Padre Arturo Peraza: Los manotazos políticos agravan la situación económica

El vicerrector de la UCAB-Guayana afirmó que la pretensión de imponer una directiva ilegítima en la AN, por parte del Gobierno, es uno de los manotazos políticos con los que se buscan seguir ejerciendo el poder por la fuerza.

El estado Bolívar es una de las regiones de Venezuela donde mayor mella ha hecho la anomia insitutcional en la que se ha venido sumergiendo el país desde el choque entre los Poderes Ejecutivo y Legislativo en 2015 a raíz del triunfo de la oposición en las elecciones parlamentarias de ese año. Desde allá, el sacerdote jesuita Arturo Peraza advierte lo que puede ser el destino que alcance finalmente el país, donde grupos mafiosos de diversa índole controlan ciertos territorios arbitrariamente mientras los ciudadanos son atropellados en sus derechos fundamentales.

“Esta existencia de la institución del Estado ha ido progresivamente desapareciendo en Venezuela. Si vienes al estado Bolívar puedes constatar de una manera muy evidente lo que pasa; pequeños grupos en cada una de las poblaciones, controlando el territorio, imponiendo  una norma distinta de acuerdo a la voluntad del agente de violencia que esté actuando  en esos territorios. Tienes los sindicatos, o sistemas como recientemente se han autodefinido, en las zonas mineras, imponiendo su propio conjunto normativo. No es más que un grupo mafioso detrás de otro. Este es el escenario que nos espera, un escenario caótico que se traduce en incapacidad de inversión económica”, expresó Arturo Peraza, quien se desempeña como vicerrector de la Universidad Católica Andrés Bello en Guayana.

En conversación con Tal Cual, el padre Peraza, quien es abogado egresado de la UCAB y cuenta con un doctorado en Ciencia Políticas de la UCV, coincide con quienes piensan que nadie va a invertir fondos importantes en Venezuela mientras se imponga este escenario de caos, que desde su perspectiva es provocado por ese tipo de manotazos políticos que generan esa situación de disolución del Estado.

Ejercicio de facto

¿Cuál es su apreciación sobre los últimos acontecimientos políticos? Se han conformado dos directivas de la Asamblea Nacional. La CEV rechazó la de Luis Parra y llamó al entendimiento nacional.

- El señor (Luis) Parra lo que intentó fue un acto de fuerza que a juicio de quien habla no tiene ningún tipo de legitimidad ya que no puede evidenciar como ha ocurrido, haber tenido el cuórum ni la mayoría suficiente para ostentar la posición que pretende. La verdad es que en términos de legitimidad no hay dos directivas, hay una única directiva, pero en la presidencia de la República, que está ejerciendo el poder por vía de facto, de manotazos políticos, también una pretensión de un ejercicio de facto del poder por parte de un grupo que se ha pretendido imponer.

“De todos modos, este tema de la AN es muy llamativo porque requiere para poder funcionar cuórum y votación de mayoría y en la primera sesión que tuvo no contó con la cantidad suficiente de diputados, tuvieron que poner gente que no son diputados aparentemente y eso generaría actos de mayor nivel de legitimidad. No sé qué es lo que está buscando el gobierno nacional salvo que quieran inviablizar la AN o realizar algún acto que no tienen ningún tipo de legitimidad porque requieren no solo la directiva sino a la misma Asamblea sesionando.

Es el último episodio hasta ahora del enfrentamiento entre los Poderes Públicos. ¿Cómo afecta todo esto los derechos de la población?

El problema de los derechos económicos, sociales y culturales, fundamentalmente los primeros, son los más afectados. La crisis que estamos viviendo, que es de tipo humanitario por la cual la gente tiene carencia de suficientes alimentos, una situación de encarecimiento de productos a niveles tales que se hacen inaccesibles para una cantidad importante de ciudadanos, amén de los problemas de acceso a la energía en términos de electricidad, gasolina, gas y la dificultad que tiene la población para hacerse con los elementos básicos de la vida, transporte, agua, servicios básicos, está siendo causada por la crisis política.

Divorcio Político

En opinión de Peraza, hacer esta asociación entre el padecimiento de los ciudadanos y la crisis política es muy importante que se establezca porque la gente día a día padece una crisis de carácter económico, ya que no le alcanza para comer, no hay gasolina, se le va la luz o el agua no le llega, mientras los venezolanos ven el asunto político como una discusión de políticos que están desubicados, y resulta que la causa por la cual no hay alimentos, gasolina, transporte, etc. es política, y se agrava con las acciones que describe como manotazos políticos.

“No hay razón en la estructura económica venezolana para que estemos así, y el problema es estrictamente político. En virtud de este divorcio político y la incapacidad para ponernos de acuerdo en unos acuerdos mínimos que permitan que pueda haber desarrollo económico es que no es posible resolver la crisis humanitaria que estamos padeciendo y por eso es importante entender que mientras se sigan gestando este tipo de acciones,  por parte del Ejecutivo nacional, de manotazos políticos, de imposición por la fuerza, el efecto inmediato que vamos a tener es mayor crisis económica, que se traduce en no agua, no comida, no gasolina”, argumentó.

El gobierno ha hablado de elecciones parlamentarias. Si este grupo encabezado por Luis Parra acomete el proceso de conformación de un nuevo Consejo Nacional Electoral (CNE) y llega a convocarse el proceso comicial ¿hay condiciones para acudir al mismo?, ¿sería la posibilidad de solventar solución a la situación?

Creo que agravaría más la situación, porque sigue bloqueando uno de los caminos más importantes. Prácticamente el único camino razonable que veo para resolver la crisis política y por lo tanto la económica, el punto fundamental, está en que la solución política pasa por una solución negociada donde haya un proceso democrático, libre, transparente. Unas elecciones claras, que deberían ser presidenciales, que no ocurrieron, y las parlamentarias. Se requieren condiciones y eso pasa porque haya un CNE que pueda ser aceptado por todos los actores que se involucran en el proceso político venezolano. En la medida en que usted dificulta ese proceso e incluso complejiza la situación, ya que ahora hay que discutir cuál es la directiva legítima encargada de convocar a la comisión que debe elegir al CNE, se colocan más pasos, cada vez más complejos, para llegar a la solución del problema y si se impone un CNE estás dando manotazos políticos, que provocan más crisis económica.

¿Qué panorama avizora? Las expectativas del diálogo no se han cumplido, ni las internacionales con el auspicio del reino de Noruega, ni la mesa de diálogo nacional.

Si estos manotazos políticos continúan seguiremos adentrándonos en la situación de caos en la que estamos actualmente. Incluso afecta al actual gobierno, estamos en una situación de disolución del Estado venezolano, o lo que llamamos Estado fallido, el Estado es incapaz de cumplir con los fines y metas que tiene por obligación, control de territorio, brindar seguridad ciudadana, establecer reglas de juego mínimas que son cumplidas por todos los ciudadanos.

Institucionalidad

¿Cuál es su mensaje a la población, especialmente a la de escasos recursos que va a padecer esa situación y ha vivido la afectación de sus derechos fundamentales?

Creo que en parte la responsabilidad está en manos de nosotros como ciudadanos. El gobierno nacional y los grupos violentos ejercen la fuerza en el uso del poder, pero en la medida en que los ciudadanos nos convenzamos de que necesitamos integrarnos y ponernos en función de exigir la recreación de la institucionalidad del Estado, que supone el respeto a unas reglas básicas democráticas, y hagamos presión ciudadana para que el Estado progresivamente se vea obligado a tener que acatar reglas porque los ciudadanos se lo demandamos, va a ser el único camino de salida que observo.

El padre Arturo Pereza sostuvo que se trata de un camino largo, complicado, pero que es el único que tenemos. Aclaró que no se trata de un camino sobre la base de las armas, ya que a su juicio éstas han mostrado su voluntad de mantener la situación de caos y de apoyar los manotazos políticos; sino de corte ciudadano, donde a través de reuniones, escritos, encuentros y presión ciudadana los venezolanos se vayan organizando para poder ir haciendo posible que se reconstruya la institucionalidad.

“Es un camino que lleva muchos años. Me encantaría poder decir que en poco tiempo se va a resolver este problema, pero tengo la percepción de que va a durar bastante tiempo porque quienes están en el poder no han terminado de comprender que esto también les afecta a ellos y que ellos terminan siendo dañados en este esquema”, puntualizó el sacerdote.

1

Fuente

Comentarios