Los jesuitas denuncian abusos del gobierno en Honduras

Compartimos la nota publicada por el portal web de la Provincia de Canadá y los Estados Unidos de la Compañía de Jesús sobre las denuncias ante los abusos del gobierno de Honduras.

Los jesuitas han denunciado la represión por parte del gobierno hondureño contra las protestas de los últimos dos meses en Honduras. Dichas manifestaciones han sido provocadas por las iniciativas de privatización por parte del Estado. La represión ha terminado por causar la muerte y graves heridas a maestros, estudiantes, trabajadores de la salud y otros ciudadanos hondureños que se manifiestan por la protección de los sistemas de salud y educación.

"Lamentamos la grave crisis social y política que vive la población hondureña fruto de la histórica violación a los derechos fundamentales, deterioro del Estado de derecho, y como consecuencia de las erráticas y corruptas prácticas de los políticos y tomadores de decisiones en la administración pública", escribieron los jesuitas de Honduras en un comunicado, en nombre de todas sus obras apostólicas en el país.

Gas lacrimógeno y balas han sido utilizadas contra los manifestantes, resultando en múltiples heridas y varias muertes, incluyendo la de Eblin Noel Corea Maradiaga, de 17 años de edad, quien fue asesinado por un proyectil durante una protesta el 19 de junio.

El embajador canadiense en Honduras ha denunciado el uso indebido por parte de los militares hondureños de vehículos donados por su gobierno con el fin de mejorar servicios de salud. Estos han sido utilizados en cambio para el transporte de soldados.

Los jesuitas manifiestan su solidaridad con las víctimas de la represión por parte de las fuerzas de seguridad y denuncian tanto las campañas de difamación como otros intentos del gobierno local por criminalizar a periodistas y defensores de los derechos humanos, como el P. Ismael Moreno, SJ, (también conocido como Padre Melo).

Los esfuerzos por desacreditar al P. Moreno no son nuevos. En diciembre de 2017 (en inglés), un volante circuló en los medios sociales hondureños, acusándolo falsamente a él y a otros ocho líderes regionales de incitar a la violencia y de involucrarse en el tráfico de estupefacientes. A principios de ese mismo año, el Padre Moreno fue falsamente acusado (en inglés) por el presidente de una universidad hondureña de promover la anarquía y generar violencia entre los estudiantes de la escuela. En ambos casos, los jesuitas y otros líderes eclesiásticos y de derechos humanos defendieron el trabajo del P. Moreno y el de los dos ministerios que dirige, el Equipo de Reflexión, Investigación y Comunicación de la Compañía de Jesús en Honduras (ERIC) y Radio Progreso.

1

P. Ismael Moreno, SJ (CNS/Rhina Guidos)

Los jesuitas en Canadá y Estados Unidos se unen a sus hermanos en Honduras. El P. Erik Oland, SJ, provincial de los jesuitas de Canadá, dijo: "Los fundamentos mismos de lo que significa ser católico para apoyar a los más pobres de los pobres y el trabajo de aquellos que buscan servirles están en peligro".

La Conferencia Jesuita de Canadá y la Oficina de Justicia y Ecología de Estados Unidos firmaron una declaración con otras organizaciones no gubernamentales en la que piden al gobierno hondureño ordenarle a las fuerzas de seguridad que "pongan fin de inmediato al uso excesivo de la fuerza contra los manifestantes" y que "retiren a las fuerzas militares y a la policía militar como respuesta a las protestas", así como que cesen de las amenazas en contra de defensores de derechos humanos y de periodistas.

Los jesuitas de Honduras han adoptado el llamado de los obispos hondureños a trabajar "de acuerdo con la dignidad de la persona humana y en la búsqueda del bien común". Su declaración concluye diciendo que "el cambio para mejor es posible" y pide un compromiso para "lograrlo en solidaridad". Fuentes: ISN, Tiempo

Fuente

Comentarios

Video

El origen de la crisis actual - Audiovisuales | Radio Progreso, ERIC-SJ