Comunicado de los Jesuitas de Venezuela

Compartimos el comunicado del provincial de los jesuitas en Venezuela, Rafael Garrido, S.J., en rechazo al trato del gobierno de Venezuela a los muchos migrantes venezolanos que retornan a su país.

Yo, P. Rafael Garrido, S.J. en mi condición de Provincial de la Compañía de Jesús y en nombre de los jesuitas de Venezuela, me dirijo a la opinión pública para emitir el siguiente comunicado:

  1. La Compañía de Jesús rechaza los términos peyorativos utilizados por un religioso de esta Congregación, con los que se ha referido a los migrantes en situación de retorno al país, pues ofenden la dignidad humana de los hermanos venezolanos que regresan al país en condición irregular debido a los controles desmedidos impuestos por el Ejecutivo Nacional, incluso antes de la pandemia del COVID-19.
  2. Esta actitud no se corresponde con las Preferencias Apostólicas Universales de la Compañía de Jesús, que señalan expresamente: “Confirmamos nuestro compromiso en la atención a los migrantes, desplazados, refugiados, víctimas de las guerras y del tráfico de personas; la defensa de la cultura y existencia digna de los pueblos originarios. Nos proponemos seguir contribuyendo a crear las condiciones para su acogida humana, acompañarlos en su proceso de integración en la sociedad y promover la defensa de sus derechos.”
  3. Los jesuitas estamos comprometidos con el acompañamiento, el servicio y la defensa de las personas en movilización, refugiados y migrantes. En nuestro país atendemos estas realidades a través de nuestra presencia en las fronteras valiéndonos de obras apostólicas como parroquias, el Servicio Jesuita para Refugiados (JRS por sus siglas en inglés), universidades y colegios de Fe y Alegría, quienes llevan adelante esta misión con un gran esfuerzo y mucha generosidad.
  4. Además, invitamos a los voceros oficiales del gobierno a evitar términos discriminatorios que promueven el rechazo y la violación de los derechos consagrados en la Constitución Nacional y en el derecho internacional. Es obligación del Estado generar los mecanismos adecuados para que todos tengan oportunidad de un ingreso digno al país, pues el retorno de nuestros connacionales constituye un derecho humano y constitucional; y evita que las personas queden expuestas a mafias peligrosas que se lucran con el paso de las mismas en las fronteras. Además, es un deber cristiano recibirlos, por lo que es importante que se pueda ofrecer un trato digno y adecuado a las circunstancias, pues son personas que vienen en condiciones de precariedad y vulnerabilidad agudizadas por la pandemia y los riesgos de contagio del Covid-19.
  5. Ratificamos nuestro compromiso, solidaridad y cercanía con las personas que buscan retornar al país, así como con todo el país en medio de esta complicada situación en la que todos debemos sacar lo mejor de nosotros mismos para superarla.

Que la Virgen del Carmen nos encamine al encuentro con los más necesitados para en todo Amar y Servir.

Rafael Garrido, S.J.
Provincial de la Compañía de Jesús en Venezuela

1

Fuente

Comentarios