•   Servicio Jesuita a Refugiados LatinoamérIca y el Caribe (SJR LAC)

  •   Migraciones

  •   Venezuela

  •   Noviembre 01 de 2019

Declaración conjunta de ONG´S ante la Conferencia de Solidaridad sobre la criss de refugiados y migrantes de Venezuela

Compartimos la declaración firmada por un diverso listado de ONG'S a nivel mundial que respaldan esta declaración al finalizar la conferencia la semana pasada en Bruselas.

Los días 28 y 29 de octubre, la Unión Europea coorganiza con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), la Conferencia Internacional de Solidaridad sobre la Crisis de los Refugiados y Migrantes Venezolanos en Bruselas. Como red de organizaciones que trabajan en América Latina y el Caribe, analizamos la respuesta regional a la crisis de refugiados y migrantes.

Venezuela ha enfrentado una crisis multidimensional desde 2015, la cual ha generado la salida de millones de personas en los últimos 4 años. Estadísticas recientes indican que, desde entonces, más de 4.5 millones de venezolanos han huido en su mayoría a Colombia (33.36%), Perú (19.18%), Chile (8.2%), Ecuador (7.3%), Brasil (4.7%), Argentina (3.2%), Panamá (2.1%) y México (1%). Se proyecta que, para diciembre de 2019, el número de población desplazada de Venezuela llegará a más de 5 millones de personas, y esta tendencia parecería continuar en el corto plazo. 

Causas de las crisis: 

Las necesidades humanitarias, así como el deterioro socio-económico y político continúan afectando a la población venezolana. Específicamente, el derecho a la alimentación de 31.8 millones de personas se ve comprometido; 94% de la población venezolana no puede cubrir los costos de la canasta básica alimentaria y servicios básicos debido a la recesión económica. 82% de la población no tiene acceso a agua regularmente; si se recibe, frecuentemente no es potable o segura.

Las organizaciones de Derechos Humanos y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) continuamos preocupadas por la situación en Venezuela, destacando que requiere una atención urgente de la comunidad internacional y regional.
 

Llamado de las ONG's para facilitar la acción humanitaria con principios en Venezuela y en la región: 

La crisis no va a solucionarse hasta que sus razones de fondo no sean tratadas conjuntamente por gobiernos y la comunidad internacional completa. Mientras tanto, la asistencia humanitaria y la protección debe ser siempre entregada y prevista bajo los principios humanitarios de humanidad, neutralidad, imparcialidad e independencia, teniendo en cuenta consideraciones de género, edad, discapacidades y diversidad. […] dando prioridad a los casos más urgentes.
 

Llamado para aumentar las medidas de asistencia, protección y soluciones duraderas: 

Las ONG recomiendan: mantener políticas de fronteras abiertas, incluyendo acceso a la reunificación familiar; utilizar la definición ampliada de la Declaración de Cartagena de 1984 para determinar el estatus de los venezolanos en sus territorios; garantizar el acceso a una nacionalidad a los niños nacidos en su territorio, previniendo la apatridia; dar apoyo a países receptores con recursos técnicos y financieros para mejorar sus sistemas de entrada y procesamiento; tener una política de datos abiertos, respetando los estándares de protección de datos para una respuesta más efectiva y ágil; aumento de la cooperación internacional que dé respuesta a las necesidades presentes; reconocer cómo el discurso de odio y discriminación afectan a los venezolanos que buscan refugio y apoyo en la región.
 

Expresiones concretas de solidaridad que necesitan urgentemente los países y las comunidades de acogida: 

  • Se hace un llamado a mayor cooperación técnica y financiera y compromiso frente al impulso para la International Pledging Conference del próximo año.
  • El sector privado puede jugar un rol decisivo en la integración económica de las poblaciones desplazadas, que a su vez facilita la integración social.
  • Los donantes deben aprovechar su financiación para incentivar políticas mejoradas y estandarizadas en toda la región para apoyar a las poblaciones desplazadas y a las comunidades de acogida en los procesos de protección, documentación y regularización, garantizando el acceso a la educación, atención médica y el trabajo.

En conclusión, es importante evitar respuestas unilaterales y maximizar las acciones y respuestas coordinadas y conjuntas entre los gobiernos de la región. Las intervenciones también deben desarrollarse en consulta con Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC's) que trabajan con la población venezolana. Por ejemplo, los Estados involucrados en el Proceso de Quito deben permitir una participación de las OSC's, permitiéndoles compartir los problemas que presencian en los territorios y hacer sugerencias para posibles soluciones.

Fuente

  • Fotografía: Flickr - Galo Naranjo. Licencia Creative Commons.

Comentarios