•   Alfredo Sandoval Villalbazo - IBERO

  •   Ecología

  •   Diciembre 13 de 2019

COP25, un cuestionable ejercicio de mercados con enfoque ecológico

Ciencia básica es minimizada en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático en Madrid; un nuevo revés en la lucha contra el calentamiento global. Nota de Alfredo Sandoval Villalbazo para IBERO.

La solución directa al problema del calentamiento global consiste en una inmediata y drástica reducción de emisiones de dióxido de carbono (CO2) al producirse energía eléctrica. Los grandes emisores han evadido durante décadas su responsabilidad y el daño al planeta está alcanzando niveles catastróficos. A pesar de ello, los intereses económicos siguen prevaleciendo en las reuniones de alto nivel organizadas para supuestamente atacar el problema.

A principios de la Revolución Industrial, las concentraciones de CO2 en la atmósfera eran del orden de 275 partículas por millón (ppm). Actualmente, estos niveles alcanzan 412 ppm, registrándose un aumento pronunciado asociado a la actividad humana a partir de 1950. El CO2 atmosférico evita que una fracción de la radiación infrarroja presente en la superficie terrestre escape al espacio exterior, y es la causa del calentamiento global. Dado que el CO2 recién emitido permanece en la atmósfera entre 50 y 200 años, resulta imperativo reducir las emisiones de este gas de efecto invernadero.[1]

La lógica elemental indica que, para evitar la destrucción ecológica derivada del calentamiento global antropogénico, los principales responsables deben comprometerse a modificar su forma de producir energía; increíblemente, ello no está ocurriendo al ritmo necesario para proteger al planeta. El caso de los Estados Unidos es especialmente dramático, pues el gobierno de este país ya ha emprendido acciones oficiales para retirarse del Acuerdo de París, cuyo objetivo es reducir los gases de efecto invernadero arrojados a la atmósfera.

Durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2019 (COP25), realizada en Madrid, España, diversas organizaciones han denunciado la inacción de los principales emisores de CO2, los cuales han dedicado la mayor parte de sus esfuerzos a elaborar planes financieros complejos con los cuales se busca lucrar con un hipotético mercado de energías alternativas. A pesar de tener la razón, los manifestantes han sido reprimidos y muchos de ellos han sido expulsados de la reunión de manera violenta.

El presente climático parece corresponder a la llamada 'cultura del invernadero' prevista hace 30 años por George Turner en su libro The sea and summer. [2] Hoy este sombrío escenario parece inevitable.

1

Notas:

  1. J.H Mondragón-Suárez, A. Sandoval Villalbazo y F. Breña Ramos, “Calentamiento Global: una secuencia didáctica”, Revista Mexicana de Física E 65 (2019) 52-57. https://rmf.smf.mx/ojs/rmf-e/article/view/467/1213
  2. G. Turner, “The Sea and Summer”, Orion Publishing Company, London, United Kingdom, 2013.

Para leer más artículos del Dr. Alfredo Sandoval, consulte su libro 'Ciencia de botepronto: divulgación científica coyuntural al servicio de la ciudadanía'. PRL/ICM

Fuente

  • IBERO
  • El Dr. Alfredo Sandoval Villalbazo es Académico del Departamento de Física y Matemáticas de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México e Investigador Nacional Nivel II (SNI). Twitter: @Fred_FisMat
  • Fotografía principal: Flickr - Friends of the Earth International. Licencia Creative Commons.

Comentarios