Entrevista: Un análisis crítico del gobierno Dilma: ¿a quién atiende prioritariamente?

Ivo Lesbaupin subraya que los avances de la última década fueron puntuales en el área social, la reducción de la extrema pobreza, del desempleo, aumento del ingreso de los trabajadores. Sin embargo, la lista de críticas del entrevistado a las políticas adoptadas sobrepasa a la de las cosas bien hechas en los gobiernos Lula y Dilma. En la entrevista concedida a IHU On-Line vía e-mail, y expresa enfáticamente: “Es necesario superar la concepción neoliberal centrada en el capital financiero (bancos, inversionistas financieros) así como la concepción neo-desarrollista que financia con recursos públicos grandes empresas privadas”. Por IHU-Unisinos.

Una semana antes de las elecciones presidenciales que marcaran los rumbos del país en los próximos años, el sociólogo Ivo Lesbaupin (foto) hace un balance de los últimos doce años de gestión petista al frente de la Presidencia de la República, y expresa enfáticamente: Es necesario superar la concepción neoliberal centrada en el capital financiero ( bancos, inversionistas financieros) así como la concepción neo-desarrollista que financia con recursos públicos grandes empresas privadas.

1

En la siguiente entrevista concedida a IHU On-Line vía e-mail Ivo Lesbaupin subraya que los avances de la última década fueron puntuales en el área social, como la reducción de la extrema pobreza, del desempleo, aumento del ingreso de los trabajadores y un mayor acceso a los bienes de consumo. Sin embargo, la lista de críticas del entrevistado a las políticas adoptadas sobrepasa a la de las cosas bien hechas en los gobiernos Lula y Dilma y las compara a lo que denomina ”una política de derecha, es decir, políticas que favorecen a los intereses de los grandes grupos económicos, políticas perjudiciales para la gran mayoría del pueblo brasileño y que ponen en peligro el futuro del país”.

Y agrega: ”El problema es saber por dieron continuidad a varias políticas del anterior gobierno de FHC”. Lesbaupin enumera entre sus críticas, la no auditoría de la deuda pública, que es ”una exigencia de la Constitución de 1988”, y que garantiza que el ”40% del presupuesto público continúe yendo a manos de los ricos (…) La deuda externa llegó, en diciembre de 2013, a 485 mil millones de dólares, y la deuda interna a 2 billones, 900 mil millones de reales. En suma, casi la mitad del presupuesto público va a la pequeña capa más rica del país – que son aquellos que reciben los intereses de la deuda - además de los acreedores externos. En cambio, por otra parte, sólo el 5% se dedica salud y 4% a educación”.

La ”alianza del gobierno con el agronegocio” también desencadenó una serie de consecuencias, como el olvido de reforma agraria, políticas de incentivo a los transgénicos, que ”se plantan libremente en Brasil”, el uso creciente de agrotoxicos en los cultivos brasileños, y ”un proceso de abandono, descuido y la destrucción de los pueblos indígenas”, porque” el gobierno resucitó la política indígena de la dictadura, según la cual «el indio no puede obstaculizar el progreso del país”.

Electo también debido a sus críticas a las políticas privatizadoras del ex presidente Fernando Henrique Cardoso – FHC, el gobierno actual ”retomó con fuerza las privatizaciones (…) El gobierno FHC quebró el monopolio de Petrobras y 60% de las acciones de esta empresa están hoy en manos privadas. El gobierno Lula no revirtió este proceso. El gobierno FHC inició en 1997 la subasta de las áreas de explotación de petróleo. Los gobiernos Lula y Dilma no interrumpieron las subastas, a pesar de las protestas de los trabajadores del petróleo. El gobierno Dilma realizó enfrentando la oposición de todos los movimientos sociales – la primera subasta de un campo del pre-sal (Libra), cuyas reservas son inmensas”, deplora.

Ivo Lesbaupin Es profesor de la Universidad Federal de Rio de Janeiro – UFRJ y coordinador de la ONG Iser Asesoría de Rio de Janeiro. Es doctor en Sociología por la Unversiteé de Toulouse-Le Mirail-, Francia. Es autor y organizador de varios libros, entre ellos: El Desmonte la nación: Balance del gobierno de FHC (1999) el gobierno; El Desmonte la nación en los datos (con Adhemar Mineiro, 2002); Un análisis del Gobierno Lula (2003-2010): de cómo servir a los ricos, sin dejar de atender a los pobres (2010).

Acompañe la entrevista.

IHU On-Line - ¿Cuál es su evaluación de los 12 años del PT en el gobierno y, sobre todo, el gobierno Dilma? ¿Se ha avanzado?
Ivo Lesbaupin - Brasil ha avanzado en los últimos años. Redujo fuertemente desempleo, promovió la transferencia de ingresos a los sectores más pobres de la población, valorizando el salario mínimo por encima de la inflación. Los datos muestran que, en los últimos diez años, unos 30 millones de brasileños han salido de la pobreza extrema y los trabajadores alcanzaron un mejor ingreso, teniendo acceso a bienes de consumo a los que no antes no tenían. Esto fue un salto significativo en nuestra realidad social. Brasil fue uno de los países donde hubo una mayor reducción de la pobreza durante este período.

Hubo avances también en el área de agricultura familiar, como al expansión del crédito rural y programas como el Programa Nacional de Fortalecimiento de la Agricultura Familiar - PRONAF y el Programa de Adquisición de Alimentos - PAA, que han ayudado a los pequeños agricultores en el campo.

Además de estos, podríamos citar la revalorización de Estado seriamente atacado durante el gobierno de Cardoso; la política exterior - este punto es muy significativo - se hizo más independiente, sobre todo en la relación con los gobiernos ”progresistas”, a quienes Estados Unidos quería aislar. La lucha contra el trabajo esclavo se volvió sistemática.
”Las grandes empresas contratistas tienen un peso determinante en las decisiones sobre las más importantes obras públicas do país

Hay que apuntar las victorias obtenidas en el Marco Civil del Internet y del Marco Regulatorio de las Organizaciones de la Sociedad Civil, alcanzadas este año.

A pesar de las limitaciones, como el poco tiempo para el trabajo - dos años - la iniciativa llena un vacío de casi 30 años. El intento de relegitimar a la dictadura que se estaba produciendo se vino a tierra, gracias en gran parte a la iniciación de este proceso.

Podríamos citar una serie de otras buenas políticas aplicadas por este gobierno. Pero esto es sólo una pequeña parte de lo que está haciendo. Digo tranquilamente los gobiernos de Lula y Dilma representan un avance en relación el gobierno de Cardoso, especialmente en el área social (reducción del desempleo, el ingreso de los sectores populares, el salario mínimo valorizados). El problema, como veremos, más adelante, es saber porque dieron continuidad a varias políticas de ese gobierno [1].

Cabe destacar la instalación de la Comisión de la Verdad por el gobierno Dilma. Aun considerando las limitaciones, como el corto tiempo de trabajo - dos años-, la iniciativa vino a llenar una laguna de casi 30 años. El intento de relegitimar la dictadura que venía haciendo, fracasó en buena parte gracias al desencadenamiento de este proceso.

Podríamos citar una serie de otras buenas políticas aplicadas por este gobierno. Pero esto es sólo una pequeña parte de lo que está haciendo. Digo tranquilamente los gobiernos de Lula y Dilma representan un avance en relación el gobierno de Cardoso, especialmente en el área social (reducción del desempleo, el ingreso de los sectores populares, el salario mínimo valorizados). El problema, como veremos, más adelante, es saber porque dieron continuidad a varias políticas de aquel gobierno [1]

IHU On-Line - ¿Cuáles son las críticas que hace el gobierno actual?
Ivo Lesbaupin - El actual gobierno ha implementado otras políticas durante su mandato - algunas de los cuales son estructurales - y uno puede predecir que si hubiera un segundo mandato, se mantendrán, ya que no ha habido una evaluación crítica de su parte.

  • Hay un proceso de abandono, descuido y destrucción de los pueblos indígenas [2]. El gobierno resucitó la política indígena de la dictadura, según el cual ”el indio no puede obstaculizar el progreso del país” (progreso, léase: agronegocio, minería, hidroeléctricas).
  • No hubo Auditoría de la Deuda Pública, una exigencia de la Constitución de 1988 (lo que significa que un 40% del presupuesto público seguirá yendo a los ricos). En esta campaña electoral, esta posibilidad ni siquiera se mencionó.

Las privatizaciones se han reanudado con fuerza.

  • No hubo reforma agraria ni en el gobierno de Lula ni el gobierno Dilma, debido a la alianza con el agronegocio.
  • Los transgénicos se plantan libremente en Brasil (aunque los científicos de todo el mundo ya han demostrado ser perjudiciales para la salud) [3].
  • Los agrotoxicos son ampliamente vendidos y utilizados (y se sabe que lenta e inexorablemente socavan la salud de la población, es un ”veneno en nuestra mesa”) [4]. Brasil es el segundo mayor ”consumidor” de plaguicidas en el mundo.
  • Se están construyendo o están proyectadas decenas de represas, especialmente en la Amazonia, afectando los derechos de los pueblos indígenas, quilombolas y ribereños que habitan estos lugares costeros.
  • El agronegocio se ha ampliado con el apoyo del gobierno.
  • Los grandes contratistas tienen un papel determinante en la decisión de las obras públicas más importantes del país.
  • El sistema de energía eléctrica se estructura de tal manera que permite grandes ganancias a las empresas privadas y el pueblo es quien paga la cuenta. [5]
  • Hay una profunda indiferencia por el tema ambiental, debido al sometimiento a los intereses del agronegocio, de los contratistas y de las empresas mineras.
  • Los bancos siguen teniendo beneficios récord, gracias a la política de altos intereses, las mayores tasas de interés reales en el mundo [6].
  • El Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social - BNDES ofrece recursos públicos para apoyar a grandes corporaciones privadas. Y los contribuyentes no saben quiénes son, cuanto que reciben, porque fueron elegidos (el grado de transparencia es muy bajo). Y también no sabemos lo qué pasó con el S BNDES.
  • El gobierno mantuvo un ítem de la legislación de pensiones introducida por FHC que hiere gravemente a los trabajadores: el ”factor de previdencia”. Los movimientos de los trabajadores luchan desde entonces por derogar este ”factor”. En doce años, Lula y Dilma no cedieron a la presión de los trabajadores: prefirieron ceder al capital privado. Todas estas políticas son políticas de derecha, es decir, políticas que sirven a los intereses de los grandes grupos económicos, políticas perjudiciales para la gran mayoría del pueblo brasileño y ponen en peligro el futuro del país.

IHU On-Line - ¿Quiénes son los principales beneficiarios de las políticas actuales? ¿A quién prioriza en su atención este gobierno?
Ivo Lesbaupin - Veamos los tres primeros:

El capital financiero (bancos y los inversores financieros) - Más del 40% del presupuesto de la Unión se destina a pagar la deuda pública, interna y externa y sus intereses. La deuda externa alcanzó en diciembre de 2013 a 485 mil millones de reales y la deuda interna (deuda nacional), 2 billones y 900 mil millones de reales. cf. Auditoría Ciudadana de la Deuda.

En definitiva, el destino de casi la mitad del presupuesto es la pequeña cúpula más rica del país - que son los que reciben los intereses de la deuda - además de los acreedores externos. Mientras tanto, sólo el 5% se destina a la salud y el 4% para la educación.

Presupuesto general de la Unión Federal - Ejecutado en 2013 Total: R $ 1,783.trillones.

Los grandes contratistas - Hay otro sector privilegiado por el gobierno: son los grandes contratistas - Odebrecht, OAS, Camargo Correa, Andrade Gutiérrez. Ellos están en todas las grandes infraestructuras del país, incluidas las plantas hidroeléctricas - Belo Monte es el ejemplo más notorio. Incluso cuando no cumplen las condiciones a que se han comprometido, continúan recibiendo fondos de BNDES para sus obras. No sin razón, se encuentran entre los principales contribuyentes a las campañas electorales.

Agronegocio - Para garantizar la exportación de unos pocos productos primarios - un elemento central de su política económica - el gobierno ha efectuado una alianza con el agronegocio, por lo que no hubo reforma agraria en el país. Y no hay ninguna disposición en un futuro gobierno de continuidad, de que vaya a realizarse. Estamos viviendo un proceso de re-primarización de la economía del país - desde el gobierno FHC, la industrialización dejó de ser prioridad - y el agronegocio es presentado por el gobierno y los medios de comunicación como el principal factor de desarrollo del país.

IHU On-Line - ¿Cómo evalúa las principales políticas contra la exclusión social?
Ivo Lesbaupin - Ellas existen y han tenido efectos significativos, como dije al principio, y todos reconocen su valor - hasta la oposición. Pero no ocupan el primer lugar en el desembolso de los fondos públicos. Basta con comparar cuánto se destina a los intereses de la deuda (el rico), y la cantidad que entra en las grandes políticas sociales - salud y la educación (no sin razón, estos fueron, además de transporte, las políticas que la mayoría de las manifestaciones cuestionaron en junio 2013).
Pero, vamos también otros elementos importantes.

Privatizaciones

El gobierno actual fue elegido en 2010 con una candidatura anti-privatización- en oposición al proyecto neoliberal del PSDB. Sin embargo, el candidato electo reanudó con fuerza las privatizaciones, comenzó a privatizar los puertos, aeropuertos, carreteras y mantuvo las prácticas de APP (asociaciones público-privadas, otro nombre para la privatización).

Ha habido una dura lucha en las universidades públicas para mantener los hospitales universitarios en la gestión y el control públicos, contra de los esfuerzos del gobierno de transferirlos a la gestión privada. El gobierno Cardoso terminó con el monopolio (estatal) de Petrobras y el 60% de las acciones de esta empresa se encuentran ahora en manos privadas. El gobierno de Lula no revirtió este proceso.

El gobierno de FHC puso en marcha en 1997 la subasta de áreas de exploración petrolera. Lula y Dilma gobiernos no interrumpieron las subastas, a pesar de las protestas de los trabadores petroleros. El gobierno de Dilma efectuó - en contra de la oposición de todos los movimientos sociales - la primera subasta de un campo de la pre-sal (Libra), cuyas reservas son inmensas. ¿El petróleo es nuestro? No, ya que parte el será de las multinacionales extranjeras que participan en el consorcio que ganó la subasta. Téngase en cuenta que, para asegurar la subasta, el gobierno utilizó los mismos métodos de los tiempos de FHC (casos Vale y Telebras): tropas militares y la policía, por un lado, y un batallón de abogados, por el otro, para revocar los recursos legales interpuestos.

La desigualdad social

Muchos han alabado la reducción de la desigualdad social desde el inicio del gobierno Lula hoy. El coeficiente de Gini, que mide la desigualdad, ha mejorado año tras año (aunque, recientemente, la mejoría fue pequeña). El índice de Gini se basa en datos de la Encuesta Nacional de Hogares, que capta la masa de las rentas del trabajo y el pago de los beneficios monetarios de la política social. Sin embargo, otra parte de la renta nacional - intereses, utilidades, dividendos - no es captada por esta investigación [7].

Es precisamente en esta parte donde están, por ejemplo, el interés de la deuda, recibido por los más ricos. Entre la capa más rica de la sociedad - entre el 1 y el 2% de la población - y los más pobres, la distancia aumentó: el ingreso de los pobres ha mejorado, sin duda, como el salario mínimo, pero los ingresos de los ricos ha aumentado mucho más [8].

Por otro lado, Brasil lleva otra ”herencia maldita”: el sistema tributario regresivo, que el gobierno de Cardoso acentúo. Esto significa que en lugar de distribuir, concentra los ingresos. En él, los pobres pagan proporcionalmente más que los ricos, porque la mayoría del peso es el impuesto sobre el consumo. El gobierno de Lula ha hecho pequeñas mejoras en este sistema, pero sin cambiar la estructura regresiva. Los gobiernos de Lula-Dilma no reformaron el sistema tributario para acabar con esta estructura reproductora de la desigualdad.

Una primera forma de cambiar esta grave injusticia sería hacer una reforma tributaria para convertir el sistema en progresivo (quien que reciben más, paga más, el mayor peso se aplica a la renta, no en el consumo).

Una segunda manera de reducir la transferencia de recursos a los ricos: sería realizar una auditoría de la deuda pública. Ella demostraría que una parte de la deuda que nosotros estamos pagando es irregular y [dejar de pagarla] disminuiría sustancialmente el sangrado de los recursos públicos. La única auditoría que el país hizo en 1931, encontró que el 60% de la deuda no tenía documentos que la comprobasen. Lo mismo ocurrió más de 70 años después, cuando Ecuador realizó su auditoría en 2009: 65% de la deuda estaba contaminado con irregularidades. Cómo nuestra deuda externa fue contraída principalmente durante la dictadura cívico-militar de 1964-1985, cuando el Congreso no tenía acceso a los documentos, hay indicios bien fundados de que gran parte de esta deuda es indebida. Solo una auditoría podría verificar y confirmar.

Este es una exigencia de la Constitución de 1988, que ni el gobierno de FHC, ni los gobiernos del PT han puesto en práctica. Con esto, favorecen a unos pocos privilegiados que ganan fortunas con el mantenimiento del statu quo. Y perjudican a la gran mayoría que sufre las consecuencias de que los recursos públicos no sean empleados donde deberían: esta es la razón de la falta de recursos suficientes para la salud, la educación, el transporte, saneamiento básico, los servicios públicos en general.

IHU On-Line - ¿Cuál sería una alternativa a la política que se viene desarrollando en Brasil?
Ivo Lesbaupin - Ya he adelantado algunos aspectos de esta cuestión en repuestas anteriores [9].
Revisar el modelo económico - Es necesario superar la concepción neoliberal, centrada en el capital financiero (bancos, inversores financieros), así como la concepción neo desarrollista, de financiar con fondos públicos a las grandes empresas privadas. Detener el proceso de privatización de los servicios públicos y los recursos naturales (incluyendo el petróleo).

Si queremos evitar el desastre ambiental que se anuncia, tenemos que construir una economía basada en una nueva concepción de desarrollo capaz de satisfacer las necesidades de la población, respetando los límites de la naturaleza [10]. Es necesario cambiar urgentemente la matriz energética, haciendo énfasis en las energías renovables, en particular la energía solar - lo que debería ser una iniciativa pública, no del capital privado. Nosotros podríamos ser el primer país en el mundo en tecnología y en el uso de la energía solar: depende únicamente de la voluntad política.

Tenemos que producir lo que necesitamos y no depredar los bienes naturales, tan fundamentales para nuestra existencia. Todos los alimentos que necesitamos pueden ser producidos por la agroecología - que se practica en varias partes del país, pero no hay una política nacional en este sentido - para tener alimentos saludables, sin transgénicos, libres de agrotoxicos.
Necesitamos una política coherente de transporte público sostenible (basado sobre todo en los carriles - trenes, metros, etc.), no está centrada en el automóvil, que garantice los medios de locomoción digno para satisfacer las necesidades de la mayoría de la sociedad.

Las otras políticas, me limitaré a enumerarlas, por limitaciones de espacio:

  • Defender y garantizar los derechos de los pueblos indígenas;
  • La realización de una auditoría de la deuda pública;
  • Promoción de la Reforma del Sistema Político;
  • Realizar una Reforma Tributaria conducta, por lo que el sistema se vuelva progresiva;
  • Establecer un Impuesto a las Transacciones Financieras;
  • Realizar una Reforma Agraria;
  • Promoción de la Reforma Urbana;
  • Democratizar los medios de comunicación;
  • Democratizar el poder judicial;
  • Interrumpir los megaproyectos (hidroeléctricos, de transposición del río São Francisco);
  • Implementar el control social de la gestión pública (incluida la política económica).

2

IHU On-Line - ¿Quiere añadir algo?
Ivo Lesbaupin - Yo quería hacer un último comentario: es legítimo en la carrera electoral, criticar a los demás candidatos, por representar sectores, defender las políticas de la derecha o hacer alianzas con la derecha. Sin embargo, es necesario probar no sólo acusar [11]. Sin embargo, si examinamos el actual gobierno, vemos que, a pesar de reconocer sus avances en muchos sectores, él tiene alianzas serias con la derecha y sus principales políticas son aquellas que sirven a los intereses de los grandes grupos económicos.

Notas

[1] La primera reforma estructural adoptada por el gobierno de Lula fue la reforma de la previdencia social del sector público, que el gobierno de Cardoso había tratado de hacer, pero sin lograrlo, principalmente por la oposición de PT. En el gobierno, el PT la hizo para servir a los intereses del capital privado.
[2] ”Los indígenas viven en una Franja de Gaza brasileira, dice Eduardo Viveiros de Castro ”. ”¿Por qué los indios encabezan el ranking de suicidios en Brasil?” Blog Bruno Paes Manso. El Estado de São Paulo, 07/07/2014.
[3] ”Científicos piden la suspensión de los transgénicos en todo o mundo”. ”En una Carta de 815 científicos de todo el mundo advierten a los gobiernos a los riesgos de los transgénicos: ”Nosotros, los científicos abajo firmantes, pedimos la suspensión inmediata de todos los permisos ambientales de los cultivos modificados genéticamente y productos derivados de ellos, tanto en el comercio y en las pruebas de a la intemperie durante al menos cinco años”; (...). Los motivos son los peligros que los transgénicos representan la biodiversidad, la seguridad alimentaria, la salud humana y animal; Por otra parte, con ellos se intensifican el monopolio corporativo, exacerban las desigualdades y se impiden los cambios para que agricultura sostenible puede garantizar la seguridad alimentaria y la salud en todo el mundo. 06/12/2014.
[4] Además de la excelente documental Silvio Tendler,
”El veneno está sobre la mesa”, vale la pena mencionar el libro queMarie-Monique Robin publicó analizando el resultado de la utilización de pesticidas, fungicidas, insecticidas (comúnmente llamados pesticidas) para los agricultores, en primer lugar, y para todos los que utilizan los alimentos producidos con el uso de estos productos químicos, titulado ”Nuestro veneno cotidiano” (”quotidien veneno Notre”, Paris / Issy les Molineaux, ed. Ediciones la Découverte / Arte, 2011) .
[5]
”La retórica del desarrollo y el fantasma del apagón en el enmarañado juego de la disputa política.” Entrevista Especial con Celio Bermann.
[6] En este gobierno, la tasa de interés sólo bajó un durante un año, luego volvieron a subir.
[7] Sobre este tema, véase Guillerme Delgado,
”Desigualdad social en Brasil”, en el libro Los Años Lula. Contribuciones a un balance crítico 2003-2010 (Río de Janeiro, Garamond, 2010), p. 413-418.
[8] La combinación de superávit primario (...) con la política monetaria de intereses altos al incidir en la deuda pública provocan,
”uno de los mecanismos más perversos de transferir ingresos de los pobres a los ricos de que se tiene en la historia del capitalismo. (...) De hecho, el más poderoso mecanismo de concentración de los ingresos en la economía es esta combinación perversa de la política fiscal y con la monetaria, donde el Estado actúa como un redistribuidor del ingreso y la riqueza en favor de los poderosos ” (Asís, 2005: 89). (Extracto de mi artículo ¿”Riesgo de giro a la derecha?”, Noviembre / 2013).
[9] Hay propuestas ya producidas en Brasil que se dieron a conocer en los últimos meses: por ejemplo,
”Agenda Brasil Sostenible”, presenta siete prioridades estratégicas, elaboradas por 60 organizaciones de la sociedad civil; más de 60 movimientos y organizaciones sociales han presentado recientemente una plataforma política para ser debatida en el proceso electoral. Varias de las políticas e iniciativas que he enumerado aquí, constan en estas propuestas.
[10] Véase: Ivo Lesbaupin,
”Por nuevas concepciones del desarrollo.//” En: ABONG (org.). Por otro desarrollo. São Paulo, MAXPRINT Editora y Gráfica, 2012, p. 37-48.
[11] Hay candidatos que se presentan claramente como de derecha, no es necesario demostrarlo
Traducción: ricazuga51@yahoo.com

Fuente:

Adital: Clic Aquí

Comentarios