para garantizar a todos el acceso a los básicos y comunes bienes públicos, como salud, educación, seguridad, y múltiples servicios. Ello permite la igualdad de oportunidades que va acompañada de desigual retribución a desigual rendimiento.

Lo que demuestra la historia contemporánea es que las sociedades de liberalismo unilateral o de estatismo igualitario de sello socialista, fracasan por su intento de volar con una sola ala. Libertad sí, pero con igualdad de oportunidades y de dignidad humana, nutridas por la siempre renovada fuente espiritual de la fraternidad que alimenta a ambas.

Es un arte difícil combinar una economía capitalista con una sociedad de democracia solidaria, pero imprescindible afirmar ambos componentes de manera que el uno no anule el buen funcionamiento del otro.

1

Fuente

  • Fotografía principal: Flickr - Wilfredorrh. Licencia Creative Commons. 

Comentarios