Consuelo Vélez: "Este año, la Pascua no solamente se conmemora .... ¡se vive!"

"Los 'misterios de nuestra fe' no son un recuerdo del pasado o una celebración litúrgica, sino que expresan lo que vivimos en el día a día" Afirma la teóloga colombiana Consuelo Vélez en este texto para Religión Digital.

Llega el triduo pascual y esta vez se hace más evidente que los “misterios de nuestra fe” no son un recuerdo del pasado o una celebración litúrgica, sino que expresan lo que vivimos en el día a día y, en esta ocasión, incluso, lo que vivimos a nivel mundial. Este año la muerte ha llegado inesperadamente y se ha llevado -y sigue llevándose- a muchas personas de todas partes del mundo. Y, al mismo tiempo, la esperanza se ha reforzado de muchas maneras, en todos los lugares del planeta, y lo constatamos en tantos gestos de bondad y solidaridad que surgen del corazón humano cuando topamos con los caídos en el camino.

Ahora bien, podemos quedarnos en este devenir de la historia externo, lo que vemos, lo que pasa, lo que hacemos y no profundizar en lo que hay detrás de los acontecimientos para descubrir los errores y pecados a nivel mundial y las inmensas transformaciones que la actual situación nos exige.

1

Este año, la Pascua no solamente se conmemora .... ¡se vive!

Eso pasa con el significado que damos al misterio pascual vivido por Jesús y que se expresa en los ritos litúrgicos que se celebran en esta época. Se predica el amor inmenso que Jesús nos tiene, su muerte por nuestros pecados y su fidelidad a la voluntad del Padre. Se explota muchas veces todo el dolor que pasó al ser flagelado y crucificado. En verdad, nos da compunción de corazón y se espera el pregón pascual para volver a sentir la alegría de que Cristo venció a la muerte. Sin embargo, muy poco se explicitan las causas históricas de la muerte de Jesús y de ahí, el significado también histórico de nuestra confesión de fe en su resurrección.

A Jesús lo matan porque anunció el reino de Dios que implica la justicia, la misericordia, la inclusión, la paz. Y todo esto solo es posible si las estructuras humanas las favorecen y cada uno sale de su propio egoísmo para sentirse prójimo de los otros y se toma en serio que el bien común es superior al bien propio. Además, Jesús cuestionó la imagen de Dios que surge de una religión acomodada a los propios intereses. Por eso su enfrentamiento con las élites religiosas de su tiempo, con aquellos que “velaban” por el estricto cumplimiento del rito y la interpretación “correcta” de la Escritura. Los llamó “sepulcros blanqueados” y realizó signos “provocativos” frente a lo que estas élites consideraban ortodoxo: curar en sábado, comer con pecadores, juntarse con publicanos, samaritanos, mujeres, niños, etc. No anunció un reinado de poder, grandeza, honores sino un reinado de servicio, sencillez, humildad.

Es todo esto lo que hemos de actualizar en este presente que vivimos, en la pandemia que nos atemoriza. Y ya lo hemos expresado en otros momentos. La pandemia en sí expresa nuestra vulnerabilidad, nuestra limitación como seres humanos. Pero los remedios a la pandemia nos confrontan con el modelo de mundo que hemos construido que no estaba preparado para garantizar la vida de todos y todas en los aspectos imprescindibles: salud, alimentación, vivienda, servicios públicos, y todos los demás bienes que deberían pertenecer a la humanidad y no a los pocos “privilegiados” de cada país. La pandemia ha revelado que, si todos no cuentan con todos estos derechos, en una situación así, a todos los afecta, aún a los más privilegiados.

2

Las iglesias, hospital de campaña en tiempo de pandemia

Por tanto, la celebración de este triduo pascual no necesita de mucha imaginación o introspección. La vida real está ahí afectándonos, interpelándonos. El lavatorio de los pies, esta vez, denuncia el poco servicio que hemos realizado con los más pobres: hemos convivido, en cierta manera -tranquilamente- con tantas personas sin bienes básicos, y no nos detuvimos suficientemente a luchar porque se les reconocieran esos derechos. El partir el pan y tomar el vino, signo del Jesús que se entrega, nos revela que comulgar nos exige una fraternidad y sororidad efectiva: si todos no se pueden sentar a la misma mesa, aún no realizamos la cena del Señor.

Así llegamos al viernes de pasión donde tenemos mucho porque pedir perdón. Ya hablamos de la injusticia que ha producido, mantiene y promueve el sistema neoliberal que rige nuestro mundo. Pero también han salido otros sufrimientos cotidianos: la violencia intrafamiliar se ha disparado en muchos lugares, los feminicidios han aumentado, la convivencia se ha hecho difícil pero también la soledad de muchos se ha hecho evidente en este encierro. También se nota la diferencia entre quienes tienen grandes casas y pueden salir a caminar en sus grandes jardines y los que tienen un espacio tan pequeño que ya no saben cómo pasar un día más encerrados en sus cuatro paredes. Y qué decir de los medios digitales a los que no todos tienen acceso para estudiar, para informarse, para distraerse, para comunicarse. Estas y muchas otras realidades hacen evidente la pasión de Cristo real en nuestro mundo.

3

Jesús lava los pies a sus discípuulos

¿Cómo creer en la resurrección? ¿cómo esperarla? ¿cómo celebrarla? Si miramos el evangelio los apóstoles están desconsolados, miedosos e incrédulos. Pero Jesús se les aparece, les dice “no teman” y los envía a anunciar la buena noticia de su resurrección. Y así comenzó la iglesia. Hoy la presencia del resucitado se hará realidad cuando retomemos el camino y trabajemos por hacer de este mundo un lugar habitable para todos y todas. Solo entonces el pregón pascual no lo repetiremos como fórmula, sino como vida; solo entonces el triduo pascual será una celebración no encerrada en una liturgia impecable o en un espectáculo televisivo. Será la vida que una vez más se impone ante la muerte fruto de la condición humana y del pecado del mundo.

4

Compartir el pan Mino Cerezo

Fuente

Comentarios