Con origen en Chile, campaña pide que la ONU declare la pobreza como ilegal

Una campaña internacional, encabezada por el obispo vicario apostólico de la Provincia de Aysén (Chile) Luis Infanti, involucra a varios segmentos sociales y propone que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) emita, en 2018, una declaración que considere ilegal a la pobreza, reflejando una evolución en el pensamiento en favor de la igualdad de oportunidades y de las libertades del individuo. Por Marcela Belchior, Adital

A cuatro años de que la Declaración Universal de los Derechos Humanos cumpla 70 años de existencia, una campaña internacional que involucra a varios segmentos sociales propone que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) emita, en 2018, una declaración que considere ilegal a la pobreza.

En Chile, la campaña está encabezada por el obispo vicario apostólico de la Provincia de Aysén, Luis Infanti, que afirma que ”neoliberalismo y catolicismo no andan de la mano”.

En entrevista con el periódico Diario Uchile, publicada recientemente, Infanti afirma que el sistema neoliberal define la pobreza en función de la cantidad de dinero, modelo que ha sido replicado en políticas públicas y estadísticas de gobiernos que sustentan una reducción de los índices de pobreza en los países, a lo largo del tiempo. Ante esto, propone un cambio en la mirada sobre el concepto de pobreza y empobrecimiento.

”La pobreza yo creo que hay que pensarla un poco más allá de las monedas y el dinero. Hay que pensarla en la indignidad de la persona, todas las situaciones que hacen que una persona sea menoscabada, ofendida, herida en su dignidad la llamamos pobreza. Lo económico es un elemento importante, claro, pero no el único, ciertamente”, argumentó el obispo.

Para Infanti, la desigualdad produce pobreza, porque crea situaciones de marginación. El obispo sostiene que eso puede observarse con mucha claridad y no es casualidad sino el fruto de una política a largo plazo, de una construcción social.
”Las personas que viven la pobreza se sienten indignas, menoscabadas, disminuidas y por cierto, se sienten menos ciudadanos”, apuntó.

1

En ese sentido, Infanti dice que hay un principio neoliberal por detrás de la estructura social, lo que sugiere que, como no se puede eliminar en forma directa la pobreza, es necesario eliminar a los pobres; idea, para él, ”terrible, trágica, inhumana, inmoral y antiética”.

Además, agrega que es preciso repensar el modelo para ubicar las ideas matrices de la marginación, con el propósito de transformar a la sociedad. ”Hay una estructura social, hay intencionalidad, hay leyes, hay organizaciones, grupos, personas que marginan a otros. La misma Constitución, la Constitución Política del Estado de Chile, la que rige actualmente, evidentemente crea varios Chiles”, evaluó.

Para el obispo de Aysén, la pobreza es fruto de una concepción del ser humano y la sociedad necesita pobres para que existan ricos. Ésta sería la razón fundamental del porqué de que la campaña pretenda declarar ilegal a la pobreza, reflejando una evolución en el pensamiento en favor de la igualdad de oportunidades y de las libertades del individuo.

Infanti señala también que es necesario realizar cambios profundos en el área educativa, considerando a la educación como un segmento en el que la desigualdad se manifiesta de manera más evidente y a partir de donde, actualmente, se impulsa y facilita la pobreza. El obispo destaca que la campaña no es una iniciativa de la Iglesia Católica, que este tipo de pensamiento no es compatible con la religión.

Qué es la Declaración de Derechos Humanos

La Declaración fue adoptada por la ONU el 10 de diciembre de 1948, delineando los derechos humanos básicos y lanzando fundamentos ideológicos a todas las naciones. Funciona como referencia para la constitución de pactos y acuerdos internacionales, además de señalar caminos para la actuación de los Estados, internamente.

Entienda el neoliberalismo

El neoliberalismo se apoya en acciones de liberalización económica, como privatización de bienes públicos, libre comercio, mercados abiertos, desregulación y reducciones de los gastos de los gobiernos, con miras a reforzar el papel del sector privado en la economía.

A partir de este tipo de entendimiento político-económico, el Estado sustituye la oferta de servicios públicos a la población por elementos de estudio para la actuación del servicio privado en las necesidades de los ciudadanos, generando un desarrollo dependiente del capital financiero. Eso repercute en la intensificación de la desigualdad de oportunidades entre las personas.

Fuente:

Adital vlsite la página web aquí

Comentarios