•   Educación

  •    Coral Cuadrada, ada Lasheras, Roser marsal, Carlota Royo

  •   

  •   Agosto 13 de 2018

OIKONOMíA. Cuidados, reproducción, producción

Llamamos a este libro Oikonomía porque trata de la economía de la vida, la que siempre han llevado a cabo las mujeres, hoy y en épocas históricas muy antiguas: la relación estrecha entre trabajo y vida. Un intercambio que significa saber dar y recibir, unir vida y trabajo, e incluso poner por delante la vida a cualquier remuneración. Aristóteles, en el libro primero de su Política (1, 3, 30-31) distingue la oikonomía —la «economía doméstica o administración de la casa»— de la crematística —o «arte de la adquisición». Mientras la primera la asociaba al «arte de vivir y de vivir bien» y, en consecuencia, destinada a la adquisición de los valores de uso necesa- rios para una buena vida; en la segunda distinguía dos formas de crematística: una que servía de complemento a la oikonomía porque permitía conseguir a través del comercio los bienes no producidos en el espacio doméstico, y otra —moralmente inferior y según Aristóteles antinatural— consistente en comprar mediante el comercio para conseguir un beneficio pecuniario: «el arte de la adquisición del dinero». Son sus palabras: Todos los que trafican [comercian] aumentan sin límites su caudal [...] Algunos creen que esa es la función de la economía doméstica, y acaban por pen- sar que hay que conservar o aumentar la riqueza monetaria indefinidamente. La causa de esa disposición es el afán de vivir, y no de vivir bien.

Descargar

Comentarios