¿Qué cartas puede jugar el Reino Unido en América Latina después del Brexit?

Muchos votantes del Brexit se dejaron llevar por la nostalgia de los buenos tiempos en que Gran Bretaña dominaba el mundo. Pero el mundo ha cambiado tanto que será irreconocible para nuestros viejos imperialistas. Anna Grugel Smith para Democracia Abierta.

La magnitud de las consecuencias del Brexit sigue siendo desconocida. Pero es evidente que el Reino Unido necesitará redefinir su relación con América Latina del mismo modo que con el resto del mundo. Pero nada será parecido al antiguo Imperio Británico, una época en la que los actuales actores dominantes, Estados Unidos, China, Rusia y la Unión Europea, no tenían el poder que tienen hoy.

Las economías latinoamericanas fueron moldeadas después de la independencia en el siglo XIX por el dominio británico del comercio mundial y el impacto del imperialismo británico. Desde entonces, las economías regionales han cambiado dramáticamente, por supuesto, y los Estados Unidos, China y el Pacífico han reemplazado al Reino Unido como socios preferidos. Pero la Unión Europea (UE) sigue siendo importante en América Latina política, económica y culturalmente. Por lo tanto, ¿qué significa para esta región la decisión del Reino Unido - ratificada definitivamente en las elecciones de diciembre de 2019 - de abandonar la Unión Europea? ¿Creará oportunidades para un comercio cercano? ¿Fortalecerá o perjudicará las relaciones entre la UE y América Latina? Tres años después del referéndum de Brexit, las respuestas aún no están claras.

El Brexit está obligando al Reino Unido a reformular su política exterior con los países dentro y fuera de la UE. También cambiará inevitablemente la relación de Gran Bretaña con América Latina. La UE y América Latina han establecido una y la UE ha buscado constantemente comerciar con Mercosur, el mayor bloque comercial de América Latina. Aunque la región ha venido incrementando el comercio con China y la región del Pacífico, la UE sigue siendo el mayor socio comercial de Mercosur, lo que pone de relieve el importante rol que la UE tiene dentro de América Latina. La UE también juega un rol en educación, asistencia y tradicionalmente ha apoyado las democracias en la región latinoamericana.

Más allá de la fuerte relación entre la UE y América Latina, la y ciertamente ha ido disminuyendo desde principios del siglo XX. No sólo hay muy poco comercio entre el Reino Unido y la región sino que, aparte de la disputa sobre las Islas Falkland, Inglaterra juega un papel muy limitado en cuanto a la política estratégica en América Latina. Sin embargo, en un mundo post-Brexit, Gran Bretaña necesita comerciar más a nivel global y Boris Johnson, cuando era ministro de relaciones exteriores, afirmó que quería fortalecer . Entonces, ¿puede esta relación volver a recuperar su importancia?

El alejamiento de América Latina de los gobiernos de la Marea Rosa hacia gobiernos más neoliberales le da al Reino Unido la esperanza de poder crear un nuevo acuerdo de libre comercio con América Latina. Aparentemente, los funcionarios latinoamericanos también están hablando positivamente sobre posibles acuerdos de libre comercio con el Reino Unido. El .

No obstante, a pesar de las estrechas relaciones y el continuo comercio, el acuerdo comercial entre la UE y Mercosur, alcanzado finalmente en junio de 2019, resultó muy difícil de conseguir con las negociaciones en curso desde 1999. Uno de los problemas era simplemente el número de países que tenían intereses en juego. Por lo que algunos expertos sostienen que un acuerdo comercial podría ser más fácil cuando la UE ya no esté involucrada, dado que ya no se requerirá el consenso de todos los estados miembros de la UE. Junto con Mercosur puede haber oportunidades para mejorar el comercio con la Alianza del Pacífico, que incluye a Chile, Colombia, Perú y México. Este bloque se considera y por lo tanto es más probable que llegue a un acuerdo con el Reino Unido y que apoye más la inversión extranjera y el comercio internacional.

A pesar de esta previsión positiva de mayor comercio entre el Reino Unido y los países de América Latina, hay una serie de cuestiones que podrían afectar a los acuerdos comerciales entre el Reino Unido y América Latina. La manera en que el Reino Unido abandone la UE y el acuerdo que logre probablemente jugará un papel importante en la capacidad de este país para hacer acuerdos comerciales con los países latinoamericanos.

Para poder comerciar, el Reino Unido necesita asegurar un acuerdo que le permita buscar nuevos socios comerciales en todo el mundo. Sin embargo, incluso si el acuerdo final lo permite, ¿se enfocará Gran Bretaña en América Latina? o, por el contrario, ¿mirará más hacia China e India cuando trate de llegar a acuerdos comerciales? Y ¿estará América Latina interesada en comerciar con Gran Bretaña, cuando tiene la opción de tener socios comerciales más poderosos como los Estados Unidos, la Unión Europea y una serie de naciones asiáticas cada vez más poderosas?

Más allá del comercio, Brexit también puede afectar otros aspectos de las relaciones de América Latina con la UE. La UE trabaja actualmente con América Latina en una colaboración estratégica a través de la asociación UE-CELAC. Esto fomenta a ambas regiones a trabajar juntas a través de las instituciones de educación superior mediante el y el lanzamiento de Erasmus+ en los países de América Latina. Incluso antes de que el acuerdo se aclare, es posible que el Reino Unido se retire de Erasmus +. La Cámara de los Comunes para permanecer dentro de Erasmus después del Brexit, lo que significa no sólo un mayor alejamiento de la UE sino también un paso más lejos de una mejor relación cultural con la región latinoamericana por medio de la movilidad. Además, muy pocos británicos hablan español, y la diáspora latina en el Reino Unido es muy pequeña en comparación con el número de migrantes de las antiguas colonias británicas en Asia o África, y sólo los migrantes del Caribe representan una cifra significativa, aunque éstos no suelen considerarse latinos.

Brexit probablemente afectará también las políticas de asistencia del Reino Unido. En 2017 las ONG británicas recibieron y ya en 2019 la financiación de la UE ha empezado a disminuir. Puesto que el Reino Unido está legalmente obligado a seguir dando el 0,7% de su RNB para asistencia internacional, deberá seguir invirtiendo cantidades similares de dinero en ayuda internacional.

Sin embargo, el alcance de la ayuda internacional del Reino Unido probablemente se reducirá a medida que se retire de la UE, ya que el Reino Unido sólo opera en a los que el fondo de ayuda europea otorga el dinero. En consecuencia, como la mayor parte de la ayuda del Reino Unido a América Latina procedía de fondos de la UE, con una falta de presencia del Reino Unido en la región, es probable que esto signifique un menor compromiso con la asistencia para el desarrollo de América Latina. También es una pérdida para el fondo de ayuda internacional de la UE, pues perderá la contribución británica.

Brexit ha sido y seguirá siendo un catalizador de cambio en la relación que Gran Bretaña tiene con los países de todo el mundo. Pero a pesar del deseo de Gran Bretaña de ser una potencia global, es probable que Brexit perjudique la relación estratégica de con América Latina, lo cual es poco probable que sea un área prioritaria. Aunque algunas élites políticas, incluyendo William Hague, exministro de Relaciones Exteriores y líder del Partido Conservador, han hablado del posible papel importante que América Latina podría desempeñar para el Reino Unido, parece que el enfoque se alejará aún más de América Latina, ya que y a los países que formaban parte de la Mancomunidad Británica como Australia, Canadá, India y el Caribe.

A pesar de las discusiones sobre el aumento del comercio, nada se puede fijar en piedra hasta que el acuerdo del Brexit esté completo, y aún así es probable que el Reino Unido fomente el comercio con países asiáticos más que con países de la región latinoamericana.

Lo que está claro es que las conversaciones y relaciones de Gran Bretaña con los demás países, una vez que el acuerdo del Brexit haya sido aprobado, serán complejas, sino difíciles, y todavía no existe una política sustancial sobre cómo será el futuro de un " Reino Unido global". Hoy en día, son China, Rusia, Estados Unidos y la Unión Europea los que están jugando sus cartas en América Latina, y el Reino Unido llegará a la mesa disminuido y con muchas menos cartas que jugar, si es que tiene alguna.

Fuente

  • Democracia Abierta
  • Fotografía principal: Boris Johnson se reúne con el Presidente de Chile Sebastián Piñera en Santiago de Chile. Stefan Rousseau/PA Archive/PA Images. Todos los derechos reservados

Comentarios