Magnitud de la crisis social y humanitaria entre los emigrantes venezolanos

El jesuita colombiano Mauricio García Durán, director de la Red Jesuita con Migrantes, nos habla del impacto politico, social y económico, de la migración venezolana en el continente.

Estamos frente al más serio fenómeno migratorio de la región en toda su historia. El impacto de dicha migración plantea muy distintos retos en la gran mayoría de países donde los/as venezolanos/as han llegado, huyendo de la dramática situación que se vive en su país. En la presentación que voy a hacer quiero mirar primero la magnitud de la migración venezolana con la información disponible, para luego considerar de manera somera algunos de los impactos y retos más importantes que dicha migración está produciendo en los distintos países de la región, seguido en tercer lugar de algunas anotaciones de cómo esta realidad migratoria impacta los intereses de los países para intervenir en la crisis venezolana. Terminaré con un par de anotaciones de las perspectivas migratorias que se pueden prever en el actual escenario.

1. El más grande y grave fenómeno migratorio de la región

Los análisis del flujo migratorio venezolano no dudan en considerarlo como el más serio y amplio flujo del continente que ha producido una crisis humanitaria no sólo en Venezuela sino en varios de los países a donde los venezolanos/as han huido. “Estamos viviendo el mayor éxodo poblacional que haya conocido Venezuela”[1].

Este número y la celeridad con la cual ha ocurrido no sólo constituyen una de las más graves problemáticas de movilidad humana y de mayor magnitud que haya conocido la región, sino que ha llevado a la ONU a afirmar que la situación está acercándose a un momento de crisis vistas en otras partes del mundo, particularmente en el Mediterráneo[2].

No ha sido fácil definir la magnitud del flujo migratorio, en gran medida debido a la falta de información confiable, pero también en razón del sub-registro y la migración irregular. De ahí que se encuentren disparidades importantes en la información disponible. Tomaremos dos referentes de ello entre las distintas fuentes. Por una parte, la información que maneja el sistema de Naciones Unidas, que es construida con fuentes gubernamentales, ha calculado el total del flujo de migrantes y refugiados venezolanos en unos 3.377.252, a enero de 2019[3], de los cuales unos 2.700.000 están en América Latina (ver Mapa 1) [4]. Por otra parte, tenemos las cifras de Consultores 21, una firma venezolana que a partir de encuestas ha hecho un estimado de la magnitud de la diáspora venezolana para el segundo trimestre de 2018: 5.511.965 de venezolanos que han dejado el país (ver Mapa 2)[5].

Mientras el estimado de Consultores 21 algunos lo consideran muy alto, otros estiman que el estimado de las agencias de UN se queda corto, dado que el utilizar cifras oficiales de los gobiernos no da cuenta suficientemente del sub- registro que existe de las personas que han hecho el ingreso de manera irregular a los países vecinos6. En el JRS nosotros consideramos que la cifra seguramente debe rondar por los 4 millones o un poco más, como lo hemos dialogado con otras entidades que trabajan en la atención a migración forzada venezolana.

Lo anterior quiere decir que el porcentaje de población venezolana fuera de su país puede oscilar entre el 11,3% (según el estimado de UN) y el 17% (según los cálculos de Consultores 21). Si se toma la cifra de 4.000.000 que estimamos en JRS teniendo presente el sub-registro, el porcentaje de población fuera del país está por los 13,5%.

1

Mapa 1: Movimientos de Población Venezolana en América Latina

2

Mapa 2: ¿Cuántos se han ido? Fuente: Informe de Consultores 21

2. Retos de la migración venezolana a los estados del continente

El flujo de población venezolana saliendo de su país se ha convertido en “una emergencia migratoria que ha modificado la agenda de los principales gobiernos de América Latina”7, obligando a la mayoría de los países a adoptar medidas de emergencia y a ajustar sus políticas migratorias para poder responder a los efectos de dicha migración, que son múltiples y en muy distintos aspectos. Aquí sólo vamos a mencionar seis de estos retos dentro de los muchos que se constatan día a día en las organizaciones que prestan atención humanitaria a la población migrante[8].

2.1. Crisis humanitaria en los países de acogida por la llegada masiva de migrantes

  • Dada que en la última ola migratoria las personas que están llegando vienen en condición grande de vulnerabilidad y con necesidades amplias de apoyo, la demanda de ayuda humanitaria se ha incrementado exponencialmente. Los relatos de los caminantes que atraviesan a pie un país como Colombia son una clara expresión de ello.
  • Las instituciones que están prestando atención en las zonas de frontera y a lo largo de los caminos por los que pasan los migrantes venezolanos son testigos de las situaciones de vulnerabilidad en la que están llegando. Hay demandas de alimentos, resguardo y hospedaje, atención médica y medicinas, apoyo para clarificar la situación migratoria, necesidad de soporte psicosocial, necesidades de protección, entre otras. Sin los aportes de la cooperación internacional y de organizaciones de la sociedad civil, incluida la Iglesia, esta atención se quedaría más corta de lo que está, pues los gobiernos no logran responder.
  • No obstante la situación humanitaria difícil del flujo migratorio venezolano, muchos de ellos/as buscan mandar remesas, así sean pequeñas, a sus familias en Venezuela para que puedan sobrevivir en medio de la hiperinflación. y mediano plazo”. Colombia: Banco Mundial. - Camilleri, Michael y Hampson, Fen Osler (2019 - Febrero): “Hermanos en la frontera – Responsabilidad colectiva y la respuesta regional a la crisis migratoria venezolana”. Centre for International Governance Innovation/Diálogo Interamericano. - Servicio Jesuita a Refugiados en América Latina y en Colombia-JRS (2018/2019): “Informes y reportes internos sobre la atención a población venezolana”. Bogotá: JRS-LAC y JRS-Colombia (sin publicar). - Observatorio de Venezuela (2018): “Retos y oportunidades de la movilidad humana venezolana en la construcción de una política migratoria colombiana. Bogotá: Universidad del Rosario/Fundación Konrad Adenauer. - Organización Internacional para las Migraciones-OIM (2018-Abril): “Tendencias migratorias en las Américas – República Bolivariana de Venezuela”. Buenos Aires: Oficina Regional OIM, en www.robuenosaires.iom.int - Organización Internacional para las Migraciones-OIM (2018) “Plan de acción para el fortalecimiento de la respuesta a los flujos migratorios recientes de nacionales de Venezuela a América del Sur, Norteamérica, América Central y el Caribe”. Buenos Aires/San José: Oficinas Regionales de OIM para Sur América y América Central. - R4V? Plataforma de Coordinación para Refugiados y Migrantes de Venezuela (2019) Respuesta a los Venezolanos, https://data2.unhcr.org/ es/situations/platform - Teff, Melanie y Panayotatos, Daphne (2019): “Colisión de crisis: La afluencia masiva de venezolanos a la peligrosa fragilidad de Colombia después del acuerdo de paz” (Informe sobre el terreno). Washington: Refugess International.

2.2. Mecanismos de regularización migratoria

  • Desborde de la capacidad institucional para recibir la migración venezolana, dado que los flujos migratorios anteriores eran mucho menores. Un ejemplo claro de esto es el caso del Perú, donde se tramitaban alrededor de 300/400 solicitudes de refugio en los años anteriores y ahora al menos 150.000 venezolanos han solicitado refugio en Perú; por más que se han ampliado las oficinas y el personal no dan abasto con un incremento de esa magnitud. A partir de las cifras de Naciones Unidas, se estima que los 3.372.709 venezolanos fuera del país, sólo 1.349.487 están con un estatus migratorio regular. Eso significa que hay el riesgo que 2.000.000 de personas se encuentren en estatus migratorio irregular.
  • Hay el reto de atender una población que migra sin contar con toda la documentación y requisitos de viaje, que hoy difícilmente los pueden obtener en Venezuela (pasaporte, pasado judicial apostillado, títulos de estudios apostillados, etc.). Esto ha planteado retos grandes para el ingreso a los países (Perú y Ecuador en un momento dado pidieron pasaporte para entrar; ahora Ecuador está pidiendo antecedentes judiciales apostillado, lo cual es difícil sino imposible de obtener). Igualmente es difícil el asunto de la documentación de menores.
  • Necesidad de ajustar los mecanismos de regularización para las responder a las condiciones y magnitud de la población que está migrando (PEP, tarjetas fronterizas, permisos de tránsito, visas especiales, etc.). Otro reto grande es el peligro de “apatridia” que sufren los hijos de venezolanos nacidos en el exterior cuando los padres están en condición irregular.
  • Los venezolanos que han solicitado refugio entre 2014 y 2018 ascienden a 392.323, que en un 60% se dan en Perú y en Brasil, y en un 26% entre EEUU y España. Ahora bien, aquellos que solicitan asilo o refugio, se encuentran, en términos generales, con la poca disponibilidad de los gobiernos para conceder el estatus de refugio, entre otras a la población venezolana. Los países deberían aplicar la definición ampliada de refugio de la Declaración de Cartagena.
  • Ausencia de políticas migratorias con perspectiva de mediano y largo plazo que garanticen una adecuada integración de la población venezolana. La mayoría de los países están pensando en la migración venezolana como algo temporal y no han desplegado estrategias que permitan sacar provecho al aporte que puede dar dicha migración en los países de acogida.

2.3. Colapso de los servicios públicos en las zonas fronterizas

  • Hay una demanda de servicios que no logran atender los servicios existentes en el momento. Esto ha llevado a colapso de algunos servicios como salud y educación en las zonas fronterizas. Hay un déficit presupuestal de estos sectores que también está afectando a la población local.
  • Dificultades para el acceso a los servicios por parte de los migrantes, ya sea por requisitos legales o por sobredemanda de los servicios.
  • Esto pasa en aspectos como la salud (situación crítica en las fronteras con Brasil y con Colombia). Hay enfermedades que estaban controladas y que vuelven a aparecer. Se disparan las enfermedades de trasmisión sexual.
  • No todos los niños/as en edad educativa pueden ingresar a estudiar y algunos que lo hacen no reciben certificados de estudios si no están regularizados migratoriamente hablando.
  • Se les desconocen sus derechos y dignidad: se les paga menos y no se les reconoce en muchos casos la seguridad social.
  • Alta concentración en el sector informal. Aquellos venezolanos/as con formación académica no logran convalidar sus títulos y tienen que trabajar en lo que sea.
  • Hay competencia con poblaciones de los lugares de origen, particularmente en el sector informal. Los migrantes venezolanos han desplazado a poblaciones locales en la medida que resultan una mano de obra más económica.

2.5.  Se ha disparado la trata de personas y la explotación sexual

  • La prostitución con mujeres venezolanas se ha incrementado en distintos países. La trata de personas se ha incrementado de manera importante. No hay prácticamente controles gubernamentales a este nivel. Los NNAJ son especialmente víctimas de esta realidad. Incluso hay procesos de reclutam- iento de menores para actividades ilegales.

2.6.  Brotes de xenofobia y rechazo de la población migrante

  • La migración venezolana está llegando en la mayoría de nuestros países a contextos de comunidades de acogida conformadas por poblaciones vulnerables, que también tienen dificultades para el acceso a los servicios y a los medios de vida.
  • Cuando hay atención diferencial hacia la población venezolana y los pobladores nativos sienten que no tienen acceso a dichos servicios que se ofrecen a otros, puede generar rechazo y protestas de parte de las poblaciones locales y comunidades de acogida que se sienten discriminadas.
  • Un elemento adicional es que también ha llegado una minoría de población venezolana que ha incursionado en prácticas delincuenciales, lo que ha generado en algunos casos reacciones fuertes que incluso llegan a la violencia con los migrantes (caso en la frontera con Brasil, caso en Ecuador en Ibarra, casos en Colombia).

3. ¿Cómo estos retos influyen en los intereses de los estados para actuar con relación a la crisis venezolana?

Dada la magnitud de la migración venezolana en algunos países del continente, los gobiernos de dichos países sienten la necesidad de trabajar por una solución a la crisis venezolana para que dicha migración termine.

El tema migratorio se ha convertido en una bandera electoral en varios de los países y hay una tendencia a asumir una perspectiva restrictiva en las políticas migratorias, como se ha visto en la salida del Pacto Global de Migraciones (Brasil, Chile) y en una serie de medidas prácticas que restringen la migración.

El tema humanitario se puede convertir en una bandera política a ser usada para presionar cambios políticos en una u otra dirección, sin que realmente prevalezcan las necesidades e intereses de las personas que están siendo afectadas por la crisis humanitaria.

4. Perspectivas en el tema migratorio

4.1 Escenario de continuidad de la actual situación.

Maduro se mantiene y se profundiza la crisis económica y social con una mayor degradación de las condiciones humanitarias de la población. En este escenario, los análisis que se han realizado en los últimos meses (octubre 2018 a febrero 2019) consideran que la migración venezolana seguirá creciendo durante este año. Naciones Unidas estima que la diáspora venezolana puede llegar a 5,9 millones de personas al final de 2019. Esto puede producir situaciones complejas en los países de destino, sobre todo en aquellos que más están recibiendo migrantes venezolanos, los cuales ya están desbordados en su capacidad de recepción y comienzan a generarse dinámicas de rechazo y xenofobia.

4.2.  Escenario de intervención militar.

De presentarse este escenario se pasaría de una “crisis humanitaria” a una “catástrofe humanitaria” y muy seguramente el desplazamiento forzado de venezolanos/as se incrementaría en unas condiciones de inseguridad y riesgo mucho mayores, dado que los efectos de la violencia se sentirían muy fuertemente en los países fronterizos, pero particularmente en Colombia al contar con zonas más pobladas y ya con amplia presencia de migración venezolana.

4.3.  Escenario de transición.

Si se consolidara un escenario de transición, con Guaidó a la cabeza o en un escenario alternativo, es posible que se consolide una dinámica de retorno de venezolanos a su patria. Sin embargo, es muy probable que sea un retorno paulatino ya que muchos no regresarán hasta que no hayan condiciones distintas a las que los obligaron a salir (acceso a alimentos, medicinas, posibilidades de trabajo, etc.).

  • Este retorno implicará un reto humanitario semejante al que ha implicado la salida desde Venezuela, particularmente para los sectores más vulnerables. La mayoría de los que retornen o tendrán mayores recursos para dicho regreso y muchos vendrán con impactos psicosociales significativos luego de la experiencia, en muchos casos traumática, de su migración. Se requerirá un apoyo decidido para hacer el tránsito de vuelta (transporte, alojamiento en el camino, alimentos, atención en salud, etc.) y para volver a insertarse en su propia sociedad.
  • Aquellos que se han logrado integrar positivamente en los países de destino, tendrán mayores razones para retrasar su retorno hasta cuando Venezuela haya normalizado su situación y, por tanto, puedan encontrar condiciones al menos semejantes a las que han alcanzado en los países donde se integraron.

3

Notas

  1. Cabrera, Sergio (2018): Entrevista en La Tarde de NTN24 a S. Cabrera - presidente de Consultores 21. Extraído de http://www.ntn24.com/america-latina/la-tarde/venezuela/estamos-viviendo-el-mayor-exodo- poblacional-en-la-historia-de
  2. Amnistía Internacional (2018): “Medidas Urgentes: personas venezolanas necesitan protección internacional” (Declaración pública). En www.amnesty.org
  3. Ver R4V? Plataforma de Coordinación para Refugiados y Migrantes de Venezuela (2019). Extraído de https://r4v.info/es/situations/platform
  4.  Fuente: R4V? - https://data2.unhcr.org/es/documents/download/68070
  5. Consultores 21 (2018): Resultados del informe publicado, entre otros medios, en: https://archivo.elpitazo.net/politica/informe-de-consultores-21-estamos-viviendo-el-mayor-exodo-poblacional-que-haya-conocido-venezuela/
  6. Ahora bien, el sub-registro en algunos casos puede ser importante. Por mencionar sólo dos que nos sirvan de ejemplo, en el caso de Colombia, mientras en la información de UN sólo se menciona un millón, el mismo director de Migración Colombia reconoce que se terminó el 2018 con más de un 1.174.000 venezolanos en el país (http://www.migracioncolombia.gov.co/index.php/es/noticias/381-asi-ven-los- medios-a-mc/prensa/comunicados-2019/enero-2019/9856). En el Perú pasa algo similar: las cifras de UN hablan de 506.000 venezolanos en el país, pero cifras actualizadas que se ofrecen en enero de 2019 es que Perú terminó el 2018 con 660.000 venezolanos (https://elcomercio.pe/peru/venezolanos-peru- cifras-actualizadas-migracion-inicio-2019-noticia-603230).
  7. Ver https://elpais.com/internacional/2018/12/21/colombia/1545366881_919046.html
  8. Referencias consultadas: Amnistía Internacional (2018): “Medidas urgentes: personas venezolanas necesitan protección internacional” (declaración pública). En www.amnesty.org - Banco Mundial (2018): “Migración desde Venezuela a Colombia: impactos y estrategia de respuesta en el corto.

Fuente

  • Maritza Barrios y Marcelinio Visbal (Ed.). (2019). Búsqueda de Alternativas Políticas a la Crisis de Venezuela. Seminario Internacional. Caracas, Venezuela: Publicaciones UCAB (2019)
  • Fotografías de migrantes venezolanos en tránsito a Colombia por el puente internacional Simón Bolívar en Cúcuta. Cortesía de George Castellanos.

Comentarios