La pobreza es una elección política

El Enviado de las Naciones Unidas (ONU) sobre Pobreza Extrema y Derechos Humanos, Philip Alston, acaba de emitir una crítica fulminante al sistema internacional. Nota de Stephen McCloskey para Democracia Abierta.

El Enviado de las Naciones Unidas (ONU) sobre Pobreza Extrema y Derechos Humanos, Philip Alston, acaba de publicar su informe final, una crítica fulminante a los esfuerzos internacionales para eliminar la pobreza que resulta de la "negligencia de muchos años" por parte de "muchos gobiernos, economistas y defensores de los derechos humanos".

En el centro de su informe se encuentran las fallas institucionales del Banco Mundial para familiarizarse con la escala de la pobreza global, que constantemente minimiza utilizando la herramienta de medición defectuosa de la línea internacional de pobreza, o IPL por sus siglas en inglés. La IPL, argumenta Alston, establece el punto de referencia de la pobreza en un nivel demasiado bajo para mantener una vida digna, consistente con los derechos humanos básicos.

Basado en un promedio de las líneas de pobreza nacionales adoptadas por algunos de los países más pobres del mundo y calculadas usando la 'paridad del poder adquisitivo' (o PPP por sus siglas en inglés), la IPL es ridículamente baja, que asciende, por ejemplo, a solo $1.90 por día en los Estados Unidos y €1,41 en Portugal. Pero, incluso utilizando este "nivel de vida asombrosamente bajo" como un barómetro de la pobreza, el informe identifica a 700 millones de personas que viven con menos de $1.90 por día.

Al criticar una "imagen engañosamente positiva" que ha sustentado una "década de triunfalismo fuera de lugar", Alston propone abandonar la IPL por "un amplio tablero de indicadores multidimensionales" que ofrece una imagen más precisa y matizada de la pobreza a nivel nacional e internacional.

1

Philip Alston, Special Rapporteur on Extreme Poverty and Human Rights, 22 June 2018. Flickr/UN Photo/Jean-Marc Ferré. CC BY-NC-ND 2.0.

El desempeño de China.

El informe acepta que "se han logrado grandes avances en la mejora de la vida de miles de millones de personas en los últimos dos siglos", pero cuestiona el titular del Banco Mundial que afirma que la pobreza extrema se redujo de 1.895 millones de personas en 1990 a 736 millones en 2015. Estas cifras ocultan el desempeño excepcional de China, que elevó más de 750 millones por encima de la IPL del Banco en ese período.

Lo que distingue a China de la mayoría de los otros países del Sur global, argumenta el economista Jason Hickel, es que no fue sometido a la "terapia de choque" del Banco Mundial y los programas de ajuste estructural (SAP por sus siglas en inglés) del Fondo Monetario Internacional (FMI). Los SAP eran "reformas" neoliberales a menudo vinculadas como condiciones para los préstamos del FMI a los países pobres, que incluían la eliminación de aranceles a las importaciones, la priorización de la producción para la exportación, la privatización de servicios y servicios públicos y la eliminación de los controles de precios. "En lugar de verse obligado a adoptar un modelo único para el capitalismo de libre mercado", sugiere Hickel, "China se basó en políticas de desarrollo dirigidas por el estado y gradualmente liberalizó su economía en sus propios términos".

La sostenibilidad del impresionante desempeño económico de China ha sido cuestionada porque ha sido impulsada por una economía de bajos salarios y un sector manufacturero intensivo en recursos que lo ha convertido en el mayor emisor de gases de efecto invernadero del mundo. La desigualdad de ingresos de China sigue siendo relativamente alta, con 373 millones de chinos viviendo por debajo de la línea de pobreza de ingresos medios altos de US $5,50 por día. Esta no es una alternativa basada en los derechos de los SAP del FMI, pero, sin embargo, el enfoque de China ha sacado a cientos de millones de personas de la pobreza.

De hecho, Alston argumenta que sin la "contribución descomunal" de China al desarrollo, el conteo global de pobreza "apenas habría cambiado", cuestionando así las "cuentas de celebración" de los logros del Banco Mundial y otros. Hickel también sugiere que "es falso ... construir una narrativa de reducción de la desigualdad que se base en las ganancias de China y afirmarlo como una victoria para el enfoque de Washington a la globalización del libre mercado". Sostiene que los SAP fueron diseñados para estimular el crecimiento y facilitar el pago de la deuda, pero en cambio han debilitado la mano del estado en términos de supervisión económica y han profundizado la carga de la deuda de los países pobres.

Hoy, 64 países del Sur global gastan más en el pago de deudas que en atención médica, algo que ha debilitado su capacidad para combatir la pandemia de coronavirus. Este problema se ve agravado por el hecho de que los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), una iniciativa de la ONU lanzada con gran fanfarria en 2015 para "acabar con la pobreza en todas sus formas en todas partes", también están enviando señales de angustia.

Los ODS: "carteles coloridos e informes insípidos"

El informe del Enviado Especial dice de los ODS que "La ONU y sus estados miembros están caminando dormidos hacia el fracaso ... Cinco años después de su adopción, es hora de reconocer que los ODS simplemente no se cumplirán".
Alston cuestiona cómo el Objetivo 8 (que exige un aumento del Producto Interno Bruto, PIB, en los países de bajos ingresos del 7% para 2030) es acorde con el Objetivo 13, que exige "medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus impactos". En resumen, los Objetivos parecen ser cómplices de la misma agenda de crecimiento neoliberal que ha precipitado la crisis existencial del cambio climático y que socava el objetivo del IPCC (Panel Intergubernamental en Cambio Climático por sus siglas en inglés) de limitar el calentamiento global a 1.5 ° C del promedio preindustrial.

Otras críticas a los Objetivos incluyen su dependencia del financiamiento del sector privado y la filantropía para lograr sus objetivos, en lugar de buscar activamente una realineación estructural de la economía global hacia una tributación y redistribución equitativa, y el hecho de que los ODS, como los Objetivos de Desarrollo del Milenio antes de estos, usan la IPL como barómetro. Esto significa que incluso si se cumplen sus objetivos, miles de millones de personas aún enfrentarán serias privaciones. Esta interpretación limitada de la pobreza, argumenta el informe, no logra enmarcar la erradicación de la pobreza en el contexto de los derechos humanos fundamentales que "a menudo son invisibles en el contexto general de los ODS".

Como para respaldar los hallazgos del Relator Especial, el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, ha admitido que el progreso hacia los ODS está "seriamente desviado". Según el informe de Alston, el problema subyacente es que "el crecimiento económico está en el centro de los ODS, el motor en el que se basa para sacar a las personas de la pobreza" y prioriza "un entorno empresarial propicio sobre el empoderamiento de las personas".

No llega a pedir que se abandonen los Objetivos, pero cree que deben ser recalibrados y revitalizados, con mecanismos más estrictos introducidos para el monitoreo y la evaluación. En una mordaz evaluación, Alston concluye que:

“En lugar de promover el empoderamiento, la financiación, las asociaciones y la rendición de cuentas, demasiada energía que rodea el proceso de los ODS se ha destinado a generar portales, paneles, planes de participación de las partes interesadas, informes insípidos y carteles coloridos. Las evaluaciones oficiales rara vez son críticas o centradas, y a menudo se esconden detrás de la jerga".

Pero, ¿tienen los responsables de los Objetivos la agilidad, la flexibilidad y la resolución de cambiar su metodología a mitad de camino, especialmente cuando tantos de sus socios y patrocinadores multilaterales están casados con el imperativo de alto crecimiento que sustenta las concepciones generales de "desarrollo"? Aún más desafiante, ¿pueden hacerlo en medio de una pandemia de salud y una emergencia climática?

Covid-19

El informe del Enviado Especial se basa en los hallazgos del Banco Mundial que sugieren que la Covid-19 empujará a 176 millones de personas a la pobreza en una línea de pobreza más alta de $3.20 y, sin embargo, “muchos gobiernos han visto a la Covid-19 como un desafío pasajero que debe ser soportado."
Con el FMI pronosticando la peor recesión económica desde la Gran Depresión, y una pérdida acumulativa para el PIB mundial de $9 billones, existe una preocupación comprensible entre los trabajadores en ocupaciones mal pagadas de que sus medios de vida estén amenazados. Estos temores parecen estar bien fundamentados, dado que 20 millones de trabajadores perdieron sus empleos en los Estados Unidos en abril y el desempleo se disparó a casi el 15 por ciento.

Para aquellos en la primera línea de la pandemia, trabajadores esenciales, muchas de los cuales están mal remuneradas y en ocupaciones precarias, la preocupación es que los gobiernos dupliquen las respuestas neoliberales a la Covid-19 como lo hicieron con grandes en la década posterior a la Crisis financiera de 2008 mediante la implementación de nuevas medidas de austeridad, congelaciones salariales, recortes de servicios públicos y despidos. Es probable que esto profundice las divisiones raciales y de clase que ya han sido expuestas por la pandemia, al tiempo que ignora la "indispensabilidad de la reestructuración económica y social a gran escala" como dice Alston.

Oxfam que en 2019, 2,153 personas poseían más riqueza entre ellos que 4,6 mil millones de personas. También calcularon el valor monetario anual del trabajo de cuidado no remunerado realizado a nivel mundial por mujeres de 15 años o más en $10.8 billones. De acuerdo con la métrica de elección del neoliberalismo - PIB - este trabajo no tiene valor, y sin embargo, es indispensable para los enfermos, discapacitados y ancianos que dependen del apoyo. Estas estadísticas contrastantes son un reflejo de lo que Oxfam describe como un "sistema económico imperfecto y sexista" en el que "la igualdad económica está fuera de control".

Alston argumenta que cualquier estrategia de eliminación de la pobreza debe llevar la tributación equitativa y la redistribución al frente y al centro como un "símbolo de solidaridad y reparto de la carga", y las propuestas en su informe harían un manifiesto de desarrollo progresivo. Incluyen el cierre de paraísos fiscales y obligan a las corporaciones transnacionales a pagar; abandonar la Línea Internacional de la Pobreza y adoptar una medición de la pobreza basada en los derechos en su lugar; eliminar la agobiante carga de la deuda de los países pobres; reducir la dependencia de los recursos privados para financiar los objetivos de desarrollo público; y reconocer el "profundo déficit de motivación política" subyacente al malestar de los ODS.

"La pobreza es una opción política", dice, y eliminarla requiere que la justicia social y los derechos humanos sean centrales en las formas en que implementamos y medimos el desarrollo humano. Su informe es a la vez una acusación a la política y práctica de desarrollo actual y un llamamiento a la acción convincente y urgente.

Fuente

Comentarios