Demodiversidad. Imaginar nuevas posibilidades democráticas

Un sentimiento de agotamiento histórico y político persigue a Europa. Tras cinco siglos proporcionando soluciones al mundo, parece incapaz de solucionar sus propios problemas. Predomina el sentimiento de que no hay alternativas a la crítica situación actual; que el tejido de cohesión social y contrato social posterior a la Segunda Guerra Mundial, que relacionaba los aumentos de productividad con el aumento de los salarios y la protección social, ha desaparecido para siempre, y que, en lugar de proporcionar mayor crecimiento económico, el resultante aumento de la desigualdad social está hundiendo de hecho a Europa en el estancamiento.

Descargar

Comentarios