•   Educación

  •   Nina Alejandra Cabra Ayala, Camila Aschner Restrepo (Editoras)

  •   

  •   Agosto 27 de 2018

Saberes nómadas. Derivas del pensamiento propio

Vivir intensamente, ese es el principio ético que no podemos perder de vista, y es también el imperativo que nos lanza hacia el asunto del noma- dismo. Porque muchas veces eso que se hace seco y débil es justo aquello que en otro tiempo nos deinía o nos sostenía. Un primer nomadismo, tal vez uno profundamente signiicativo, es el que nos empuja a dejar atrás ese o esa que creemos ser, abandonar los puntos ijos que nos orientaban y que nos daban claridad y seguridad. Y ¿hacia dónde moverse’ No hacia otros puntos conocidos y colonizados. El movimiento nómada nos lleva hacia lo desconocido, hacia el miedo y la fascinación que produce la exploración de otras formas de ser y de vivir. El nómada rompe constantemente con lo construido, con lo establecido y no permite que su vida se haga débil ni cómoda. Algo fundamental de la estética de este nomadismo es el goce, la risa y la insolencia. No hay amarguras ni resentimientos, pues estos afectos son anclas seguras que nos ijan al pasado. Recibir lo nuevo de uno mismo en medio de una celebración, dejar morir lo que debe cesar, ese es el talante del nomadismo, que nos invita a dejar atrás lo seco de nosotros mismos.

Descargar

Comentarios