Las decisiones del Sínodo para la Amazonía son asumidas en la Guayana Francesa

El objetivo del Sínodo en Cayena era encarnar en la Guayana Francesa el dinamismo y las resoluciones generadas por el Sínodo para la Amazonía. Nota de Luis Miguel Modino para Religión Digital.

La Iglesia de la Guayana Francesa está decidida a tomar las propuestas del Sínodo para la Amazonía como el camino a seguir. Motivados por esta propuesta, 250 inscritos, además de los que estuvieron presentes en algún momento durante el evento, participaron en el Segundo Sínodo de la Iglesia de la Guayana Francesa, convocado del 23 al 26 de febrero. El objetivo era encarnar en la Guayana Francesa el dinamismo y las resoluciones generadas por el Sínodo para la Amazonía, que tuvo su asamblea sinodal del 6 al 27 de octubre, recogidas en el Documento Final y en la exhortación Querida Amazonía.

1

Entre los presentes se encontraban los sacerdotes de la diócesis, junto con religiosos y religiosas y un buen número de líderes parroquiales e indígenas, entre ellos numerosos jóvenes. El Sínodo ha sido un momento de escuchar los gritos de los pueblos de la Amazonía y de la selva amazónica, siguiendo el esquema de la asamblea sinodal en Roma, intervenciones de cuatro minutos y cuatro minutos de oración y reflexión después de cuatro intervenciones, para preguntarle al Espíritu lo que estaba diciendo a través de estos testimonios.

Entre los participantes había personas de todos los ámbitos y de todas las edades, indígenas, bushingués, criollos, hmong, brasileños, residentes de la ciudad. Fue hora de que muchos de los presentes descubrieran una realidad a menudo desconocida, que provocó indignación, pero también esperanzas y deseos de mejora.

Con base en el estudio de Laudato Si, el Documento Final del Sínodo y la exhortación Querida Amazonía, se prepararon 24 propuestas, aprobadas casi por unanimidad, basadas en cinco sueños: social, ecológico, cultural, pastoral y sinodal. Cabe señalar que cada moción se tradujo a aluku, wayana y kali'na para que cada persona pudiera entender por lo que estaban votando.

Dentro del sueño social, la Iglesia de Guyana expresó su indignación ante las injusticias y crímenes de ayer y de hoy, especialmente contra los pueblos indígenas, de quienes quieren estar más cerca. Por esta razón, una celebración solemne de perdón por la complicidad con la colonización, la trata de esclavos y otros crímenes del pasado está programada para el 10 de mayo de 2020 (Día de la Conmemoración de la Abolición de la Esclavitud en Francia). También apoyan las demandas de los pueblos de la selva para la ratificación del Convenio 169 de la OIT sobre los derechos de los pueblos indígenas y una mayor autonomía para que la Guayana Francesa pueda legislar de acuerdo con el territorio y establecer leyes regionales adaptadas a la realidad amazónica. Al mismo tiempo, exigen un mayor control para poner fin a la explotación clandestina del oro, la contaminación de los ríos y cualquier tentación de sobre explotar los recursos forestales.

El sueño cultural debe llevar a comprender la misión desde un diálogo respetuoso con las diferentes culturas, promoviendo una liturgia en armonía, multiplicando los intercambios culturales y fomentando el conocimiento de la cultura y las raíces de cada uno, siempre escuchando a los pueblos indígenas, quienes son responsables de decidir lo que quieren preservar y lo que quieren cambiar, a la luz del mensaje de Jesús.

Asumir Laudato Si y Querida Amazônia es el punto de partida del sueño ecológico. Desde ahí, la Iglesia de la Guayana Francesa ha hecho un llamado a reducir el uso de combustibles fósiles tanto como sea posible (consumo de gasolina, plástico, etc.) y a promover las energías renovables. Además, impulsar el compostaje, el reciclaje, la clasificación de desechos y el trabajo comunitario para limpiar ríos, y limitar el uso de papel en las parroquias.

2

Desde la amistad con Jesús, las parroquias deben renovarse para vivir en una familia alegre, cálida y acogedora, una Iglesia de mayor proximidad, itinerante y presente entre la gente para aprender, como elementos a tener en cuenta en el sueño pastoral. A través de las familias en las ciudades del litoral, se pretende acoger a los jóvenes indígenas y nativos que llegan a estudiar. También se aprobó la propuesta de nuevos ministerios, incluso en aldeas remotas, con mujeres y hombres.

El sueño sinodal quiere llevar a los laicos a convertirse en actores privilegiados, especialmente mujeres, pasando de una Iglesia clerical a una Iglesia sinodal, donde todos participan en las decisiones relacionadas con la misión y la vida comunitaria. La implantación de las decisiones del Sínodo de la Iglesia de la Guayana Francesa será seguida por el Consejo Pastoral Diocesano, promoviendo que las reuniones entre parroquias no estén reservadas solo para sacerdotes, sino que, en la medida de lo posible, incluyan a los principales agentes pastorales, diáconos, religiosos y religiosas, responsables de catequesis y otros servicios parroquiales.

La Iglesia de la Guayana Francesa tiene la intención de presentar los resultados del Sínodo de los Obispos y el Sínodo Diocesano a los representantes electos y los líderes políticos, administrativos y militares de la Guayana Francesa. Durante esta celebración se les dará la encíclica "Laudato Si", la exhortación post-sinodal Querida Amazonía, el Documento Final del Sínodo de los Obispos y las mociones del Sínodo de la Diócesis de Cayena. No debemos olvidar que estamos entrando en un momento decisivo en el proceso sinodal, donde la Iglesia debe tratar de llegar a todos, para hacer realidad los sueños de nuevos caminos juntos.

3

Fuente

Comentarios